El Correo
Baskonia

baloncesto

Un Baskonia pletórico

En estos momentos de la temporada todo puede ser verdad o mentira. Puede ser cierto que el Real Madrid encadene dos derrotas en la ACB frente al Obradoiro y Manresa, últimos clasificados de la liga, por los méritos de los equipos, o, por el contrario, porque el entrenador madridista afloje su empuje en el ánimo de llegar a los momentos definitivos en la mejor forma. De este ejemplo se pueden sacar varias reflexiones. La pérdida de fiabilidad de los resultados que se producen en cada jornada y, consecuentemente, el fraude que supone para los equipos no implicados la dejación de energía de los grandes, que trastocan el transcurrir de la temporada.

Los medios de comunicación informan de lo ocurrido cada semana siendo conocedores de que, por causas ajenas, se ha dado tal o cual resultado. Los entrenadores ya no solo tienen que estar atentos a lo que en cada momento es necesario para ganar el partido más inmediato, sino que deben afrontar el duelo que se avecina en escasas cuarenta y ocho horas, tras un viaje de más de 1.500 kilómetros. Complicado. Otro factor distorsionante es el estado físico de los jugadores, no solo en el presente sino también en el futuro de su carrera deportiva. Cuerpos cansados traen consecuencias graves en forma de lesiones.

Solo Bartzokas, después de ganar con su debilitado Barcelona a un pobre Joventut, se queja de la locura del calendario que está viviendo en España en su año de debutante. Echa de menos los acuerdos que hay en otras ligas para acondicionar los calendarios. Los entrenadores españoles, más curtidos, callan y que salga el sol por donde quiera, conocedores de los enfrentamientos entre los jerarcas.

Tres grupos organizadores se atrincheran en sus intereses. La FIBA, en el ánimo de no perder la supremacía en el ámbito europeo, crea competiciones que, junto con los acontecimientos de las selecciones nacionales, constriñen el calendario de tal forma que no quedan fechas libres. El resto del calendario lo comparten la ACB y la Euroliga. Los montan a cara de perro, son como los vecinos de chalés adosados que cocinan sardinas en el cumpleaños del otro. Faltan presidentes de clubes fuertes que no tengan miedo a represalias y levanten la voz ante tanta insensatez. Hasta aquí hemos llegado. Afrontaremos el fin de temporada con curiosidad. En cuartos de final se pueden enfrentar dos de los tres equipos españoles que se dejan la piel en Europa, incluso puede ocurrir que en semifinales no esté ninguno de los tres.

Actualidad. Sito Alonso, con su cara de chico bueno y de no haber roto nunca un plato, excita de tal forma a su grupo que consigue victorias como la de la pasada semana ante el todopoderoso CSKA Moscú. Repasando la trayectoria del Baskonia en el presente curso, puede decirse que los mejores partidos europeos los han ofrecido ellos, que la épica que caracteriza a los vitorianos está plenamente vigente. Puede venir un reventón, pero el equipo baskonista está llegando a la meta pletórico. En esta semana se juega todo. Hoy, en Alemania, el Bamberg, un contrario accesible. Y el jueves llega a Vitoria el Panathinaikos, un rival directo para la clasificación. De conseguir las dos victorias, la temporada está salvada. Lo que venga después será bienvenido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate