El Correo
Baskonia

El Baskonia genera un destrozo

  • Los azulgrana se emplean con contundencia ante un Joventut casi invisible para dejar sentenciado el duelo desde el primer cuarto

Cerrado el maratón de la Euroliga, el Baskonia giró ayer la vista al frente de la Liga ACB dispuesto a la aceleración en el tramo final de temporada. Con el impulso que queda de las noches de pelea contra el CSKA, el equipo azulgrana se bastó para arrollar a un Divina Seguros Joventut poco menos que invisible en el Buesa Arena. Muy escaso dique puso el cuadro catalán al empuje de un Baskonia que, sin mostrar una rabia y un ensañamiento desmesurados, convirtió en una anécdota el duelo disputado en el coliseo de Zurbano, disputado en familia. Son fechas de puente y las escapadas minivacacionales generan también el vacío en las gradas.

El choque quedó en mero trámite ante las extremas diferencias de potencial entre ambos equipos, pero también debido a la predisposición de uno y otro. El Baskonia fue un equipo despierto, consciente de sus responsabilidades y sabedor de que no podía permitirse sorpresas en su propio feudo ante un oponente inferior. Por su parte, del Joventut pasó de largo. Si había urgencias clasificatorias, no se vieron reflejadas en su juego. Los azulgranas activaron el motor de la intensidad en el momento adecuado para cortar las alas de un Joventut poco dispuesto a volar para dejar resuelto el duelo en el segundo cuarto. A partir de ahí, control y dominio, pero sin saña excesiva. Minutos para todos, incluido Tadas Sedekerskis, y dosificación de esfuerzo en las filas de un plantel vitoriano que sabe que encontrará duelos mucho más comprometidos en lo que le resta de fase regular.

Sin daños aparantes

El objetivo primordial es lograr la mejor clasificación entre los cuatro primeros para ganarse una buena posición en el arranque de los ‘play off’ y la hoja de ruta no se vio trastocada por el Joventut. De momento, el tercer escalón sigue en manos de los vitorianos en una cima donde las distancias siguen siendo milimétricas.

Si quedan daños anímicos tras la eliminación de la Euroliga, quizás se pueda comprobar el encuentros más cerrados. Al menos, la presencia de ánimo del Baskonia permaneció ayer intacta ante el Joventut, al que le generó un destrozo inapelable. La realidad de la ACB volvió a imponerse al constatar cómo duelos antaño clásicos entre baskonistas y verdinegros ya no resisten el paso del tiempo. Tras las emociones europeas, las mañanas domésticas apenas saben a obligación impuesta por el calendario. Sin pasión ante las abismales diferencias y con un baloncesto que tiene que ver más con un entrenamiento intensivo que con la competición seria.

El atropello baloncestístico tuvo su lógica. La mera inercia después de tres batallas sin cuartel ante el CSKA convirtió al Baskonia en un ejecutor implacable que hizo saltar por los aires la candidez del Joventut. Lo que ante los rusos era una constante contienda entre trincheras se convirtió en ‘guerra relámpago’ frente a los verdinegros al aplicarse con un nivel de intensidad similar. La escuadra azulgrana arrancó un tanto fría, como si la tristeza de la eliminación continental aún hiciera supurar la herida. La actividad interior de Jerome Jordan otorgó una primera ventaja a los catalanes (4-10, minuto 5). Fue el momento en el que los vitorianos optaron por sacudirse cualquier síntoma de depresión para cercenar de cuajo las esperanzas de la ‘Penya’.

Una acción de 3+1 a cargo de Larkin inició la devastación. La defensa azulgrana se activó y el dinamismo impregnó un juego de ataque que desarboló al Joventut. Un parcial de 13-0 otorgó el control total al cierre del primer cuarto (17-10). El triple con el que Ventura abrió la segunda entrega fue un leve ‘pero’ al vendaval desatado por el Baskonia. Actividad defensiva continua para cortar el abastacimiento verdinegro en zonas vitales, carreras vertiginosas a cancha abierta y una capacidad sin freno para generar continuos desajustes en el rival. Blazic sacaba su esencia como contundente finalizador en transición y el conjunto azulgrana rompía el partido sin solución con un segundo cuarto atronador, saldado con un parcial irrebatible de 26-13 (43-25 al descanso).

La matinal quedaba encauzada sin complicaciones una ver constatada la tiranía del Baskonia ante un visitante pesaroso. Del Joventut apenas quedaban las cenizas y una sensación de incomodidad e impotencia absolutas, azuzadas con nuevo arranque a plena potencia de los vitorianos en el inicio del tercer capítulo y un parcial de 11-2 con Ilimane Diop como referencia que ampliaba las distancias aún más (54-27, minuto 25). Quedaba un cuarto de hora de juego de disfrute sosegado y cambios en los protagonistas habituales mientras el Joventut caía sin red hasta el nivel de una dolorosa caricatura. Un paso firme para comenzar a dejar atrás los pesares continentales y retomar la carrera hacia el último título en juego de la temporada.

Directo

FINAL EN VITORIA: BASKONIA 81-JOVENTUT 45. Victoria muy cómoda de los de Sito Alonso, que han dejado en solo 45 puntos a la Penya.

Final: 81-45.

Canasta de Rafa Luz. 81-45.

Canasta de Bogdanovic. 79-45.

20 segundos para el final del partido. 79-43.

Canasta de Rafa Luz. 79-43.

44 segundos para el final del partido. 77-43.

Triunfo cómodo de los de Sito Alonso.

El Baskonia va a lograr su 20ª victoria.

Gran defensa del Baskonia ante un Joventut sin opciones.

77-42 para el Baskonia a 01.08 para el final del partido.

01.52 para el final del partido. 75-41.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate