El Correo
Baskonia

olympiacos - baskonia

Sinónimo de sufrimiento

Shengelia avanza hacia el aro ante la amenaza defensiva de Khem Birch en el duelo de la primera vuelta frente al Olympiacos.
Shengelia avanza hacia el aro ante la amenaza defensiva de Khem Birch en el duelo de la primera vuelta frente al Olympiacos. / Igor Aizpuru
  • El Baskonia visita la cancha de un Olympiacos al que no gana en El Pireo desde 2007

El Baskonia afronta esta noche una nueva reválida en la Euroliga como visitante. Tras su derrota de la semana pasada en la cancha del Darussafaka Dogus, le toca en suerte aterrizar en uno de los feudos más herméticos de Europa. Es el pabellón de la Paz y la Amistad. La gigantesca estructura que mira hacia el mar Egeo es la fortaleza del Olympiacos y vuelve a erguirse amenazante ante las huestes azulgranas, que ayer viajaron en chárter a Atenas con Toko Shengelia en la expedición a pesar de una aparatosa contusión en una pierna. El duelo reúne al tercer y cuarto clasificados en la tabla.

El Olympiacos, con doce victorias, saca un cuerpo de ventaja a los azulgranas. En las últimas semanas, los dos contendientes rivalizan en resultados positivos y óptimos picos de forma. Seis triunfos en los últimos ocho duelos para los vitorianos y solo dos derrotas en sus once compromisos recientes para los helenos.

Choque de estilos y filosofías contrapuestas sobre el parqué. La dureza y el talante destructivo en el Olympiacos contra el virtuosismo y la capacidad de adaptación en el Baskonia. No valdrá solo la inspiración ante una escuadra de contrastada valía defensiva, según recordó ayer Sito Alonso. «Para ganar fuera de casa debemos hacer cosas diferentes. No nos vale solo con el talento ofensivo. Debemos impedir que el rival juegue de la manera que más le gusta». El preparador remarcó que el Olympiacos muestra un estilo «mucho más centrado en no dejar jugar al contrario, con una posición defensiva muy agresiva y un control muy grande de los espacios y del ritmo».

El corazón heleno late gracias a Vassilis Spanoulis, con Matt Lojeski y Giorgios Printezis como lugartenientes principales. Tras ellos, una tropa nutrida de trabajadores acreditados. No está Daniel Hackett, caído para lo que resta de curso por una lesión en el fémur, pero su baja apenas ha hecho mella en la capacidad competitiva del Olympiacos. En la anterior jornada, Spanoulis guardó descanso, algo que no impidió que sus compañeros superaran al Barcelona en el Palau Blaugrana.

El Olympiacos juega de memoria, con un guion modelado y pulido hasta la última arista durante las últimas campañas. Mientras, el Baskonia tiende a lo perimetral, aunque Sito Alonso apuntó ayer la necesidad de no cargar la dependencia en el acierto exterior y buscar fórmulas para hallar las ventajas cerca del aro, incluso con jugadores que no pertenezcan a la batería interior, con Adam Hanga y Chase Budinger como posibles arietes en el juego de posteo.

El Baskonia busca dar la sorpresa en una cancha que, desde una perspectiva histórica, siempre ha sido un constante pinchazo en hueso para él en los últimos tiempos. Da igual el estado de forma de unos u otros, ya que el siempre cargado ambiente del pabellón de la Paz y la Amistad ha terminado por sumir en la parálisis al cuadro vitoriano. El historial da un paso hacia el pasado hasta el 5 de abril de 2007 para encontrar la última victoria alavesa en El Pireo. Desde entonces, un total de once visitas con resultado de derrota para el cuadro azulgrana. De todas las canchas europeas, no hay duda de que se trata de la más hermética para el Baskonia.

Siempre Spanoulis

Vassilis Spanoulis vuelve hoy a comandar un equipo tocado en su orgullo tras la reciente eliminación en semifinales de la Copa griega a manos del Panathinaikos. En las filas azulgranas no estará Nicolás Laprovittola, el último refuerzo para la posición de base. En principio, está previsto que llegue esta mañana a la capital alavesa tras un vuelo transoceánico desde su Argentina natal.

Según se desprende de las palabras de Sito Alonso, no hay una prisa excesiva en que Laprovittola debute. Todo indica que la ruleta para decretar el descarte que permita al albiceleste estrenarse no se activará hasta la semana que viene. «Cualquiera puede quedar fuera. Ha habido momentos que jugadores importante que podían haber estado en la plantilla en ACB no han estado. Todo depende del rendimiento y del estado de forma de cada uno», recordó el entrenador.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate