El Correo
Baskonia

baskonia

Laprovittola reactiva la competencia

Laprovittola dirige el balón hacia el aro rival como jugador del Estudiantes en un choque de la pasada campaña ante el Murcia.
Laprovittola dirige el balón hacia el aro rival como jugador del Estudiantes en un choque de la pasada campaña ante el Murcia. / Marcial Guillén
  • El base argentino con pasaporte italiano se compromete con el Baskonia hasta final de curso

  • Con Luz intocable en la ACB al ser cupo de formación, se impone la ruleta de descartes en una plantilla de nuevo con 13 efectivos

De Pablo Prigioni a Nicolás Laprovittola. El Baskonia ha saltado una generación en el baloncesto argentino a la hora de reapuntalar la posición de base. Certificada la retirada del timonel de Río Tercero, el club vitoriano hizo ayer pública la incorporación hasta final de la presente temporada de quien es, hoy en día, el segundo base de la selección albiceleste, a la sombra de Facundo Campazzo. Laprovittola cumplirá 27 años el día 31 como jugador azulgrana. En Vitoria tendrá una nueva oportunidad de demostrar todas las virtudes que apuntaba de joven y que no terminan de concretarse en una realidad sólida. Jugador de trayectoria errante, vivió sus años de formación en el Atlético Lanús argentino antes de emigrar a Brasil para enrolarse en el Flamengo durante dos campañas (2013-15).

La pasada temporada fue la de su salto a Europa. Irrumpió en el Viejo Continente por la puerta del Lietuvos Rytas con Marcelo Nicola como valedor en el banquillo, pero concluyó el curso en el Estudiantes. En el equipo colegial promedió 14 puntos, 4 asistencias y 12 de valoración. Fueron números notables para un base que gusta del protagonismo y de acaparar el balón en sus manos. Con buen manejo y sentido del juego, también es un espíritu no siempre constante dentro de la cancha, ligero de piernas y de físico, un inconveniente que deberá maquillar en una Euroliga que desconoce.

Director de juego con chispazos de genialidad, dotado de amenaza en el lanzamiento exterior pero también con la asignatura pendiente de consagrarse como un jugador de verdadera valía en primera línea. Nicolás Laprovittola protagonizó en el inicio de la presente campaña un giro insólito en su carrera. Como quien busca un salto gigante para recuperar tiempo, se probó con los San Antonio Spurs, que terminaron por hacerle un hueco en su plantilla junto a su compatriota Patricio Garino.

El argentino llegó a disputar 18 partidos oficiales con el equipo tejano con un papel testimonial. Así lo ilustran unos promedios de 3,3 puntos y 1,6 asistencias en casi diez minutos de juego. Los Spurs optaron por romper la relación con Nicolás Laprovittola el 27 de diciembre. Garino corrió mejor suerte, logró quedarse en el equipo vinculado de los Austin Spurs de la Liga de Desarrollo.

Laprovittola pudo degustar los lujos de la NBA durante cerca de dos meses para volver luego a la dura realidad de verse sin un destino profesional claro. Europa se convirtió en territorio al que volver. El Bayern Múnich le transmitió en las últimas fechas su deseo de contar con sus servicios, pero el baloncestista de Morón apuntaba más alto a la espera de una oferta de Euroliga que, finalmente, lleva el membrete del Baskonia.

Nuevo remache

La incorporación de Laprovittola repone la baja dejada por Prigioni y también supone un nuevo intento de subsanar los desequilibrios en el puesto de base. El esquema estival con tres jugadores en el sitio –Larkin, Luz y Beaubois– no se ha trasladado a la práctica una vez que el francés ejerce a tiempo completo como escolta. La dureza del calendario y la exigencia de la Euroliga recomendaban la rectificación por mucho que el estadounidense se haya amoldado a la perfección a la realidad del juego europeo. El brasileño cumple como cupo de formación pero también es un complemento de tono menor, a pesar de alto nivel de compromiso y sacrificio. Talentoso y, sobre el papel, con mayores virtudes ofensivas, Laprovittola irrumpe ahora como el nuevo aspirante a discutir el puesto de Rafa Luz, que supo reivindicarse durante el breve período en el que Pablo Prigioni formó parte del equipo antes de redactar su carta de jubilación.

Decisión compleja

La competencia se reactiva en el timón del Baskonia, pero también pone en marcha una imprevisible ruleta de descartes. A diferencia de la pasada campaña, Laprovittola es poseedor de la ciudadanía italiana, lo que le convierte en jugador comunitario. A efectos de normativa ACB, es una condición que deja intocable el retén de ‘extranjeros’ en la plantilla, completada con Chase Budinger y Shane Larkin. Sin embargo, su fichaje eleva a trece las fichas disponibles en el equipo que dirige Sito Alonso. En la competición doméstica, Sedekerskis, Diop, Shengelia y Rafa Luz no pueden ser dados de baja debido a su rango de jugadores de formación. Así, la inclusión de Laprovittola se produciría a costa de dejar coja otra posición.

En la Euroliga, el panorama es mucho menos complejo. A diferencia de las Ligas nacionales, la máxima competición continental tiene abolida cualquier restricción de jugadores por razones de nacionalidad. Laprovittola podría entrar como sustituto de otro compañero, que bien podría ser Sedekerskis, escaso de protagonismo en la temporada de su estreno en el primer equipo azulgrana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate