El Correo
Baskonia

Calendarios

Me llama un amigo indignado por la derrota del Baskonia ante el Manresa, último clasificado en la ACB. Le razono algunas cuestiones, pero nada, no puede entender cómo profesionales tan cualificados rindan tan pobremente. Al final no me queda más que recordarle como estábamos nosotros el día de La Blanca por la mañana, después del Chupinazo. Nuestras fiestas solo se pueden vivir de dos maneras, o sentados en la calle Dato o participando. Le tuve que recordar cómo seguíamos a las charangas hasta las seis de la mañana y cómo estaba nuestro cuerpo al día siguiente. No del todo, pero algo le calmé.

No es mi costumbre, pero he visto dos veces la victoria del Baskonia en su salida a Turquía para ganar a uno de los favoritos a la Euroliga. Zeljko Obradovic, entrenador del Fenerbahce, enrojecido viendo cómo se le escapaba un partido que daba como seguro en su calendario, sin tener argumentos técnicos para doblegar a uno de los mejores Baskonia de la temporada. Cuarenta minutos de concentración que mostraron a un grupo entrenador-jugadores dando el máximo de lo que su talento baloncestístico y actitud anímica podían dar. La machada supone un paso de gigante para el deseado puesto en los ‘play off’.

De la derrota de Manresa, poco que opinar. La pareja Larkin-Beaubois, 26 puntos frente a los griegos; ante los manresanos, trece con un ridículo 1 de 13 en triples. Dejémoslo estar. Es la consecuencia de unas competiciones tan irreales en cuanto a las posibilidades de unos y otros. Se llegará al final de la nacional con una composicion del cuadro de ‘play off’ injusta y puede ser que inmerecida para algunos, sobre todo a lo que a los europeos respecta.

No sería extraño que en cuartos de final se viese un Barcelona-Real Madrid o, lo que es peor, que después de una brillante temporada, como parece va a ser la vitoriana, le tocase uno de sus dos compañeros europeos en la primera ronda por el título de la ACB.

Urge un pronto acuerdo entre los rectores de las competiciones para racionalizar los calendarios o de lo contrario, tal como ya hacen algunos equipos de la NBA, los entrenadores no alinearán algunos jugadores en determinadas jornadas. ¿Qué hubiera tenido de perverso que Sito, en el ánimo de proteger a su plantilla, se hubiera plantado en Manresa sin Larkin, Hanga y Shengelia? No demos ideas o a lo mejor sí.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate