El Correo
Baskonia

baskonia - emporio armani | 21.00 h.

Un grupo completo para la reacción

Shengelia arenga a la grada del Buesa durante el duelo de la primera vuelta ante el Maccabi.
Shengelia arenga a la grada del Buesa durante el duelo de la primera vuelta ante el Maccabi. / Rafa Gutiérrez
  • El Baskonia repesca a Shengelia y vuelve al hogar del Buesa en busca del despertar continental ante el Emporio Armani Milán

De vuelta al hogar. El Baskonia retorna esta noche a territorio amigo, la atmósfera del coliseo azulgrana debe ejercer de catapulta para la reacción inmediata en la Euroliga. El balance de seis derrotas en siete partidos es una tonada que percute de forma molesta en los oídos. Hay que romper semejante dinámica de una vez para tomar oxígeno en una fase regular que encara su recta final. A los azulgranas ya no les queda mucho más margen para el error, aunque siguen teniendo su propio destino en sus manos.

Hoy se miden al Emporio Armani Milán, inconstante e imprevisible; un equipo que ocupa el último puesto de la clasificación pero con recursos suficientes como para importunar a cualquiera. Se impone la victoria; para sonreír de nuevo y descargar de negatividad la singladura europea, la misma que transcurrió recta en los primeros meses de competición y que se ha torcido al poco de iniciar la segunda vuelta.

Para levantarse, todo apoyo es bienvenido. El equipo azulgrana recupera hoy a un Tornike Shengelia al que se le ha echado en falta como a pocos en el último mes. Superada su lesión de peroné, el georgiano vuelve a la carga. No se le pueden pedir milagros tras la inactividad, pero Sito Alonso destacaba ayer la importancia de sumar a un jugador que puede ayudar a reordenar la rotación interior.

A su juicio, sin el ala-pívot azulgrana el Baskonia ha perdido «intensidad y sentimiento» y juego de poste bajo. Será obligado acoplarlo a un tren en marcha, pero se trata de un jugador que puede elevar el pulso y generar peligro de espaldas en situaciones cercanas al aro. Sobre el papel, puede ser el punto de equilibrio hacia un juego de ataque no tan dependiente del acierto exterior.

Sin Zoran Dragic ni Simon

Con Shengelia de nuevo disponible, el Baskonia vuelve a ser un grupo completo, visto que también Shane Larkin ha superado las secuelas musculares tras su esfuerzo en el duelo del pasado domingo ante el Tecnyconta Zaragoza. En el Emporio Armani Milán causa baja Zoran Dragic tras sufrir una grave lesión de rodilla y Krunoslav Simon.

Sin el esloveno, los italianos pierden pegamento en el perímetro, el tipo de jugador que tapa grietas y tiende a esmerarse en labores más sacrificadas. El conjunto de Jasmin Repesa agoniza en la fase regular, con el lastre casi insostenible de una primera vuelta pésima. Sin embargo, su calidad ofensiva es patente, así como un potencial para imponer un ritmo físico alto. Otra cosa es que se trata de un grupo que quiera ponerse manos a la obra.

Llegados a un punto en que no hay rival asequible, el Baskonia debe tratar de endurecer su perfil. Sito Alonso apuesta por «mantener nuestro nivel de eficacia ofensiva», pero sabe que la estabilidad pasa por candar el aro propio. «Para ser más seguros y fiables debemos recuperar nuestro tono defensivo», apunta. En última instancia, todo pasa por «recuperar la estabilidad de una manera regular».

La competición impone al Baskonia superar hoy al cuadro milanés, pero también recuperar la cadencia ganadora para reforzar su posición en la tabla. Ahora octavo con doce victorias, al conjunto azulgrana le siguen de cerca el Darussafaka, con un triunfo menos, y el Zalgiris, a dos cuerpos de distancia. El Baskonia precisa de un golpe de efecto para reactivar su cuenta, liberar inquietudes y demostrar a sus perseguidores que, en absoluto, va a poner barata la caza. Esta noche, el cuadro vitoriano tiene la oportunidad de abrir una nueva cuenta continental. De regreso a casa, «donde más a gusto nos sentimos y donde siempre queremos volver», según asegura Sito Alonso. A refugio del Buesa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate