El Correo
Baskonia

Andorra-Baskonia (12:30)

Recobrar el pulso competitivo

Ilimane Diop y Johannes Voigtmann en el partido entre el Baskonia y el Barcelona Lassa.
Ilimane Diop y Johannes Voigtmann en el partido entre el Baskonia y el Barcelona Lassa. / Igor Aizpuru
  • Los de Sito Alonso necesitan recuperar la actitud y la energia para superar un rival invicto como local a dos semanas de la Copa

Nuevo partido, nueva oportunidad de enmendar errores y levantar la moral. En una campaña que está poniendo a prueba la capacidad del Baskonia de mantener la competitividad en frentes tan diferentes como la Euroliga y la ACB, los azulgranas atraviesan uno de sus momentos más bajos de la campaña, tanto de resultados como de sensaciones. Aunque en la Liga Endesa presenta un balance de cuatro victorias en los últimos cinco encuentros, el traspié continental amenaza con trasladarse al frente local, como ocurrió ante el FC Barcelona en la jornada anterior.

El viaje a tierras pirenaícas para medirse al Morabanc Andorra (12.30 horas) en su feudo, en el que aún no conoce el amargo sabor de la derrota, se presenta como una gran ocasión para reponerse de los correctivos recibidos en las jornadas pasadas y ganar confianza de cara a los próximos compromisos, sobre todo teniendo la Copa del Rey a la vuelta de la esquina.

Con una competición continental que exige dar el 200% en cada duelo, en ocasiones por partida doble, hasta el momento la liga doméstica ha permitido a los vitorianos mantener cierto margen de relajación sin ver comprometidos en exceso los resultados, aunque con algún que otro toque de atención. Las últimas jornadas, sin embargo, obligan al conjunto de Sito Alonso a afanarse en cada choque para recuperar una energía que parece haberse esfumado. Visitar la cancha del Andorra al poco de haberse visto las caras con el Real Madrid o el Barça puede llevar a considerar a los locales como un rival asequible, pero los alaveses no se encuentran en una posición que les permita bajar la guardia.

Volver a la esencia

Más allá de la calidad del rival, los azulgranas deben centrarse en recuperar esa frescura que su entrenador echó en falta en el duelo del viernes ante la escuadra de Pablo Laso y que les condenó ante un equipo bien engrasado y con las ideas claras. La falta del ritmo caraterístico de los vitorianos ha sido la tónica general de las últimas derrotas. Tan solo reapareció en el Palau Blaugrana para asegurar una contundente victoria ante los de Bartzokas en el plano continental, pero que dos días más tarde volvió a echarse en falta en el parqué del Buesa Arena ante el mismo rival. Un breve destello de lo que puede ser el Baskonia y que alimentó las esperanzas de estar a las puertas de la recuperación, pero que no ha fructificado en las siguientes citas.

El cambio de dinámica urge para evitar que el bache continental contagie el rendimiento en ACB a escasas dos semanas de que se celebre la Copa del Rey, de la que los azulgranas serán anfitriones. Que sea el Morabanc, como local, el rival ante el que debe darse ese giro exige un plus de esfuerzo a los hombres de Sito Alonso. No en vano es la de Peñarroya una de las escuadras revelación de la campaña 2016-17.

El Andorra logró uno de los últimos billetes en juego para la Copa del Rey de Vitoria ‘in extremis’ en la jornada 17 al superar al Real Betis, una clasificación histórica, en la que mucho tuvo que ver el poderío de los andorranos en su cancha durante toda la primera vuelta de la competición.

Revulsivo

Como locales cuentan con una carta de presentación inmaculada, con 8 victorias en las ocho jornadas que ha sido anfitrión, todo un aviso para navegantes que se acercan al Poliesportiu d’Andorra. Ni los grandes de la liga, como el Real Madrid o el Barça, han sido capaces de doblegar al conjunto tricolor ante su afición. Un dato revelador que también puede servir de revulsivo para despertar la ambición de los visitantes para ganar el honor de haber sido los primeros en salir del Principado con un triunfo bajo el brazo.

El apartado de los nombres propios es también motivo para mantener la alerta en su máximo nivel. El técnico del conjunto andorrano puede presumir de contar entre sus filas con el jugador mejor valorado del mes de enero, Giorgi Shermadini. El pívot georgiano se mantiene como un pilar clave de la estructura pirenaíca, siendo el máximo reboteador de la competición con 7,72 capturas por encuentro y tercero en valoración (20,5). El banquillo del Morabanc cuenta también con otro líder, Andrew Albicy, en este caso como máximo asistente. El francés reparte una media de 7,39 asistencias por partido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate