El Correo
Baskonia

baskonia

Voigtmann sale airoso de la inevitable comparación

Pleiss y Voigtmann luchan por el balón en el duelo de ida.
Pleiss y Voigtmann luchan por el balón en el duelo de ida. / Iosu Onandia
  • El pívot alemán presenta mejores números que su paisano Tibor Pleiss y tiene en la temporada de su estreno el relevante rol que no tuvo aquél

«Siempre es especial jugar contra Tibor Pleiss», reconoce Johannes Voigtmann. Las comparaciones son inevitables. Dos pívots de altura, alemanes ambos, pasado y presente baskonistas. El primero (27 años y 2,18 metros) recaló en la disciplina vitoriana en 2012, vía Brose, y vistió la elástica azulgrana durante dos temporadas antes de fichar por el Barcelona y probar suerte, sin fortuna, en la NBA (Jazz) antes de regresar a Europa este curso de la mano del Galatarasay. El segundo (24 años y 2,11 metros) llegó a la capital alavesa el pasado verano, vía Frankfurt Skyliners, para estrenarse en la Euroliga.

«He hablado con Pleiss y me ha dicho muchas cosas buenas sobre el club, sobre todo que los jugadores que vienen mejoran y elevan su nivel», dijo Voigtmann a su llegada a Vitoria. Similitudes, por puesto, proyección y procedencia, pero con matices diferenciales. Si uno tenía claro que el Buesa Arena era un trampolín con impulso hacia Estados Unidos, el otro dejó claro que su principal objetivo es evolucionar aquí. «Cualquiera tiene en su cabeza que algún día podría jugar en la NBA, pero no soy el tipo que lo va a forzar, no soy superrápido, no soy súperatlético. El estilo del baloncesto europeo me va a muy bien. No es una cosa que me obsesione», subrayó el actual pívot baskonista en su presentación.

Los números, de momento, hablan a su favor. En la presente temporada disputa más minutos que Pleiss (24 a 17), anota más puntos (10,1 a 7,8), captura más rebotes (7,4 a 4,9) y presenta una valoración mayor (15,3 a 10,6). Aunque el único duelo individual directo, el disputado en diciembre en Vitoria, cayó del lado del jugador del Galatasaray, que, pese a la derrota de su equipo, firmó 16 puntos y 11 rebotes en el Buesa Arena, donde Voigtmann hizo 13 y 5, respectivamente.

Diferente rol en el estreno

La diferencia se acentúa si se mira a la primera campaña de Pleiss en Vitoria, en la que, con la misma edad, apenas jugó 14 minutos por partido, promediando 5 puntos y 3,9 rebotes. Ya en la segunda creció hasta los 12 puntos y los 5,4 rechaces. Voigtmann, favorecido por la escasa aportación de Bargnani, que partía como pívot principal, disputa 24 minutos por encuentro. Y con un rol relevante, pese a su ritmo decreciente en anotación -6,6 en los últimos cinco choques europeos-.

El pívot azulgrana comenzó la competición como una gran amenaza ofensiva, sorprendente desde el triple, un arma que ahora utiliza menos, pero sigue siendo el jugador más valorado y el máximo reboteador del equipo. «Necesitaremos hacer todo bien para pararle porque es muy grande y bueno cerca del aro», avisa de cara al duelo hoy contra Tibor Pleiss.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate