El Correo
Baskonia

Se merece una victoria

Las derrotas con que concluyeron los partidos disputados en Moscú entre el CSKA y el Baskonia fueron una demostración más de lo injusto que es el baloncesto cuando se llega igualado al final de los partidos. Lo hicieron todo bien, el entrenador rotó el grupo con tino, los jugadores no dejaron pasar ni un segundo sin hacer lo que debían, y entonces, ¿por qué perdieron?

Se impuso la lógica, ese sentimiento que tenemos los humanos para aceptar que una cosa va a ser de una manera concreta. Quién no ha dicho alguna vez, ¡lo sabías! Pues si los nuestros lo sabían, los árbitros también lo sabían. Pero la lógica en el caso del enfrentamiento entre moscovitas y vitorianos, no es intuitiva sino razonada.

Aceptemos que el presupuesto de los favoritos en este caso es el doble que el de los aspirantes, y que ambos han desembolsado correctamente sus dineros a principio de temporada. Por lógica, los moscovitas deben ganar la eliminatoria, pero todavía quedaría margen para la sorpresa por el trabajo bien hecho por el equipo inferior. Faltó algo para la machada vitoriana.

La lógica es tozuda. Supongamos que cualquiera de los dos contendientes tira a la basura el 10% de su inversión. En el caso de los rusos, si se quedaran toda la temporada sin De Colo, pongamos como ejemplo, entonces la posibilidad de que los vitorianos hubiesen ganado un partido en Moscú habría sido mayor. El Baskonia, por las circunstancias que sea, ha perdido el 10% de su poderío económico. En la basura está el coste llamado Bargnani, y la meta deseada lógicamente queda muy lejana. Es indudable que a lo largo de una temporada, siendo tan cargada, se producen lesiones, nada comparables a perder al jugador llegado como referencia.

Aún en estas circunstancias, creo que el equipo vitoriano se merece una victoria como premio al esfuerzo que realiza. El calor de la afición y, sobre todo, el empuje de los jugadores me hace creer en la victoria en el tercer enfrentamiento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate