El Correo
Baskonia

EUROLIGA

Un profundo estado depresivo

fotogalería

Bargnani intenta entrar en la zona rival. / R.Gutiérrez

  • Un Baskonia sin pulso traslada su flojera al Buesa Arena para estrellarse de forma estrepitosa contra la seriedad del Estrella Roja

Murcia fue un placebo. El Baskonia se lamió en la última jornada ACB la herida del Pireo, pero en absoluto se curó. La incapacidad competitiva mostrada por los azulgranas en los dos desplazamientos continentales se trasladó ayer al Buesa Arena en toda su crudeza. Ante un Estrella Roja que venía avisando y con una carta de presentación de cinco triunfos consecutivos, el plantel de Sito Alonso se vio de nuevo aplastado por un rival más duro, con una personalidad mucho más reconocible y dotado de un grado de conjunción y pegada muy superior.

Los problemas del Baskonia ya no son solo una cuestión de escenario. El mal del viajero irrumpió ayer noche en Zurbano para recordar que no hay refugio ni calor de la grada que valgan si el juego del anfitrión no muestra unas mínimas garantías de consistencia y coherencia. Y en estos momentos, el baloncesto del Baskonia no enseña ninguna de estas dos virtudes cuando se trata de abordar las complicaciones de rivales de verdadera entidad como los que se está encontrando ahora mismo en la Euroliga. Queda confirmado que, entre una personalidad difusa, salidas y entradas de jugadores y contratiempos físicos, el Baskonia está sufriendo para amoldarse a un trazado continental que se está endureciendo a medida que avanza la segunda vuelta de la fase regular.

Lo más inquietante es que es un equipo con serios problemas para encontrar soluciones firmes. Ante el Estrella Roja se resquebrajó desde el mismo arranque y apenas encontró un mínimo de pegamento para similar una reacción avanzado el tercer cuarto y que apenas pasó de efecto maquillador cuando los balcánicos recuperaron la compostura en los minutos finales. El cuadro del Belgrado fue un equipo inabordable bajo la batuta de un soberbio Stevan Jovic, el carácter multiusos de Marko Simonovic y el poso colectivo de una tropa ordenada y constante. Mientras, el Baskonia volvió a ser desesperadamente anónimo para encajar otro correctivo que pone a prueba el temple de cualquiera. Derrotado en todos los frentes, cedió incluso el ‘basket average’ particular tras su triunfo en Belgrado en la primera vuelta y cayó el séptimo puesto de la clasificación.

Castigados

Relegado a la enfermería Shengelia, la enésima oportunidad le cayó en las manos a Andrea Bargnani con su inclusión en el quinteto inicial, acompañado por Johannes Voigtmann bajo los aros. Apenas duraron cinco minutos en cancha antes de confirmar una vez más que semejante apuesta interior sigue sin cuajar. Para cuando el italiano y el alemán se reencontraron en el banquillo, el Estrella Roja ya dominaba el marcador con un 6-15. Le bastó al cuadro serbio mantenerse fiel a su personalidad; aplicado con disciplina y seriedad a castigar la blandura y el talante decaído de un Baskonia ausente, incapaz de marcar territorio desde el inicio de un choque que suponía su vuelta al refugio del Buesa Arena tras dos derrotas en las canchas del Darussafaka Dogus y el Olympiacos. Vista la flojera del anfitrión, el Estrella Roja desplegó un baloncesto total, brillante y acertado tanto por su calidad de ejecución como por las facilidades defensivas de un Baskonia entregado.

El destrozo fue en aumento durante una primera parte resuelta con un 50-27 que hacía que retornaran las sensaciones frustrantes de hace una semana en el Pireo. Los vitorianos tuvieron que verse con un 34-62 mediado el tercer cuarto para buscar algo de orgullo y de chispa para intentar recortar diferencias. De la mano de Larkin, Tillie y el ‘factor sorpresa’ de Laprovittola, el Baskonia buscó sin demasiada convicción un milagro. Se acercó hasta un 58-70 a falta de seis minutos para el cierre, pero el Estrella Roja sofocó de inmediato la rebelión baskonista.

Directo

FINAL: BASKONIA 69-ESTRELLA ROJA 87. Derrota inapelable del Baskonia. Tercera derrota consecutiva en la Euroliga. Simonovic y Jovic han liderado a un gran Estrella Roja, el equipo más en forma.

Final: 69-87.

12 segundos para el final del partido.

Triple de larkin. 69-87.

30 segundos para el final del partido. 66-87.

45 segundos para el final del partido.

Un tiro de Sedekerskis. 66-87.

01.10 para el final del partido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate