El Correo
Baskonia

EUROLIGA

Martillo contra un enfermo

fotogalería

Voigtmann tapa un intento de canasta de Tomic. / Efe

  • El Baskonia recupera su pegada para masacrar en el Palau a un débil Barcelona y frena su caída continental

El Baskonia encontrará todavía un buen número de serios escollos hasta el cierre de la fase regular de Euroliga, pero este viernes se ganó a pulso un seguro de vida para abordar semejante singladura. Su triunfo en el Palau blaugrana es de los que se pueden analizar desde múltiples vertientes. En una pelea de eliminación, dejó postrado a un Barcelona que se aleja cada vez más de la zona de ‘play off’. Pero además elevó varios grados su nivel de autoestima después de tres derrotas consecutivas en el frente continental, las dos últimas de cariz preocupante.

Quizás harto de ser castigado y navegar en la impotencia ante el Olympiacos y el Estrella Roja, el conjunto vitoriano agarró otra vez el martillo con firmeza para recuperar esa pegada ofensiva que, al fin y al cabo, es su sello en la presente temporada. Golpeó con saña en busca de su propia curación a un rival diezmado por las lesiones, con serios problemas para sostenerse en pie y para abordar la exigencias de la alta competición.

No hubo ni un gesto de piedad en el rostro de un Baskonia enrabietado y reivindicativo, ansioso por buscar ese encuentro liberador que pusiera freno a los últimos desastres. Al final, lo encontró en un Palau blaugrana que terminó harto de ver a un anfitrión moribundo y entregado a partir del descanso, con una grada donde se distinguieron pañuelos y se detectaron aficionados dispuestos a girarse hacia el palco de autoridades.

Ante un duelo crítico, los dos equipos afrontaron de forma radicalmente dispar la búsqueda de soluciones para lidiar con sus propias angustias. El Baskonia fue capaz de limpiar su mente para ser un equipo con recursos para de encontrar soluciones más simples y directas para encarar el aro rival. Fue Shane Larkin el primer líder, listo para recuperar su mejor versión, eléctrico y acertado a la hora de acaparar el protagonismo ofensivo en los minutos iniciales. Pero el Baskonia no rompió de forma definitiva el encuentro fue hasta que el solista de Cincinnati se vio rodeado por un cuerpo coral más nutrido cuando. Los complementos llegaron en la recta final del segundo cuarto, con la ráfaga de triples disparada por Beaubois y Hanga y la tempestad se acrecentó con la irrupción inesperada de Chase Budinger en el arranque de la segunda parte. Fue demasiado para un Barcelona que optó por rendirse ante su propia impotencia, consciente de su debilidad y manso a la hora de afrontar dos últimos cuartos de auténtica pesadilla.

Inferioridad culé

Los catalanes asumían su inferioridad, la condición de un equipo roto y en el que todos se esconden. Incluso un Tyrese Rice siempre hambriento de balón y listo para batallar con toda la munición que haga falta. El Baskonia fue ayer un grupo de nombres reconocibles y referentes recuperados, especialmente de cara al aro contrario. Se aplicó en el bombardeo exterior al calor de sus buenos registros triplistas, pero supo ganar pulsos menos vistosos para sacar fruto de los miedos de un Barcelona inconsistente y al borde del precipicio. Volvió la vistosidad en ataque al castigado espíritu baskonista para recomponer el rumbo continental y tumbar a un rival directo en la carrera por los ‘play off’. Entre el frenesí anotador, operarios familiarizados con el sudor y el sacrificio como Jaka Blazic e Ilimane Diop pusieron el necesario contrapeso defensivo.

El equipo vitoriano fue paciente a la hora de esperar a que las grietas asomaran en su rival. De inicio, tomó el control del encuentro de la mano de Larkin (3-11, minuto 5) para luego mantener la compostura ante la reacción culé. El Barcelona se apoyó en Rice y Tomic para cerrar el primer cuarto con un 20-21 y más tarde trató de sacar ventaja de las limitaciones azulgranas en el puesto de ala-pívot, con Vezenkov y Doellman como estiletes. El Baskonia resistía entre intermitencias y tímidas ráfagas rivales mientras se percataba de lo respirable de la atmósfera del Palau. El duelo fue un intercambio de golpes continuo durante buena parte de un segundo cuarto de alegrías en ataque hasta que los vitorianos rompieron dicha cadencia a golpe de triple.

La puntería de Hanga y Beaubois llevó al Baskonia con un 43-53 de ventaja al descanso para después despegar sin freno en el inicio del tercer capítulo. Abrió fuego Budinger con un triple y le siguió una técnica pitada a un Georgios Bartzokas convertido en un amasijo de nervios quebrados por la tensión. Los vitorianos aprovecharon el castigo y el alero california se encargó de hundir el puñal con seis puntos consecutivos que cortaron limpiamente el hilo de vida blaugrana (47-63, minuto 24).

Del Barcelona ya poco se supo. El mandoble de Budinger sumió a los locales en un estado catatónico del que se aprovechó el Baskonia, ya cómodo y con una producción en ataque a pleno rendimiento y bien repartida, con Laprovittola asociado en el ‘pick and roll’ con Voigtmann y una sensación de dominio aplastante. Salieron por la puerta grande los vitorianos de una plaza en la arreciaba el ruido de sables. Pocas veces habrá resultado tan fácil ganar en el Palau.

Directo

BARCELONA LASSA 79 - 93 BASKONIA

Con esa cita en la mente, ponemos punto final a esta narración. Gracias por habernos acompañado una tarde más. Un cordial saludo!! Agur!!!

El domingo, en el Buesa, Baskonia y Barcelona se verán de nuevo las caras.

Gran partido de Shane Larkin, que se ha ido a los 21 de valoración y 18 puntos anotados. Idéntica valoración pero con 14 tantos ha terminado Hanga. 15 para Budinger y 13 para Kim Tillie,

Los gasteiztarras han dominado muy claramente desde el segundo cuarto, haciéndose amos del encuentro y abriendo brecha ante un Barcelona deslavazado.

Partidazo y victoria para Baskonia, que suma 12 triunfos en su casillero

BARCELONA LASSA 79 - 93 BASKONIA

FINAL DEL PARTIDO EN EL PALAU BLAUGRANA

Diop no puede conectar con Laprovittola... se pierde directamente fuera...

Últimos segundos de partido...

79-93

Triple de Perperoglou.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate