El Correo
Baskonia

baskonia

La baza de la tensión competitiva

Ilimane Diop sujeta el balón desde el suelo ante la mirada de Tyus (Galatasaray).
Ilimane Diop sujeta el balón desde el suelo ante la mirada de Tyus (Galatasaray). / Iosu Onandia
  • Sito Alonso no se fía de un Galatasaray mejorado una vez eliminado, pero «debemos demostrarle que nosotros nos jugamos más que ellos»

El Baskonia puso ayer rumbo a Estambul. Aún sin Bargnani; con la ilusión de conseguir mañana una victoria que le permita enfocar la última jornada de la fase regular de la Euroliga con la oportunidad de mirar lo más arriba posible de cara a los cruces de cuartos de final. «Es un partido muy importante para nosotros, con una dificultad muy grande», subraya Sito Alonso, que no se fía de un Galatasaray sin opciones clasificatorias. «La presión que se ha quitado al estar fuera de ‘play off‘ le hace un rival muy peligroso. Tenemos que demostrar que nosotros nos jugamos más que ellos, aunque eso, si no lo llevamos bien a nivel emocional, nos puede crear alguna desventaja», reflexiona el entrenador azulgrana.

El conjunto turco, decimotercer clasificado con 10 victorias y 18 derrotas, dijo adiós a cualquier opción de alcanzar los ‘play off’ hace varias semanas, pero curiosamente «ha mejorado en dinámica grupal» cuando ya no se jugaba nada en el plano deportivo. «Yo les veía menos equipo a nivel conjunción, a nivel de cooperar en defensa y en ataque. Que quizás debería ser al revés, parece que cuando te eliminan cada uno podría tirar para su lado y buscar sus números pensando en el año que viene, pero está siendo todo lo contrario, está siendo más dinámico y tiene muchísima anotación en todas las manos», destaca Sito.

Los números dan la razón al técnico baskonista, ya que el equipo de Ergin Ataman ha ganado tres de sus últimos cinco compromisos, llegando a profanar la pista del Olympiacos (71-80) y haciendo doblar la rodilla a todo un Real Madrid en el Abdi Ipkeci (87-84). «Están jugando especialmente bien en casa, allí tienen un apoyo increíble, vayan como vayan, y eso se nota. Es muy difícil comunicarte allí, es de los partidos más calientes de atmósfera que nos vamos a encontrar», apunta Sito como otro de los hándicap que se va a encontrar el Baskonia en la pista otomana.

«Tensión y dureza» de inicio

En este contexto cobra más importancia, si cabe, la puesta en escena de la escuadra vitoriana. Dejar claro, como reclama su entrenador, quién se juega más. Como en Bamberg (11-28 en el primer cuarto). Aunque los últimos precedentes no inviten al optimismo en este apartado: 6-24 en ese primer cuarto ante el Panathinaikos en casa y 20-12 en la visita al Estudiantes. «Fuera de casa los inicios son muy importantes y tenemos dos experiencias últimas en las que no hemos empezado bien. Sobre todo a nivel de tensión y dureza, que es lo que necesita un equipo para enseñar al otro, no solo al rival sino a los árbitros, que está en disposición de plantear un partido duro».

Empezar bien y no bajar el listón en ningún momento. «La intención es empezar bien, pero eso no te garantiza ganar el partido, lo importante es mantener la regularidad durante los cuarenta minutos y que ellos vean que nosotros no hemos acabado nuestra participación en la liga regular, sino que tenemos ambición para ir a más», insiste Sito Alonso, que tiene claro lo que debe hacer su equipo para no perder el sitio en Estambul.

«Que en el arranque el ritmo no sea de ellos; que es muy importante el control de los balones sueltos, porque son el equipo que más tapones hacen de la competición (3,9 por encuentro) y esos balones sueltos pueden ser vitales para el partido; que no podemos permitir rachas de acierto de sus mejores jugadores, extremando la dureza con ellos para que eso no suceda. Y ser muy equipo en ataque. Si fuera de casa intentamos hacer las cosas individualmente habitualmente sufrimos», concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate