El Correo
Baskonia

Real betis-Baskonia 12:30

La constancia, a domicilio

Jaka Blazic desborda en la penetración al alero del Galatasaray Blake Schilb ante la mirada de Tillie, atento a un posible rebote
Jaka Blazic desborda en la penetración al alero del Galatasaray Blake Schilb ante la mirada de Tillie, atento a un posible rebote / Igor Aizpuru
  • El Baskonia pone a prueba su perseverancia en el frente ACB, donde acumula dos derrotas seguidas, en la cancha del Real Betis

En una cadencia ya habitual esta temporada, el Baskonia puso rumbo ayer hacia Sevilla con los músculos aún entumecidos tras el esfuerzo realizado en el último triunfo continental ante el Galatasaray. El Fernando Buesa Arena fue la tumba para la escuadra turca, pero ahora la escuadra vitoriana cambia de escenario y de competición. Toca el undécimo compromiso en la Liga ACB en la cancha del Real Betis. Después de mostrar un ánimo despierto y tenaz ante los otomanos, el plantel que dirige Sito Alonso vuelve a someter a examen su constancia.

La tónica, más o menos marcada en gran parte de los equipos que compiten en la Euroliga, indica que las noches continentales suelen dar paso a una velada de complicaciones en las matinales ACB. Bien lo sabe el Baskonia, que, además, tiene que resolver su baja fiabilidad reciente como visitante para intentar relanzar su posición en la clasificación doméstica, donde ahora se encuentra en el octavo puesto. Podría bastar un triunfo para volver a rondar los puestos de cabeza, aunque se trata de una situación similar a la que vivía hace una semana, antes de que el Iberostar Tenerife le sorprendiera en el Buesa Arena. Por otro lado, el conjunto azulgrana también arrastra una racha negativa de dos derrotas a domicilio en la competición liguera. Tras comenzar con paso firme al imponerse en las canchas del Obradoiro o Joventut, su cotización como visitante ha descendido después de caer en los feudos del Unicaja y Valencia Basket. Ahora, llega la reválida en Sevilla ante un oponente encuadrado en ese grupo de rivales teóricamente inferiores, pero con opciones de convertir un partido en una pesadilla para el maratoniano baskonista.

Hacia la solidez

Más allá de rachas y cuestiones clasificatorias, el Baskonia sigue en pleno proceso de relanzamiento tras aquellas dos semanas en las que su juego perdió chispa y se acumularon cuatro derrotas en seis encuentros. La cita del pasado viernes ante el Galatasaray permitió reabrir el camino correcto. Para alegría de su afición, el conjunto vitoriano contradijo su versión reciente para mostrar su perfil más sacrificado e intenso. Pura agresividad para fundir al Galatasaray en un encuentro en el que el acierto ofensivo no siempre fue un aliado, pero que se resolvió gracias a una dosis suficiente de solidez.

Fue una noche de comunión entre la grada del Buesa y un Baskonia tenaz y trabajador con la Euroliga como gran espacio escénico. Este mediodía, vuelve la rutina ACB, el horario matinal y una competición que, semana tras semana, parece quedar un tanto arrinconada ante el espectáculo continental que se sirve los jueves y viernes. El duelo contra el Real Betis será hoy una nueva prueba para calibrar la constancia azulgrana, la capacidad de una plantilla para competir, sea el frente que sea, con un rendimiento coral y un grado de intensidad semejantes a los desplegados 48 horas antes frente al Galatasaray.

Desde el arranque de campaña, al Baskonia le cuesta concluir las semanas con cierta plenitud. Lo reconoció Sito Alonso tras el triunfo ante los turcos. También desveló el preparador madrileño los retoques realizados en la preparación física para alcanzar esa frescura necesaria para afrontar con cierta solvencia las dos competiciones en juego y un calendario comprimido al máximo. A pesar de sus respectivos problemas físicos, Rodrigue Beaubois y Chase Budinger disputaron el encuentro ante el Galatasaray. Queda por ver su grado de participación en el duelo ante el conjunto sevillano. Si no se resiente de lesión alguna, el exterior francés bien puede mantener ese pulso ofensivo que le convirtió en ejecutor letal en el minuto final de la última batalla continental. Mientras, choques como los de hoy pueden servir al alero californiano para intentar sentirse un jugador útil y con continuidad sobre el parqué, un camino que sigue sin poder encontrar casi desde su llegada. Los problemas de arranque de Budinger siguen haciendo que Adam Hanga sea un jugador imprescindible en el puesto de alero.

Bajas y puestos por cubrir

En las filas del Real Betis, Zan Tabak también tiene su ración de problemas. De cara a la visita del conjunto azulgrana, el extécnico baskonista sigue sin poder contar con el base Kenny Chery, en plena recuperación de una rotura fibrilar. Además, el club hispalense rescindió recientemente el contrato con Luka Zoric. Se trata de un hueco bajo los aros que todavía no ha tenido repuesto. En los últimos días ha habido nombres que han sonado para reforzar la pintura, como el de Stanko Barac, pero la realidad es que Juanjo Triguero es ahora el defensor en solitario del puesto de ‘cinco’. El Real Betis cotiza a la baja en una temporada de continuos vaivenes y una pegada bajo sospecha en sus encuentros como local. En el pabellón San Pablo, el equipo de Tabak ha logrado superar al Zaragoza y Obradoiro y ha caído frente al Manresa UCAM Murcia. Hoy, el Baskonia será el primer visitante con sello de Euroliga.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate