El Correo
Baskonia

baskonia

El futuro de Sito, primer capítulo a resolver

Sito tocaba teclas que no funcionaban en una rotación ayer errática.
Sito tocaba teclas que no funcionaban en una rotación ayer errática. / EFE
  • El Baskonia sella con decepción su séptima temporada seguida sin pisar la final y encara ya otra obligada reconstrucción

Sello decepcionante a una temporada ilusionante por momentos. Un curso en el que el Baskonia ha vuelto a competir cara a cara con los mejores equipos de Europa y, aunque con una trayectoria irregular, había recuperado jerarquía en la ACB con el segundo puesto en la fase regular, que le dio hasta la hipotética final un factor cancha que perdió contra el Valencia a las primeras de cambio. Un balance global de 45 victorias y 30 derrotas en 75 partidos oficiales. Y una sensación amarga para despedir otro ejercicio sin alcanzar la final doméstica, que el Baskonia no toca desde 2010, cuando San Emeterio, que ayer volvió a ser el mejor del rival, rubricó el último título del club vitoriano con aquel inolvidable ‘2+1’ ante el Barcelona.

Objetivo continental cumplido. No así en la Liga ACB, cerrada con decepción. La realidad es que el Baskonia no ha dado la talla en los duelos domésticos directos: solo dos victorias en sus diez visitas a canchas de ‘play off’ -Andorra y Tenerife-, con derrotas en Madrid, Valencia (tres veces), Unicaja, Barcelona y Gran Canaria (dos). Un bajón a domicilio que ha lastrado sus opciones, sobre todo en esta serie dominada por el conjunto ‘taronja’.

Es hora de gestionar la frustración y lidiar con la decepción. Toca mirar al futuro, afrontar otra reconstrucción. Empezando por el banquillo, con la figura de Sito Alonso en entredicho. El técnico tiene garantizado un año más de contrato por haber cumplido los objetivos mínimos marcados -cuartos de Euroliga y semifinales de ACB-, pero ese vínculo no asegura nada en un club como el Baskonia, que ahora tiene que estudiar las necesidades del nuevo proyecto para diseñar una plantilla que, a priori, sufrirá bajas importantes como las de Hanga, Shengelia o Larkin.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate