El Correo
Baskonia

Armani milán - baskonia

Una profunda desconexión

  • El Baskonia, de nuevo sin Shengelia, se olvida del tropiezo en la ACB para buscar un golpe de efecto continental en la cancha italiana

Fue una imagen de incapacidad y desorden inédita en lo que va de temporada. El Baskonia libró ayer en Palabancodesio la batalla más destemplada desde el inicio de curso, uno de esos borrones que requieten una inmediata rectificación para no perder la brújula en una camino azaroso y que apenas da un respiro en el itinerario continental. En realidad, apenas hubo pulso propiamente dicho en el feudo transalpino. Fue el Emporio Armani Milán un dominador absoluto, a la manera en la que los azulgranas lo fueron en la anterior jornada contra el Fenerbache en el Buesa Arena. Sin embargo, los vitorianos mostraron más defectos asociados al duelo perdido el pasado domingo en la cancha del Valencia Basket que virtudes deplegadas ante los turcos. El agravante fue que, en esta ocasión, no hubo ni una remota posibilidad de inquietar a un Emporio Armani Milán lanzado desde el salto inicial y que apenas encontró oposición a un juego ofensivo desbordante que tampoco necesitó de una noche mágica de Sandro Gentile, su gran referente.

Lo trepidante del calendario también aboca a sensaciones cambiantes dependiendo de los resultados. Tras dos derrotas acumuladas, el Baskonia es un equipo que debe levantarse y, sobre todo, solucionar los problemas en una estructura en la que se detectan demasiados vaivenes de rendimiento. Ante la escuadra de Jasmin Repesa, los problemas defensivos y el déficit de agresividad volvieron a aflorar. Huérfano del arrojo del ausente Shengelia, Sito Alonso debe apoyarse en la levedad de un Andrea Bargnani aún en puesta a punto al tiempo que piezas como Chase Budinger siguen a la búsqueda de su papel. La calidad ofensiva del italiano es tan indiscutible como el hecho de que su ritmo actual resta varios grados a la temperatura defensiva baskonista. Si además tampoco surgen actores inesperados y algunos de los pilares habituales se resquebrajan, el resultado bien puede llevar a la confusión y a la incapacidad mostrada ayer por el equipo vitoriano. Agrietado en la contención, demasiado dependiente del lanzamiento triple y sin el carácter incisivo necesario a ambos lados de la cancha para contener al Emporio Armani Milán, que ayer puso todos los argumentos sobre la cancha par confirmar que, a día de hoy, es el equipo con mayor pegada ofensiva de la Euroliga.

En la UCI

La puesta en escena baskonista fue un auténtico fundido en negro defensivo. Negado a la hora de ajustar su tarea de contención sin la comisión de faltas, el conjunto azulgrana vio cómo los primeros problemas se agolpaban con la acumulación de personales de piezas claves como Johannes Voigtmann o Adam Hanga. A pesar de las malas sensaciones, aguantó con el marcador igualado, pero tras un triple de Kim Tillie (14-15, minuto 7) el Emporio Armani Milán se hizo dueño y señor del encuentro con un parcial de 13-2 que cerró el primer cuarto con un 27-17. Eran los azulgranas un equipo desbordado por la superioridad física milanesa, encarnada en la percusión muscular de Jamel McLean y un Rakim Sanders absolutamente imparable.

La flojedad defensiva vitoriana era la pista de despegue perfecta para un plantel italiano de corte ultraofensivo y que golpeó sin piedad en el arranque de la segunda entrega. Un nuevo parcial de 14-5 coronado con un 2+1 de Milan Macvan (41-23, minuto 16) ponía a los visitantes en cuidados intensivos. El Baskonia era un equipo sometido, con serios problemas para mantener la compostura defensiva y atrapado al otro lado de la cancha en un ataque estático más que indigesto. Cada intento de reacción quedaba en vía muerta ante el autoritarismo de un conjunto milanés vertiginoso en la transición. Trataba de asomar Bargnani, pero los azulgranas eran la indecisión y el desorden personificados a la hora de mirar el aro rival. Fue un panorama inquietante que acompañó al Baskonia de camino al descanso con un 49-35 todavía salvable.

Reacción a medias

Se imponía una reacción contundente, pero los vitorianos no terminaron de creerse su mejora en el tercer cuarto. Johannes Voigtmann emergió para comandar a un equipo que no terminaba de encontrar el norte y su acierto desde más allá de la línea de 6,75 dio argumentos para la esperanza. El Baskonia reducir la distancia a la decena de puntos después de una canasta doble de Bargnani y un triple del teutón (60-50, minuto 26), pero dos nuevos errores defensivos de bulto propiciaron cuatro puntos fulminantes a cargo de Ricky Hickman. Contestó Voigtmann con un 2+1, pero el puño milanés volvió a golpear de manera implacable con un parcial de 8-0 que cerraba el tercer capítulo con un 72-53 que volvía a convertir al Baskonia en una figura diminuta en el retrovisor lombardo.

Ni las sensaciones azulgranas ni el buen tono mostrado por el Emporio Armani Milán daban pie a soñar con una resurreción que no se dio en los diez minutos finales. El plantel de Repesa plegó velas, pero no lo suficiente para dar esperanzas. El Baskonia que suturó como pudo el roto pero que no alejó la impresión de haber caído en una pelea en la que no llegó nunca a ajustarse los guantes de boxeo.

Directo

Nosotros nos despedimos aquí. Gracias por habernos acompañado. Les esperamos de nuevo el jueves. Hasta entonces, reciban un cordial saludo!! Agur!!

De nada sirve la gran actuación de Larkin, que se ha ido hasta los 36 de valoración con 21 puntos anotados, 4 rebotes, 4 robos y 7 faltas recibidas.

Y lo peor es que no hay tiempo para descansar. El jueves hay una nueva cita con la Euroliga en el Buesa, donde recibirá al Brose.

Malas sensaciones las que ha dejado el equipo.

Derrota de los gasteiztarras en un partido al que nunca le han cogido el pulso. No ha habido forma de que el equipo bajara de los 10 puntos de desventaja en el marcador.

ARMANI MILAN 88 - 76 BASKONIA

FINAL DEL PARTIDO

El triple de Abass no entra....

Últimos segundos de partido...

Dentro los dos tiros. 88-74

Otra falta sobre Voigtmann en la pintura.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate