El Correo
Baskonia

El Baskonia abre camino hacia la conquista de la séptima

video

La plantilla azulgrana, a excepción de Bargnani, durante el encuentro con los medios de anteayer. / Rafa Gutiérrez

  • Asume el peso del favorito en un primer duelo de nervios frente a un incómodo Iberostar Tenerife

La gloria en tres partidos. El frenesí trepidante de la Copa del Rey se inyecta en vena desde hoy en el corazón baloncestístico de Vitoria. Ocho contendientes y una meta única; alzar el trofeo a última hora del domingo bajo una lluvia de confeti en medio del parqué del Fernando Buesa Arena. La historia y la exigencia empujan al Baskonia, anfitrión sin demasiados amigos en los pronósticos y que, en el último mes, transita con las ruedas bajas, escaso de potencia. Poco importa ahora el trayecto reciente. El ‘torneo del k.o’ ofrece sobrados precedentes y favoritos despeñados a las primeras de cambio y aspirantes de gesto mustio que cierran el fin de semana radiantes y ebrios de gloria.

El conjunto azulgrana precisa de un punto y aparte, un subidón de adrenalina que reactive su juego. Si un aliciente ofrece el formato copero son opciones para recargar pilas. Al fin y al cabo, hay un título al alcance, ese cielo que el club vitoriano no toca desde que fue campeón de la Liga ACB en 2010. En materia copera, el almanaque otorga al Baskonia la condición de especialista. Seis trofeos dan lustre a sus vitrinas. Sin embargo, la pieza es esquiva desde que en la edición de Madrid 2009 una prórroga prodigiosa de Pete Mickeal en la final contra el Unicaja coronara al equipo azulgrana como Rey de Copas. Desde entonces, el botín se reparte entre el Barcelona y el Real Madrid, con un claro color blanco en las últimas tres ediciones.

El baskonismo anhela la séptima y la escuadra de Sito Alonso abre hoy el camino, breve pero repleto de trampas, hacia la cima. El primer paso lleva a cruzarse con el Iberostar Tenerife. Cunde la precaución ante un rival de potencial teórico menor pero que está protagonizando un soberbio alarde de explotación de recursos desde el inicio de temporada. El cuadro tinerfeño cuenta por triunfos sus últimas dos visitas al Buesa, la última más reciente a finales de noviembre con un palmeo final de Javier Beirán que congeló a los azulgranas con un 72-73. «Tenemos ganas de revancha», afirmaba ayer Sito Alonso antes del entrenamiento vespertino en el Buesa Arena al rememorar aquel último tropiezo con los canarios. Su equipo alza el telón de la Copa del Rey con la primera sesión de cuartos. Es el duelo de los nervios y la tensión, el mismo que se sufre más que se juega, el que hay que sacar adelante para soltar los nervios. El Baskonia asume la condición de favorito ante un rival que merece todo el respeto.

Sin cambios

«Lo importante es estar preparados mentalmente para disputar un partido muy difícil», recomendó el preparador azulgrana. En el apartado médico, la duda sobre una posible reaparición de Tornike Shengelia, que ayer tarde estaba «muy lejano» de poder disputar el duelo ante el Iberostar Tenerife, según las sensaciones de Sito Alonso. Por si acaso, ni una confirmación clara sobre la disponibilidad de Ilimane Diop y Shane Larkin, aunque no parece que los esguinces de tobillo que les obligaron a guardar reposo ante el Obradoiro sean un obstáculo para competir hoy. Llegadas las ocho de la tarde de ayer, expiró el plazo para realizar cambios en las plantillas -se abrirá otra ventaja antes de semifinales- y el Baskonia mantuvo su dibujo actual, con Jaka Blazic sin ficha y descartado para el duelo de cuartos. Andrea Bargnani volvió a entrenar a pesar del proceso gripal que le dejó parado anteayer. El italiano tendrá hoy otra oportunidad para brillar y Sito Alonso emitió un encendido alegato en defensa del pívot. «Andrea vino a Vitoria para jugar en Europa a un nivel alto. No lo está consiguiendo y él mismo lo sabe. Entre todos debemos ayudar a que lo consiga. Él tiene muchísimas ganas de hacer feliz a la gente de Vitoria con su rendimiento».

La esperanza por el resurgir de Bargnani se encuadra dentro del espíritu positivo que quiere preservar el entrenador azulgrana en su plantilla. Sito Alonso huye de pesimismos. «El primer plan que tenemos es no ser negativos. Soy superpositivo con el equipo». La lógica de las sensaciones recientes tampoco da para euforias, pero la Copa del Rey bien puede ser un oasis o una palanca para tomar impulso. Es la peculiar atmósfera de un torneo único e imprevisible, también una cita en la que a jugadores y técnico azulgranas les toca reafirmar su capacidad competitiva.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate