El Correo
Baskonia

baskonia

Laprovittola, un timonel de integración inmediata

Nicolás Laprovittola lamenta un error durante el reciente encuentro frente al Real Madrid.
Nicolás Laprovittola lamenta un error durante el reciente encuentro frente al Real Madrid. / Rafa Gutiérrez
  • El argentino solo ha necesitado cinco partidos para asentarse como guardaespaldas de Larkin y relegar al banco a Luz

El equilibrio de fuerzas en el puesto de base en el Baskonia ha experimentado un volteo en los últimos encuentros. Uno de los flancos más débiles de la plantilla azulgrana construida en verano se ha reinventado en pleno enero con la llegada de Nicolás Laprovittola. Su fichaje fue un movimiento rápido que ejecutó el club vitoriano para diluir la tristeza generada por el sorpresivo anuncio de retirada de Pablo Prigioni. Entre el asombro y la decepción, la marcha del genio argentino mantenía pendientes los problemas en el puesto de ‘uno’ en el Baskonia, con un Shane Larkin dominante, pero acompañado de un Rafa Luz voluntarioso aunque no siempre fiable. Bastó que el jugador estadounidense viera cómo descendía un rendimiento soberbio desde el inicio de curso para que se resintiera el colectivo y se abrieran grietas en el timón.

Al fin y al cabo, en muchas ocasiones el Baskonia juega a lo que quiere Larkin, timonel superlativo a la hora de aunar dirección y anotación, pero también permeable a los baches tanto por su juventud como por el hecho de abordar su primera aventura en el baloncesto europeo. Justo en este tramo bacheado se internó Pablo Prigioni para cerrar un trayecto breve y ceder el testigo a Nicolás Laprovittola. Y justo cuando el conjunto azulgrana trastabillaba a la hora de escalar el muro de enero, el jugador argentino tan solo ha precisado de cinco partidos, tres de Euroliga y dos de competición ACB, para recomponer la jerarquía en el puesto de base. La autoridad de Larkin sigue sin discutirse, pero ahora su guardaespaldas es Nicolás Laprovittola, que ha terminado por reducir al mímimo el protagonismo de Rafa Luz. El cambio invita a caminar hacia el equilibrio, descargando de presión y desgaste al estadounidense. De paso, el brasileño queda como pieza de uso mínimo por parte de Sito Alonso. Además, la longitud de la plantilla que maneja Sito Alonso invita a variantes, como la de hacer coincidir en pista a los dos bases principales con el fin de no prescindir de la amenaza ofensiva que supone Shane Larkin.

Duro debut

A Nicolás Laprovittola le tocó debutar en una de las noches más negras de la temporada azulgrana, la de la derrota en el Buesa Arena ante el Estrella Roja. El contundente marcador en contra de 69-87 diluyó el debut de un jugador que se mantuvo al timón durante cerca de 12 minutos. A partir de ahí, es la cuota cercana de presencia en cancha que le ha concedido Sito Alonso en encuentros posteriores. En los tres duelos de Euroliga disputados, el argentino promedia 6,3 puntos, 3,3 sistencias y 1,7 de valoración. En los dos encuentros de ACB frente a Barcelona y Andorra, sus números mejoran con 5 puntos, 5 asistencias y 9 de valoración.

Más allá de la estadística, Laprovittola ha permitido introducir registros distintos en el juego de ataque azulgrana. Además, resalta la licencia que le otorga el técnico azulgrana a la hora de probar suerte desde más allá de la línea de 6,75, con una media de cuatro intentos por partido. Su valentía en el tiro encaja con el estilo ofensivo del Baskonia, aunque Laprovittola también asume las obligaciones de surtir de balones a otros compañeros. En este sentido, tiende a buscar la asociación en el juego de ‘dos por dos’ y las alianzas con los hombres altos. Eso sí, también paga el peaje de un jugador que debe interiorizar a contrarreloj los principios que el resto del equipo ya tiene perfectamente memorizados y que aún debe profundizar en el conocimiento de sus compañeros. Con lecciones todavía pendientes y un descaro que es connatural, Laprovittola ha aterrizado de pie en el Baskonia, sin derrapes sonados ni salidas de pista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate