El Correo
Baskonia

Euroliga

Debilidad manifiesta

fotogalería

Laprovittola, en el partido ante el Anadolu. / Efe

  • Un Baskonia anémico pospone una jornada más la reacción y cae ante un inspirado Efes

Cerrado el breve paréntesis copero, el Baskonia despertó este viernes a la cruda realidad de su pesadilla continental. Otro capítulo aciago en la cancha del Anadolu Efes que carga un poco más de mochila de los últimos tiempos. Sexta derrota en los siete últimos duelos de Euroliga y el estado de urgencia instalado de manera plena dentro y alrededor de un equipo que este viernes careció de reacción y que se vio desbordado por todos los costados. Zarandeado por un rival directo en la pelea por asegurar un puesto en los ‘play off’ que puso todo sobre la cancha; el acierto, el despliegue físico y un ritmo coral y constante que apenas decayó durante todo el partido. Son los rasgos de la madurez de un aspirante como el Efes, que ha tardado lo suyo en reaccionar pero que este viernes se mostró como una máquina implacable.

Y en las filas azulgrana, esa inquietante sensación de que la recta final de la fase regular está siendo, y será, un camino de sufrimiento y sobresaltos si no media un despertar de momento pospuesto. El Baskonia fue un equipo anémico y que tuvo que ir a remolque en un partido que no dominó en ningún momento. Le volvieron a fallar las fuerzas para lograr marcar un mínimo nivel defensivo que le sacara de unas cuerdas en las que le colocó el Efes a partir del segundo cuarto. La derrota le golpeó con toda lógica y añadió un punto más de ansiedad a la situación clasificatoria, con el cuadro turco que ya iguala a los vitorianos a doce victorias y que, además, se anota también el ‘average’ particular. El trayecto sigue repleto de trampas y la reserva también ganada durante los primeros meses de competición ya está agotada. Ahora, al equipo de Sito Alonso la situación clasificatoria le obliga a vivir al día, necesitado de triunfos con los que engrosar su casillero y pendiente de sus perseguidores, que ya han detectado que es uno de los eslabones débiles.

Superioridad otomana

Le llovieron golpes desde todas las latitudes al Baskonia en el Abdi Ipekci. Comenzó la tortura por el dominio interior de la pareja formada por Bryant Dunston y Derrick Brown y más tarde desde una línea exterior turca armónica a más no poder; con la superioridad física de Tyler Honeycutt y el altísimo nivel de acierto triple con Brandon Paul como principal artillero. Tanto en cada pulso individual como en la apuesta colectiva, la superioridad otomana fue manifiesta. Los azulgranas funcionaron varias velocidades por debajo, maniatados por un Shane Larkin ahogado ante la acumulación de perros de presa que le cortaban el paso mientras Thomas Heurtel desplegaba toda su gama de recursos ofensivos sin un solo par azulgrana que le controlara en defensa.

Sin la referencia del timonel de Cincinnati, el plantel vitoriano fue una estructura sin hilo conductor en ataque. Larkin zozobró tras chocar contra el afilado arrecife defensivo del Efes. Sin repuesto posible ni en el voluntarioso Rafa Luz ni en un Nicolás Laprovittola a quien Sito Alonso ya no le pasa ni una. Sin brújula, el virtuosismo de Rodrigue Beaubois y el orgullo de Adam Hanga fueron recursos insuficientes para plantar cara a un ejército turco sobrado de baterías en todos sus puestos. Pero por encima de todo, volvió a faltar una palanca interior capaz de compensar desequilibrios. La ausencia de Tornike Shengelia sigue siendo un boquete que nadie tapa y el momento crítico de la temporada ya retrata la inmadurez de piezas como Ilimane Diop y Johannes Voigtman. Y tampoco es que el pulso general de Andrea Bargnani aumente en semejante panorama de complicaciones.

No hubo color, por mucho que el Baskonia tratara de acercarse hasta ponerse a diez puntos a falta de tres minutos para el cierre (88-78). No estaba el conjunto azulgrana para milagros y el estado de inspiración del Anadolu Efes hizo añicos el espejismo de remontada de manera enérgica. Fue un chispazo breve, una amago insuficiente para intentar desquitarse del agobio impuesto por el Efes desde el inicio del duelo. El Baskonia aguantó el primer cuarto con igualdad en el marcador (23-21), pero con problemas tempranos como la acumulación de faltas de Ilimane Diop una blandura interior generalizada. El equipo dirigido por Velimir Perasovic terminó de despegar en un segundo cuarto en el que Tyler Honeycutt comenzó a retratar la debilidad defensiva azulgrana. La cuarta personal de Diop cayó con un 40-30 en el minuto 17 y el Baskonia ahondó en el desbarajuste. Llegó al descanso con el rostro pálido y un 47-38 en contra y fue incapaz de cambiar un destino que parecía ya escrito durante una tercera entrega saldada con seis triples del Efes que certificaban otra noche oscura para los azulgranas en la contienda europea. Famélico Baskonia, sin resuello ni capacidad para devolver los golpes. En caída libre y ya sin red de seguridad.

Directo

ANADOLU EFES 96 - 85 BASKONIA

Nada más por nuestra parte. Gracias por habernos acompañado un día más. Saludos!! Agur!!

En Efes la anotación ha estado más repartida. Thomas Heurtel ha finalizado con 21 puntos. El mejor ha sido Dunston, con 29 de valoración.

23 puntos de Beaubois, 20 de Hanga... pero no ha sido suficiente.

Ha faltado agresividad, intensidad... mucho por mejorar en esta segunda vuelta de Euroliga en la que Baskonia está perdiendo fuelle.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate