El Correo
Baskonia

Una placidez ganada a pulso

  • El Baskonia se mantiene en el camino de la constancia y despacha sin contemplaciones a un Real Betis sin convicción

Hacía tiempo que el Baskonia no vivía una matinal ACB tan plácida lejos del Buesa Arena como la que protagonizó ayer en la cancha del Real Betis. En el momento de poner a prueba la perseverancia y la capacidad para mantener la tensión en el traslado de escenario y competición, el equipo azulgrana trabajó para ganarse la tranquilidad con un triunfo incontestable ante un oponente poco menos que derrotado desde el salto inicial. La intensidad y la dedicación mostradas el pasado viernes ante el Galatasaray tuvieron su prolongación ante la escuadra bética en un duelo en el que Baskonia no tuvo reparos en ahondar en las acuciantes fisuras del cuadro sevillano, huérfano al timón del lesionado Kenny Chery y que echa en falta un sustituto bajo los aros para Luka Zoric.

Con todos sus problemas a cuestas, el Real Betis no encontró refugio alguno ante el vendaval vitoriano. Al igual que ante la escuadra turca, el Baskonia volvió a funcionar al unísomo, con un marcado equilibrio entre la primera y la segunda unidad y un control total no solo en los aspectos del juego que atañen a la vistosidad sino también en los que obligan a la dedicación y al sudor. Tiránico en el rebote, pero también dispuesto a dominar el ritmo del choque; capaz de apoyarse en el sacrificio cuando el acierto se aleja y casi siempre con la caldera a una temperatura óptima para evitar que el motor se pare. El equipo azulgrana resolvió el duelo en el gélido y despoblado pabellón San Pablo con una facilidad que se ganó a pulso. Sin rastro alguno de resaca tras la última noche continental y con síntomas claros de querer recuperar el sendero de la constancia.

El Baskonia protagonizó un inicio arrollador que terminaría siendo la viga maestra de la victoria. Siete puntos consecutivos fruto del virtuosismo de Rodrigue Beaubois, un triple de Larkin y cinco puntos de Tillie marcaron la impronta y forzaron el primer tiempo muerto de Zan Tabak (1-15, minuto 6). Los azulgranas eran un equipo despierto ante un anfitrión que parecía haber dejado las ganas en la taquilla del vestuario. El Real Betis logró su primera canasta en juego superado el ecuador del primer cuarto mientras la seriedad seguía imponiéndose en las filas del Baskonia, que mantenía un nivel de concentración óptimo, fueran cuales fueran sus hombres en cancha. Los hispalenses apenas lograban sumar desde la línea de tiros libres al tiempo que los baskonistas dominaban todas la facetas del juego. Contundencia en el rebote, atención defensiva y una actividad física muy superior al rival. La sima seguía abriéndose a pesar de que los visitantes tampoco encontraban en acierto de cara en un buen puñado de lanzamientos librados.

Un triple de Budinger cerraba el capítulo inicial con un 12-29. Avanzaba la mañana con el Real Betis todavía perdido entre las sábanas y un Baskonia dispuesto a aprovechar el día. Ni amago de reacción por parte de los locales mientras Tornike Shengelia hacía estragos y contribuía a ampliar aún más la ventaja (16-26, minuto 13). El Real Betis continuaba en su modo atolondrado, se veía obligado a prescindir de Juanjo Triguero tras la comisión de su tercera falta personal, que agudizaba todavía más las carencias interiores de los locales. En las filas sevillanas, Lockett y Nachbar apenas daban unas pinceladas de color a un panorama gris mientras el Baskonia ponía el color y el volumen al partido para llegar al descanso con un 25-47 forzado entre el trabajo de un colectivo de nuevo equilibrado, sin olvidar la inestimable ayuda de un Real Betis apático.

Demasiado Baskonia para tan poco anfitrión. Los azulgranas continuaron con una conexión armómica durante un tercer cuarto en el que se agudizaron aún más las diferencias. Rafa Luz tomaba el timón del equipo para dar descanso a Shane Larkin mientras Sito Alonso repetía el patrón de rotación de pívots iniciada ante el Galatasaray con la entrada en cancha de Andrea Bargnani tras pasar toda la primera parte inédito. Las permutas en absoluto generaron caída de tensión alguna. La seriedad vitoriana seguía confrontándose con el decaimiento bético. Budinger avanzaba en su camino hacia la recuperación de la confianza para dar a Adam Hanga un respiro. Todos los efectivos sobre el parqué sumaban al tiempo que el Baskonia se aplicaba en su maniobra de destrucción. El marcador mostraba un 41-74 en el cierre de la tercera entrega. El puñal siguió hundiéndose en el costado sevillano con un triple de Bargnani y la segunda técnica por protestar de Zan Tabak, que le llevó a ser excluido del encuentro. Una canasta de Budinger marcaba la máxima ventaja para el Baskonia (43-80, minuto 32). Con el partido perfectamente controlado, los azulgranas se dieron un ligero respiro que propició un parcial en contra de 10-0 liderado por Nikola Radisevic (53-80, minuto 36). El nervio volvió a tensarse en las filas vitorianas para afrontar los minutos finales con una imagen de consistencia. De nuevo un Baskonia consistente y sin fisuras para cerrar una semana de avances y solidez.

Directo

BETIS ENERGÍA PLUS 60 - 94 BASKONIA

Deberes cumplidos. Y ahora a pensar ya en el siguiente rival.

Dominio desde el primer minuto, con el equipo manejando el partido con solvencia. Eso ha servido para poder dar descanso a muchos jugadores cargados de minutos.

Todos los jugadores baskonistas han sumado puntos en este partido. Una anotación muy repartida, en la que sólo Shengelia (14) y Tillie (12) han acabado por encima de los 10 puntos.

Victoria aplastante de los gasteiztarras

BETIS ENERGÍA PLUS 60 - 94 BASKONIA

FINAL DEL PARTIDO EN SEVILLA.

Casi entra el tiro de Rafa Luz desde campo propio!!!!

2 segundos...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate