El Correo
Baskonia

PLAY OFF - EUROLIGA

Un creyente abatido

  • El Baskonia arranca con derrota la serie contra el CSKA después de un esfuerzo encomiable malogrado por las imprecisiones y la pegada rusa en el instante decisivo

Fue el ‘casi’ tan denostado por Sito Alonso, la posibilidad de dar un gran golpe que termina en el retorno al orden tradicional. El Baskonia estuvo a milímetros de protagonizar una sorpresa mayúscula en el arranque de la eliminatoria en la cancha del CSKA, pero quedó como el héroe esforzado capaz de plantar cara al gigante que termina caído, presa de sus propias imprecisiones en los momentos críticos y de la pegada mortífera del oponente. Volverá el conjunto azulgrana mañana al mismo escenario para intentar reequilibrar la serie y traerla aún viva a Vitoria. Seguro que esa fe para renacer de cada golpe que mostró este martes ante el CSKA será una compañera que le cobijará en los peores instantes. Pero si quiere tener éxito, puede esperar cierta relajación del plantel moscovita, cosa improbable, o bien buscar la precisión y el temple cuando el duelo se acerca a la culminación.

Al fin y al cabo, el encuentro se le escapó al Baskonia debido a la inestabilidad de unos cimientos que no siempre supo revestir de dureza y por detalles fatídicos en la recta de llegada. Desde el momento en el que el Baskonia obtiene una exigua ventaja de 88-90 a dos minutos del cierre, colisiona el genio moscovita con el exceso de nervios azulgrana. Es la magia de Teodosic para sacarse un triple de la chistera en el instante de mayor angustia de su equipo. La filigrana enlazada con una pérdida de balón de Larkin para dar paso después a una bandeja inapelable de De Colo que dejaba el 93-90 con un minuto y quince segundos por jugar.

Aún le quedaba una vida al Baskonia, pero se le escapó tras un balón que se salía del aro tras un movimiento perfecto de Shengelia en el poste bajo y la posterior falta del georgiano que mandaba a Augustine a la línea de tiros libres. Un solo acierto del estadounidense para el 94-90 y Beaubois, que no atinaba con el triple para la resurrección pocos segundos después de haber retornado al parqué.

Arranque desdibujado

Demasiados cabos sueltos ante una máquina implacable como el CSKA. Rúbrica a medias y fallida para un Baskonia peleón y encomiable en su reacción en un cuarto final en el que fue capaz de levantar diez puntos hasta ponerse por delante gracias a la reaparición de Larkin y unos compañeros dispuestos a compensar cualquier exceso de aceleración de su líder. Los 15 puntos del base norteamericano en los diez últimos minutos deslumbran, pero también incurrió en pérdidas de balón que perjudicaron a su equipo.

La tibieza impregnó el juego del Baskonia en el arranque del partido. Mientras el monólogo ofensivo imperaba con Beaubois como único solista, el CSKA diversificaba sus recursos, más agresivo y vertical de cara al aro de una escuadra azulgrana demasiado permisiva en defensa. El anfitrión comenzó a abrir brecha sin freno mientras Sito Alonso probaba diferentes permutas sin encontrar un quinteto estable en cancha. El CSKA era un torrente sin dique que abrió una primera fuga seria en la nave vitoriana (21-10, minuto 8). El Baskonia encontró al fin esa energía que necesita para vivir cómodo al límite con la entrada de Rafa Luz y la capacidad de Shengelia para comenzar a dejar huella en el encuentro.

La palada contracorriente comenzaba a adquirir una cadencia más aparente, aunque el CSKA cerraba el primer cuarto con una distancia cómoda. A esta alturas, el base brasileño confirmaba que era el invitado inesperado. Dispuesto a arrojar claridad a la desconexión de Larkin, abrió el segundo capítulo con un triple que anunció la recuperación alavesa. El Baskonia ya era un equipo de rasgos más duros, dispuesto a la pelea cuerpo a cuerpo y con recursos para zafarse el ritmo machacón y pausado que quería imponer la escuadra de Itoudis.

El acierto desde más allá de 6,75 hizo un guiño a los visitantes, más esforzados y eficaces a la hora de sumar también desde la línea de tiros libres. Shengelia y Hanga encarnaron el recobrado espíritu de pelea. El Baskonia logró ponerse por delante en el luminoso gracias a un parcial de 0-8 (33-35, minuto 17) hasta que los dos primeros espadas del CSKA acudieron en auxilio. El francés fue el primer reactivador para después ceder el testigo al serbio, fulminante a la hora comenzar a esculpir un parcial de 14-2 entre el minuto final de la segunda entrega y el inicio de la tercera (51-42).

Épica sin conquista

El plantel vitoriano volvía a toparse con una pared vertical que escalar. Se agarró a un Voigtmann encorajinado, al retorno más luchador de Budinger y al nervio de Ilimane Diop, pero la ascensión se tornaba aún más resbaladiza ante un par decisiones arbitrales más que dudosas que permitieron a los rusos mantener las distancias al cierre del tercer cuarto (72-62).

Quedaba la épica para atrapar un imposible y la conjuró Larkin a golpe de triple, tan atronador como el sacrificio en el rebote ofensivo de Kim Tillie y Budinger. Un sacrificio gigantesco que tocó la fibra más honda de la emoción para terminar desafinando en la coda final.

Directo

CSKA 98 - 90 BASKONIA

Un cordial saludo!!! Agur!!!!

Nada más por nuestra parte. El jueves, segundo asalto de este play-off por el título de Euroliga.

En Baskonia, el mejor ha sido Voigtmann con 21, pero la anotación ha estado muy repartida. Larkin 17 puntos; Beaubois 13; y Voigtmann, Hanga y Shengelia con 12.

Milos Teodosic ha sido el mejor del encuentro. 22 de valoración y también 22 puntos anotados. 17 sumó De Coló.

El Megasport Arena sigue siendo una cancha prácticamente inexpugnable para Baskonia.

CSKA Se lleva el primer asalto de este play-off.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate