El Correo
Baskonia

baskonia

Rafa Luz, seis meses de baja por una rotura de ligamentos en la rodilla

Rafa Luz conduce el balón en el choque ante el Iberostar.
Rafa Luz conduce el balón en el choque ante el Iberostar. / Álex Rosa
  • Se suma a Budinger en la nómina de ausentes para los ‘play off’ y abre una encrucijada a la hora de reapuntalar la línea exterior azulgrana

Los problemas físicos emergen en el tramo final de temporada para amenazar al Baskonia en el asalto al título de la Liga ACB. Hace pocos días cayó Chase Budinger y, desde este viernes, le acompaña Rafa Luz, que deberá permanecer de baja durante un período aproximado de seis meses después de sufrir la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Se trata de un período que, de cumplirse, no solo le borra de la lista de jugadores disponibles para unos ‘play off’ que se encuentran a la vuelta de la esquina. Con contrato vigente hasta junio de 2018, también condiciona su puesta a punto y su presencia en el arranque de la próxima campaña.

De cara al futuro más inmediato, la baja de Rafa Luz obliga al Baskonia a recuperar el patrón clásico de dos bases, con Shane Larkin como indiscutible primer espada y Nicolás Laprovittola ejerciendo ahora de escudero en solitario. Desde la llegada del argentino, Sito Alonso había optado como relevo del estadounidense al timón por dos jugadores de rango menor, con mayor o menor protagonismo dependiendo de las circunstancias de cada partido y del estado de confianza de cada uno en cada momento de la temporada. Ahora, el mando vuelve a ser cosa de dos, con la necesidad de una mayor efectividad después de que haya caído la tercera opción de urgencia.

Desde el inicio de curso, Rafa Luz había sido capaz de demostrar un constante espíritu de superación y un férreo compromiso grupal, con algunas actuaciones estelares en las que ejercía de reactivador del juego saliendo desde el banquillo y otras mucho más discretas. En cualquier caso, había hecho valer su juego, de producción variable pero siempre entregado, incluso tras la sonora llegada de Prigioni o la incorporación de Laprovittola, un competidor por el puesto también inconstante.

Referente emocional

La lesión de Rafa Luz supone un impacto emocional importante al tratarse de un hombre que siempre impregnaba el vestuario de un espíritu positivo. En lo que atañe al baloncesto, su baja se suma a la de Chase Budinger para dificultar un poco más las opciones de reapuntalar la línea exterior que maneja el club vitoriano. Sin Budinger, Sito Alonso había apostado por perfilar un nuevo reparto de papeles en el perímetro, con minutos en los que el quinteto en cancha se dibujaba con dos bases y Larkin reconvertido al puesto de ‘dos’. El recurso se queda ahora un tanto cojo sin Luz y también pone al Baskonia en una encrucijada a la hora de reforzarse de cara a los ‘play off’. Al ser cupo de formación, el club azulgrana debe mantener su inscripción a no ser que encuentre un jugador con la misma licencia, algo sumamente complicado. En principio, el club azulgrana mantiene el plan abierto tras la baja de Budinger de contratar un jugador exterior. Sin embargo, la lesión de Rafa Luz puede hacer variar el perfil deseado.

En un principio, se buscaba un repuesto que, en lo posible, reprodujera las virtudes del alero californiano, marcadas por el poderío físico en el rebote y el sentido colectivo del juego. Sin el base brasileño, el abanico se abre y se anda a la caza de polivalencia para poder ocupar más de un puesto en la línea exterior. Otra cuestión es que lo disponible en el mercado pueda hacer variar planes o apuntar el radar hacia un puntal interior.

Antes de que el carioca sufriera el percance en el entrenamiento matinal, Sito Alonso apuntaba a una posible incorporación «de impacto grande a nivel deportivo y que no cambie excesivamente los roles del equipo». En su comparecencia ante los medios de comunicación, dejó caer que varios de sus jugadores atravesaban problemas físicos que podrían impedirles disputar el duelo ante el Fuenlabrada. Cabe recordar que Rodrigue Beaubois, otro posible recurso socorrido como base, jugó con molestias el derbi frente al Bilbao Basket y que Tornike Shengelia también sufrió una torcedura de tobillo. «Somos conscientes de que cualquier problema que se pueda generar en la plantilla ahora sería gravísimo», recalcó Sito Alonso antes del entrenamiento en el que cayó Rafa Luz. La funesta hipótesis, convertida en realidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate