El Correo
Baskonia

Con la mano abierta

  • El Baskonia reduce a la nada al Brose Bamberg, mantiene su momento pletórico en la Euroliga y se abre paso con la cabeza alta hacia los play off

Después de vivir aferrado al sufrimiento de la resistencia y ganar al filo en duelos inclementes ante el Fenerbahce y el CSKA, nunca está de más darse una alegría al cuerpo. El Baskonia se ha dado este martes un festín monumental en la cancha del Brose Bamberg para sumar su cuarta victoria consecutiva en la Euroliga y convertir su bien ganada presencia en los play off de cuartos en una cuenta matemática casi consumada. Después de tramos de zozobra y dudas, el Baskonia emerge pletórico en la primavera recién estrenada, en el momento de maduración adecuado para encarar los momentos cruciales de la temporada que ya asoman, con los cruces como nuevo hito. Luchador desde la trinchera ante turcos y rusos, el conjunto azulgrana cambió este martes su registro. Fue despiadado y dominador en todo momento ante un Bamberg que perdió demasiado pronto el hilo de un partido que se le escapó en el primer cuarto. Los azulgranas desplegaron la guerra total, condensada en diez primeros minutos de inspiración y tensión máximas y que reapareció después del descanso para terminar por convertir el encuentro en una fiesta.

El baloncesto del Baskonia fue rotundo y aplastante. Se convirtió en un dardo envenenado que paralizó a un rival que ha recibido agasajos a lo largo de la temporada por la alta factura de su juego, no siempre recompensada con los resultados. Poco quedó del juego de pase y del marcado sello colectivo de un Brose Bamberg que este martes se vio aplastado no solo por la calidad de un Baskonia superior en talento sino también por su despliegue de energía. Sagaz estratega, Andrea Trinchieri no halló resorte alguno para frenar la sangría de su equipo, abofeteado con la mano abierta por un Baskonia cuya voz vuelve a sonar alta y clara en la élite europea.

Los azulgranas anularon a su rival con un empuje desbordante, retratado en el aguijón ofensivo de Shane Larkin y la laboriosidad de alta producción de Tornike Shengelia y Chase Budinger. El retorno del georgiano y la progresión del alero estadounidense otorgan al Baskonia varios puntos de mejora la hora de mejorar su contundencia física. Ambos dotan de mayores recursos a un equipo que ahora no es tan dependiente de su lanzamiento exterior y que encuentra otros caminos hacia el aro rival, quizás más azarosos y que requieren más sudor pero efectivos a la hora de dar profundizar a las ideas de Sito Alonso.

Armonía

El Baskonia es ahora un ente armónico, que sabe tapar sus fisuras y que conjuga el gusto innato por la estética con la expresividad y el esfuerzo. La aleación que soportó los golpes de Fenerbahce y CSKA fue este martes una forja indestructible frente a un Brose Bamberg demasiado frío y monocorde, al que los azulgranas segaron de cuajo cualquier convicción de sumar un triunfo ante su gente. La labor destructiva de los de Sito Alonso fue madrugadora, sin esperas ni contemporizaciones.

Dos triples expeditivos de Shane Larkin iniciaron el festival azulgrana en el Brose Arena. Surgió sobre el parqué un Baskonia pleno de actividad, dinámico y con el acierto de cara. Chase Budinger siguió el paso marcado por el base de Cincinnati y Tornike Shengelia se encargó de asolar la zona germana desde el poste bajo. El georgiano colocó con una canasta doble un 5-22 que retrataba a falta de tres minutos para el cierre del primer cuarto la superioridad visitante frente a un Brose Bamberg aturdido. Encontró el equipo de Trincheri la puntería exterior con dos triples de Nicolo Melli y de Patrick Hecmann. El intento de despertar apenas borró la sensación de dominio aplastante del Baskonia, que concluyó el cuarto inicial con un 11-28. Diez minutos de guerra relámpago, con una diferencia de valoración abismal, 2 para los alemanes y 44 para los vitorianos.

El duelo se estabilizó durante la segunda entrega, pero la brecha abierta en los primeros diez minutos parecía insalvable para un Bamberg espoleado por los puntos de Jerel McNeal. En los momentos de duda, el Baskonia se aferró al seguro ofensivo de Shane Larkin, sin permitir que los alemanes recortaran distancias hasta registros que encierran la alarma roja.

A pesar de la mejoría germana, el Baskonia alcanzó el descanso con un holgado 37-53 a favor. El Brose encontró en Daniel Theis una vía interior para intentar dañar la estructura azulgrana pero su cadencia era insuficiente para inquietar a los vitorianos. Un parcial de 6-0 fijó el 47-60 mediado el tercer cuarto hasta que el conjunto de Sito Alonso decidió pisar de nuevo el acelerador. Ni los percances físicos de Larkin y Luz, que obligaron a ambos a dejar la cancha de manera momentánea, contuvieron la nueva oleada. La apisonadora volvía a funcionar a plena potencia para colocar las ventajas por encima de la veintena de puntos hasta el inapelable 71-96 final.

Directo

BROSE 71 - 96 BASKONIA

Por nuestra parte, nada más. Gracias por habernos acompañado una nueva jornada de Euroliga. Les esperamos el jueves. Hasta entonces, saludos!!! Agur!!!

Logrado el primer objetivo de la semana, toca pensar ya en el encuentro del jueves en el Buesa frente a Panathinaikos.

Larkin también sumó 17 puntos, Shengelia se quedó en 16.

Chase Budinger ha sido el mejor del equipo al final. 25 de valoración con 17 puntos anotados, 5 rebotes, 3 asistencias.

Partido dominado de principio a fin por los de Sito Alonso, que logran un triunfo muy importante que les acerca un poco más al objetivo del play-off

BROSE 71 - 96 BASKONIA

VICTORIA INCONTESTABLE DE BASKONIA

FINAL DEL PARTIDO EN BAMBERG

Blazic muy forzado... no anota.

Todavía 3 segundos en el crono...

Sedekerskis en el poste... se lleva el tapón!!!

No están en bonus... quedan 8 segundos

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate