El Correo
Baskonia

baskonia - barcelona

El filo de los mosqueteros

fotogalería

Rafa Luz lanza un grito tras una jugada. / Igor Aizpuru

  • Larkin y Beaubois ajustician en la última curva a un Barcelona que erró el triple final para forzar la prórroga

El baloncesto puede llegar a ser una auténtica tortura cuando cualquier esfuerzo no viene compensado con el acierto. Cualquier apóstol defensivo será incapaz de sostener su discurso si los índices de puntería caminan a ras de suelo. Lo confirmó en primera persona ayer el Baskonia, tras sufrir una de esas noches en las que el aro rival se asemeja a una caja fuerte hermética con un dispositivo de apertura ilegible. Los azulgranas vivieron uno de los duelos más angustiosos del curso en dos apartados que mejor dominan; el control del ritmo alto y la fluidez anotadora.

Pero también confirmó el Baskonia que, incluso en los momentos más oscuros, los artistas siempre vuelven para mostrar el camino. Fue la vereda que marcaron Shane Larkin y Rodrigue Beaubois en tres minutos y medio en los que, con un alarde anotador a cuatro manos, ajusticiaron al Barcelona en una noche angustiosa, finalmente despejada gracias a la puntería de dos virtuosos que decidieron contradecir la deriva de un encuentro farragoso y trabado, que no estuvo demasiado lejos de indigestar al Baskonia. En la noche del retorno de Pablo Prigioni, el colectivo pudo más que la trascendencia de un solo hombre. No lo hubiera querido de otra forma el propio base de Río Tercero, ayer con el corazón a cien en su vuelta a casa pero también escaso de resuello durante los poco más de cuatro minutos que permaneció en cancha y que quedaron en anécdota. En un duelo convertido en un marasmo peligroso ante un Barcelona de nuevo atrapado por la maldición de las lesiones al consignar las bajas de última hora de Brad Oleson y Stratos Perperoglou, Larkin y Beaubois dieron el golpe de timón adecuado cuando la nave baskonista se escoraba hacia el drama, con la incertidumbre del 54-53 a falta de tres minutos y medio para la conclusión. Once puntos salieron de sus manos para salvar la noche y devolver el color a un Baskonia que sumó una novena victoria con la que seguir alimentando al alza su cotización continental. Dos mosqueteros con sus filos perfectamente afilados para sentenciar un encuentro que, bajo su guía, se aceleró de una manera trepidante en la última curva. Porque el pulso que mantuvo el base estadounidense con otro estoqueador brillante como Tyrese Rice fue de los que merecen el pago de la entrada. Triple de Larkin para el 60-57 con minuto y medio por jugar, respuesta inmediata de Rice desde la misma distancia y el azulgrana que dobla la apuesta con otro obús desde más allá del arco para el 63-60 con un minuto y 9 segundos para el cierre. El gigantesco anotador blaugrana recogió el guante en un choque que ya era cosa de dos, pero comenzó a notar el vértigo. Anotó dos tiros libres Rice (63-62), pero se quedó seco en una penetración baldía tras la que recogió el rebote Voigtmann.

Doblar la apuesta

Restaban 22 segundos y era el momento del temple helado de Beaubois que halló de forma inteligente el camino hacia la línea de tiros libres. Dos aciertos sin inmutarse, con mirada de asesino calculador para bajar el crono a 13 segundos con un 65-62. Tiempo muerto de Bartzokas y todos los ojos que escrutaban a Tyrese Rice. Saque de banda y el base barcelonista que no encuentra una grieta desde la que disparar. El balón termina por caer en manos de Víctor Claver tras la línea de tres. El crono aprieta de manera implacable, casi tanto como la defensa baskonista. El alero valenciano arma la muñeca ya muy forzado y su tiro termina encontrando el hierro.

Fue el colofón de una noche que comenzó con la gran bienvenida a Pablo Prigioni y que terminó por rubricar una fiesta completa. Y eso que comenzó destemplado el Baskonia. La temperatura emocional del Buesa ante la llegada del hijo pródigo cayó varios grados cuando la cruda realidad del juego colocó al anfitrión con un parcial de 0-9 en contra después de cuatro minutos disputados. La distensión defensiva se encadenó con un equipo desactivado en ataque, lastrado por un bajísimo nivel de acierto y bloqueado en el movimiento de balón. Fue un lastre que sobrellevó de mala manera el cuadro vitoriano durante el resto de la primera parte y bien entrado el tercer cuarto, cuando al fin logró encontrar el ritmo anotador suficiente para responder al control del Barcelona con un parcial de 23-15 que le colocó por delante (47-45, minuto 30). Pero no cayó de maduro el plantel catalán. Tuvieron que sacar el estoque Larkin y Beaubois en el momento crítico para impedir que el triunfo se escapara de los límites del Buesa Arena.

Directo

BASKONIA 65 - 62 FC BARCELONA LASSA

Nada más por nuestra parte. Gracias por haber vivido con nosotros este magnífico triunfo baskonista. Un saludo!!! Agur!!!!

Rodrigue Beaubois, 19 puntos y 18 de valoración, ha sido el mejor. 14 ha anotado Larkin y 9 Hanga.

Se ha sufrido mucho, no se empezó nada bien el encuentro, pero el equipo ha sabido crecer para lograr esta victoria de mucho mérito.

Ocupan la cuarta plaza, pero empatados con Real Madrid y Olympiacos, también con 9. CSKA es lídeer con 12.

Nuevo triunfo baskonista en Euroliga... es la novena de los gasteiztarras, que se meten en el grupo cabecero.

BASKONIA 65 - 62 FC BARCELONA LASSA

FINAL DEL PARTIDO EN EL BUESA!!!!!!!!

FINAL!!!!!!!!!!!!!!!!

Beaubois con el rebote!!!!!!!

Claver de tres... lo falla!!!!!!!!!!!

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate