El Correo
Baskonia

baskonia - estudiantes (18.00 h.)

Distancias siderales en el Buesa Arena

Johannes Voigtmann intenta cortar de forma expeditiva la entrada de Clyburn (Darussafaka).
Johannes Voigtmann intenta cortar de forma expeditiva la entrada de Clyburn (Darussafaka). / EFE
  • El Baskonia busca un triunfo que mantenga su cotización al alza frente a un Estudiantes de perfil bajo y espíritu imprevisible

Hubo un tiempo en el que los duelos entre el Baskonia y el Estudiantes eran batallas igualadas con pronóstico imprevisible. La ambición azulgrana se cruzaba con el clasicismo colegial, con una cantera que, por aquel entonces, producía figuras de verdadera relevancia en el baloncesto nacional, capaces de hacer oír su nombre en el panorama europeo o incluso hasta en la NBA, como es el caso de Sergio Rodríguez. Aquellos tiempos se fueron y no hay indicio que anime a un posible retorno. El club vitoriano ha crecido hasta asentarse en la élite continental mientras la entidad estudiantil se conforma con sobrevivir, sorteando como puede los problemas para mantener sus señas de identidad.

Es un peaje más de la dramática devaluación que sufre la Liga ACB en las últimas temporadas; cada vez quedan menos duelos clásicos. Un cruce entre el Baskonia y el Estudiantes lo era, pero hoy es un compromiso más que afrontar en el calendario. En el retrovisor azulgrana aún se observa a un Darussafaka Dogus rendido anteayer en el Buesa Arena y ya hay que dar la vuelta al cuerpo para recibir esta tarde al Estudiantes. Aún quedan restos del último festín continental en Zurbano y ya hay que preparar la mesa para un convite de apariencia más frugal.

Como no puede ser de otra manera, el objetivo del Baskonia es no sufrir indigestión alguna. Los triunfos ante Galatasaray, Real Betis y Darussafaka han permitido alumbrar un equipo azulgrana más intenso y consciente de sus obligaciones, poco dado a caer en el exceso de confianza. Conviene refrendar estas sensaciones frente al Estudiantes para, de paso, seguir al acecho de un hueco entre los cuatro primeros de la clasificación, esa zona que solo está a una victoria de distancia de los azulgranas, que el próximo fin de semana guardarán jornada de descanso en el frente doméstico. El Baskonia se presenta esta tarde sin Tadas Sedekerskis, exiliado en Turquía para la disputa del Europeo sub-18 con la selección lituana, y sin Andrea Bargnani, de nuevo bajo la lupa médica después de que unas molestias en su rodilla izquierda le impidieran jugar frente al Darussafaka. Es un nuevo contratiempo que retrasa aún más la puesta a punto física del jugador con más caché de la plantilla azulgrana.

Grimau y Page, bajas

Mientras, el Estudiantes mantiene ese carácter imprevisible de otros tiempos, el mismo que le permitió competir esta temporada ante rivales de la talla del Barcelona o el Real Madrid a pesar de caer derrotado. A pesar de sus limitaciones económicas, el cuadro colegial es terreno para la eclosión de Edwin Jackson, máximo anotador y primero en valoración de la Liga ACB. Por contra, no puede contar para el enfrentamiento ante los baskonistas con los lesionados Jordi Grimau y Dylan Page, un contratiempo serio para el técnico Salva Maldonado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate