El Correo
Baskonia

Uno a Uno

Beaubois, una isla anotadora

Beaubois tira a canasta en Estambul.
Beaubois tira a canasta en Estambul. / Efe
  • Repasamos uno a uno la actuación de los jugadores del Baskonia en Estambul

0. Larkin

La sucesión de asignaciones defensivas terminaron por desnortar su brújula. El estadounidense se ahogó en un ejercicio de impotencia sin poder desplegar su mejor juego para sembrar la desconexión ofensiva azulgrana.

10. Beaubois

Su capacidad anotadora fue una isla en un equipo cuarteado y sin capacidad para hablar en plural a ambos lados de la cancha. Una dependencia excesiva que, además, también generó grietas atrás.

8. Hanga

Muy fuera de sitio la hora de controlar en defensa el empuje de un Tyler Honeycutt que castigó sin piedad el aro azulgrana durante un segundo cuarto de despegue turco. Más tarde, encontró el equilibrio y tiro de orgullo y determinación individual con escaso éxito.

7. Voigtmann

Incapaz de fijar un mínimo de temperatura defensiva bajo los aros en el arranque de partido. Mejores números que sensaciones.

12. Diop

Una escalada continua de personales cometidas que le colocó con cuatro faltas cuando aún no había concluido el segundo cuarto. Demasiado inestable para un partido de máxima exigencia.

14. Tillie

Pelea y sacrificio, pero demasiado solitario bajo los aros. Sobrelleva el peso de la responsabilidad en el puesto de ‘cuatro’ ante la baja de Shengelia sin demasiado apoyos.

1. Bargnani

Algún chispazo anotador, una técnica por protestar y un juego plano y sin continuidad. Todo levedad en un choque de pegada física.

11. Blazic

De nuevo en acción, naufragó en lo que se supone que es su fuerte. Se desangró a la hora de intentar contener a un Thomas Heurtel que puso en órbita al Efes en los minutos finales del segundo cuarto.

34. Budinger

Apático y sin el nervio suficiente para intentar contener a Honeycutt. Un jugador ayer intrascendente.

15. Laprovittola

Actividad reducida al mínimo. Errores y ración inmediata de banquillo.

15. Luz

Recurso de urgencia para dar aire a Larkin. Correcto en sus limitaciones.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate