El Correo
Baskonia

Euroliga

Por decreto arbitral

fotogalería

Shengelia se aferra al balón durante el encuentro en el Buesa. / Blanca Castillo

  • Un par de faltas no pitadas a Larkin y Hanga en la posesión final niegan el derecho a la resurrección de los azulgranas ante el CSKA

Trató de levantarse Adam Hanga entre una tormenta desatada de brazos moscovitas. Entre semejante zarandeo, ninguno de los colegiados detectó contacto punible alguno. Era el balón del partido, el pasaporte del Baskonia para la vida en una posible prórroga. Segundos antes, el intento triple de Larkin había sido interferido por una falta clara que ni Belosevic, Paternico o Boltauzer se animaron a pitar. Tres tiros libres podrían haber acercado a los vitorianos al triunfo. En ambas acciones, los silbatos permanecieron en silencio en un Buesa Arena estruendoso a la hora de clamar justicia. Murió el partido y estalló el sueño continental del Baskonia en mil pedazos.

Todo en orden; el CSKA desfilaba hacia la Final Four de Estambul dejando a un rival derrotado, con el corazón roto, el alma extenuada y la rabia desbordando por cada poro. Una soberana injusticia apeaba a los vitorianos de una eliminatoria resuelta con un irrebatible 3-0. Pleno para los rusos, tan mortíferos como perniciosa fue la labor arbitral en los últimos segundos, tirana e implacable con el Baskonia. Fue un acto de mirar a otro lado, una genuflexión hacia el poderoso. Para rematar un espectáculo grotesco, Dimitris Itoudis se encaraba con varios aficionados de la primera fila antes de dar la entrevista televisiva de valoración del partido. Un gesto poco digno de un campeón de Europa.

El maratón de la nueva Euroliga terminó para el equipo de Sito Alonso de la manera más cruel. Derribado en el tercer asalto por un arbitraje tremendamente parcial. Las dos últimas acciones no pitadas por los colegiados fueron la rúbrica final de un proceder tendencioso por parte de los árbitros a lo largo de toda la serie. Un veto en toda regla para un Baskonia que conjuró una nueva maniobra de resurrección fascinante.

Gigante Larkin

Después de desangrarse durante un último cuarto en el que el CSKA imponía su eficacia, emergió de la sepultura en dos minutos finales de auténtica locura, cuando el marcador mostraba un 74-84 que parecía sinónimo de muerte dulce para el anfitrión. Once puntos de Larkin y el repentino ataque de ansiedad ruso propiciaron un desenlace taquicárdico. La indecisión en el saque de fondo de dos genios como De Colo y Teodosic abrió una rendija al Baskonia hacia la resurrección a seis segundos del cierre y con 88-90 en el luminoso.

Entonces, se desató el dislate arbitral. Ni falta al intento triple de Larkin ni al esfuerzo de Hanga por levantarse hacia el aro ruso. En la mente, se reproducía lo puntilloso del criterio a la hora de castigar con personal a Laprovittola en la acción que cerró el segundo partido de la eliminatoria disputado en Moscú.

La infamia arbitral puso fin a un duelo formidable en el que el Baskonia se mantuvo en pie con una entereza soberbia durante una primera parte igualada al límite. Se sobrepuso a dos tempraneras faltas que sacaron a Larkin del partido tras cinco minutos de juego, mantuvo el tipo ante la sequía anotadora de piezas claves como Beaubois o Shengelia. Los azulgranas se aferraron al choque desde el control del rebote y con un esfuerzo defensivo grupal titánico para contener a Teodosic y De Colo. Eclipsadas las principales estrellas del CSKA, emergió Higgins como protagonista principal mientras en las filas azulgranas Budinger era el imán de atracción de balones y puntos. El duelo se planteaba como una batalla de destrucción de los puntos fuertes del rival.

El Baskonia logró despegarse en el inicio del segundo cuarto (29-22, minuto 12). Fue su único momento de respiro en el marcador, antes de volver a ser acorralado por un CSKA más constante tras el descanso, pero que necesitó el cable arbitral para culminar la ascensión hacia una nueva Final Four.

Directo

FINAL: BASKONIA 88- CSKA 90. Los rusos se llevan la serie por 3-0. Baskonia deja la Euroliga 2016-17 con la cabeza muy alta peleando en los tres encuentros hasta el final. Higgins con 21 puntos, y Shengelia con 19, máximos anotadores. Los de Sito Alonso han podido forzar la prórroga o ganar en la última jugada.

Pero no ha podido ser.

Y hoy ha tenido la victoria en la última jugada.

El Baskonia, como en los dos partidos anteriores, ha peleado hasta el final.

El favorito CSKA se lleva el partido y la eliminatoria por 3-0.

No ha podido forzar el cuarto encuentro.

No hay vuelta atrás. Baskonia ha soñado.

Larkin ha pedido falta en su tiro triple.

Gana el CSKA. 88-90.

Final: 88-90.

No puede tirar Hanga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate