El Correo
Baskonia

manresa - baskonia

Frenazo en seco ante el colista

fotogalería

Shengelia cae al suelo junto a Costa. / Joaquim Alberch

  • El Baskonia abandona demasiado tarde su desgana y termina rendido ante un Manresa que le dominó con solvencia a partir del segundo cuarto

El fantasma de la inconstancia se encuentra siempre dispuesto a saltar en el camino del Baskonia. Ya sea por la dificultad de compatibilizar dos competiciones o por la lógica interna de la dinámica del equipo, el caso es que el temido espectro ha atrapado este domingo a los azulgranas en la cita menos imprevista. Cayó el conjunto vitoriano en la cancha del colista, en la guarida de un Manresa pobre de recursos, pero que exprimió al máximo sus virtudes para tumbar a un coloso que venía acelerando después de su triunfo ante el Fenerbahce.

Tras enderezar en Turquía su tránsito hacia los play off continental, se estrelló el Baskonia en el corazón de la comarca del Bages, donde desperdició una buena oportunidad de apuntalar la segunda posición en la tabla ACB. La tensión mostrada en tierras otomanas dio paso a la flacidez en una pesadilla de partido en la que el visitante se dejó llevar en exceso hasta despertar tarde y mal en un último intento de remontada que pareció más un efecto maquillador que otra cosa. Volvió a desdoblarse la personalidad baskonista para mostrar el perfil menos agraciado, el de un equipo sin fuerzas y confiado en que el triunfo iba a caer por decreto ante el último clasificado.

El gigantesco roto que se abrió en el inicio del último cuarto con un 74-54 en contra quedó suturado con un 87-82 final que en absoluto dejó en buen lugar al Baskonia. Abandonó tarde el conjunto azulgrana su dejadez y trató de explotar el vértigo del Manresa, pero su reacción postrera apenas valió para enmendar un resultado que supone un auténtico frenazo en seco a la progresión de los últimos encuentros. El mismo equipo brillante y batallador que se impuso el pasado jueves en la cancha del Fenerbahce sufrió un tropiezo imprevisto, saldado de mala manera, entre las prisas mal llevadas de los últimos instantes o los nervios, retratados en un Adam Hanga insólitamente desquiciado con los árbitros y relegado al banquillo para no dañar más un equipo al que casi siempre socorre con una actitud intachable.

Sin fuelle

El modesto y desesperado Manresa se dio su cuarta alegría de la temporada para seguir remontado contracorriente hacia una salvación difícil frente a un Baskonia demasiado acomodado, sin cuerpo ni alma en el cambio de escenario desde el frente continental a la cotidianidad doméstica. El mal viajero atenazó a un plantel azulgrana sin fuelle, dominado por completo por su rival a partir de un segundo cuarto de despegue catalán sin freno. De nuevo, en formato descuadernado, agarrado con alfileres y con la desmotivación envenenando la escasa reserva de fuerzas físicas y mentales.

El Baskonia fue de nuevo un equipo dispuesto a fiarlo todo exclusivamente al acierto, con una versión ofensiva monotemática y retratada en la insistencia en el tiro triple. Sin matices ni alternativas por mucho que el acierto desde más allá del arco dio la espalda con un pesaroso 5 de 28 en triples (18 %).

Los vitorianos se zambulleron en una espiral continua de desacierto, incapaces de buscar caminos distintos y sin encontrar en esta ocasión la franja de seguridad de una defensa minímamente despierta. Se desconectó Shane Larkin y el Baskonia quedó a oscuras, Ilimane Diop volvió a la querencia por las faltas rápidas y se resintió la contención bajo los aros. Rodrigue Beaubois gastó munición sin tino y Tornike Shengelia chocó contra demasiados muros en las cercanías del aro. Esta vez ni el bache sin fin de los primeros espadas tuvo respuesta aparente en los secundarios hasta devenir en un equipo plano en el que Sito Alonso no encontró forma de dar con un quinteto en cancha mínimamente eficaz y estable.

Reacción a medias

Y enfrente, un Manresa disciplinado y capaz de dejar a un lado los miedos y la frustración acumulada de una temporada implacable. Los catalanes fueron un grupo compacto y ambicioso bajo la batuta de Lluis Costa y Michael Machado, con un esfuerzo y un ritmo constantes que desarbolaron al Baskonia, que olvidó las claves de su mejora en los últimos encuentros y un tanto saturado por la acumulación de esfuerzos y responsabilidades. A medida que las tensiones de la Euroliga se acentúan, deslices como el sufrido en el Nou Congost entran dentro de lo posible. Sin embargo, la reacción de la recta final, cuando los azulgranas al fin dieron señales de vida en materia defensiva también confirmaron que un poco más de aplicación en los minutos precedentes podría haber hecho añicos el cuento de hadas manresano.

En este intervalo surgió la fe de un Rafa Luz relegado al banquillo hasta entonces después de que Nicolás Laprovittola volviera de dejar muestras de lo duro que está siendo su acoplamiento. La chispa defensiva del brasileño y el rosario de errores manresanos permitieron a los azulgranas recortar distancias hasta vislumbrar la posibilidad de un volteo en el marcador (80-71, minuto 38). Pero era pedir demasiado a un Baskonia este domingo muy justo de combustión y temple. Dominó a tiempo el estrés el Manresa después de un tiro libre anotado por Machado y un triple de Tomàs logrado tras arrebatar un rebote ofensivo (84-71, minuto 39). No era el día para milagros en las filas vitorianas.

Directo

FINAL EN EL NOU CONGOST: MANRESA 87-BASKONIA 82. Derrota del Baskonia en la pista del colista de la Liga Endesa.

FINAL: 87-82.

Revés de los de Sito Alonso.

Tropiezo del Baskonia en la pista del colista.

Cuarta victoria para el Manresa.

Final. Pierde el Baskonia en Manresa.

Falla el primero.

Tiros para Trapani.

3 segundos para el final del partido.

Canasta de Rafa Luz. 87-82.

Anota los dos Rafa Luz. 87-80.

Tiros para el Baskonia.

Anota el segundo. 87-78.

Falla el primero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate