El Correo
Baskonia

EUROLIGA | jornada 11

El Baskonia sigue hablando en plural

  • Despierto, tenso y equilibrado en la aportación colectiva, desarma a un Darussafaka Dogus sin alma

El Baskonia prosigue con paso firme su camino hacia la consistencia. Ante un nuevo obstáculo en el Buesa Arena con la vitola de nuevo adinerado del baloncesto europeo, el equipo azulgrana mandó a la cuneta al Darussafaka Dogus con un contundente directo a la mandíbula. Tampoco es que el plantel turco planteara una batalla cruenta, mínimamente a la altura de la plantilla que atesora y que maneja un técnico de contrastada reputación como David Blatt en un duelo de claro color azulgrana de principio a fin. El visitante defraudó al aficionado imparcial, pero no es menos cierto que los vitorianos pusieron todo de su parte para impedir cualquier asomo de despertar del rival.

Tal y como aconteció en los dos encuentros precedentes, el Baskonia volvió a hablar en plural, sin necesidad de grandes heroicidades o desgastes individuales. En la noche en la que trascendió que Andrea Bargnani volvía ser un paciente con baja médica, los vitorianos activaron el motor de arranque a plena potencia. Ahora, no hay especulaciones ni concesiones de inicio y tampoco necesitan los azulgranas verse con la soga al cuello para quitarse las legañas. Ante el equipo turco, el duelo se comenzó a ganar desde el salto inicial, con un nuevo ejercicio de solidez y perseverancia colectiva. Sin Bargnani, el puesto de ‘cinco’ quedó en cosa de dos, con un reparto perfecto de papeles entre la temperatura en defensa marcada por Ilimane Diop y la calidad de Johannes Voigtmann, ambos asistidos por un Tornike Shengelia dispuesto a encauzar de la manera más adecuada su energía natural. El pulso bajo los aros cayó del lado local de manera clara y fue el contrapeso perfecto para una línea exterior que se recreó con las debilidades de un Darussafaka nada trabajador en la defensa del ‘uno contra uno’.

Mientras llega Pablo Prigioni y Tadas Sedekerskis se ausenta de forma temporal para disputar un Europeo sub-18 de fecha incomprensible y Andrea Bargnani sigue presa de sus propios problemas físicos, el Baskonia continúa con su proceso de maduración y mantiene su cotización alta en la Euroliga. Cómodo y fortalecido al calor del Buesa Arena y a la espera de poner a prueba su progresión en el torneo continental cuando toque comparecer en cancha ajena, allí donde se mide con más exactitud las posibilidades de todo aspirante a dejar huella en la Euroliga.

El muro de Ilimane Diop

Solo la fluidez anotadora se ausentó en las filas baskonista durante los primeros compases del encuentro. A pesar del desacierto, el cuadro vitoriano marcó un primer parcial de 8-2 en los primeros cinco minutos que le ayudó a tomar la iniciativa, sustentada en un espíritu despierto en defensa, con Ilimane Diop encargado de cerrar cualquier grieta en la pintura y un Darussafaka Dogus impersonal, demasiado contemplativo y con el arma del triple como monotema. La entrada en cancha de Tornike Shengelia, con una actividad devastadora y de alta producción desde el poste bajo, catapultó a los locales. Con el georgiano llegaron los puntos y un parcial de 12-2 entre los minutos finales de la primera entrega y el arranque de la segunda (20-9, minuto 11) que ni siquiera ejerció despertador para una escuadra turca desorientada. La herida se abrió todavía más con la eclosión anotadora de Johannes Voigtmann, con un monólogo de ocho puntos consecutivos rubricado con una acción de 2+1 de Kim Tillie que terminó de desnudar al equipo de David Blatt (31-13, minuto 17).

La lóbrega llama otomana pareció querer ganar brillo por con dos triples al hilo de Adrien Moermann y Scottie Wilbekin (31-19, minuto 17). Tiempo muerto inmediato de Sito Alonso y de nuevo un Baskonia dispuesto a no dar concesiones, capaz de cambiar registros para apoyarse en el virtuosismo de Rodrigue Beaubois para alcanzar el descanso con un 37-19.

Del Darussafaka, sin noticia alguna. De nuevo, de nuevo humillado y sin visos de poder diseñar una reacción. El plantel vitoriano dominaba todas las facetas del juego, dueño del rebote, tenso en defensa y con capacidad de explotar en ataque la blandura otomana. El escolta francés mantuvo la inspiración en los minutos iniciales del tercer cuarto para mantener la lógica dictatorial desplegada por el Baskonia durante la primera parte precedente. Ni pizca de incertidumbre hasta el cierre, con un Baskonia cómodo en sus dominios ante un Darussafaka que ni quiera había deshecho el equipaje.

Directo

BASKONIA 73 - 52 DARUSSAFAKA

Nosotros nos despedimos aquí. Gracias por habernos acompañado para vivir este gran triunfo baskonista. Un saludo!! Agur!!!

En lo que es el reparto de puntos, sólo Diop se ha quedado sin sumar, pero su aportación ha sido enorme en defensa. 14 puntos para Larkin, 12 de Beaubois, 11 de Shengelia y 10 de Voigtmann

Muy repartida la anotación y las valoraciones en el equipo. Hanga tiene 17 de valoración, Voigtmann 16, 11 Larkin, Beaubois y Tillie...

Controlando la situación prácticamente desde el salto inicial, los de Sito Alonso no han dado opción alguna al cuadro turco.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate