Pablo, demostración de conocimiento

La estrategia de Pablo fue plantear una guerra abierta desde una defensa agresiva y mantenida sin baches durante los 80 minutos que ha necesitado para alcanzar el título

Pablo Laso celebra la victoria del equipo./
Pablo Laso celebra la victoria del equipo.
PEPE LASO

Terminó la Euroliga con un gran éxito del baloncesto español. El Real Madrid jugó dos partidos durante el fin de semana que rayaron la perfección. Los blancos llegaron a Belgrado con la lección bien aprendida. Doce jugadores dispuestos a rendir el máximo esfuerzo físico sin ninguna laguna de concentración.

La estrategia de Pablo fue plantear una guerra abierta desde una defensa agresiva y mantenida sin baches durante los 80 minutos que ha necesitado para alcanzar el título. Ver tres o cuatro acciones de nuestro conocido Fabien Causeur con el cuchillo entre los dientes o a Rudy Fernández renacer de la mano de ese baloncesto loco y descontrolado lo corroboran. En definitiva, dos victorias basadas en la humildad.

El baloncesto evoluciona hacia un juego muy coral. Hasta doce jugadores blancos saltaron a la pista tanto en la semifinal como en la final. Solo la estrella Luka Doncic pisó el campo 30 minutos en el primero de los dos encuentros. En la final del domingo, ninguno.

Zeljko Obradovic no fue en ningún momento dominador del tiempo del partido. Él, que es maestro del ritmo, no encontró la fórmula para jugar con su fórmula: el dominio del juego cinco contra cinco, siempre basado en el talento de Kostas Sloukas. El base que ha dominado a lo largo de la temporada a casi todos sus oponentes.

El griego soportó brutales defensas de sergio Llull, Fabien Causeur y Facundo Campazzo. Este, ya en la semifinal, jugó unos seis primeros minutos que descompusieron a Sergio Rodriguez, dejándole en cinco puntos y muy lejos de la brillantez mostrada a lo largo de la temporada regular al mando del CSKA.

Hay quien ha dicho que al Madrid le han favorecido las innumerables lesiones que ha sufrido durante la temporada y que, una vez recuperados los jugadores, han llegado muy enteros a la cita. No me parece justo.

Es cierto que los campeonatos que se juegan a un 'play off' final, pueden ser muy injustos. Quizás el mejor ejemplo sea la trayectoria que llevan en el fútbol el Madrid y el Barcelona. Unos sestean a lo largo del año y los otros juegan toda la temporada y caen al final.

No me atrevo juzgar. Ni siquiera sé si al Madrid le han favorecido los obligados descansos. Pero lo que sí sé es que Pablo ha ganado la Euroliga con una gran demostración de conocimiento del juego de hoy.

No puedo abstraerme viendo el espectáculo por televisión. De hacer conjeturas sobre la experiencia que se vivirá en Vitoria dentro de doce meses. Y no quiero pensar que nuestro Baskonia estuviera entre los cuatro privilegiados. Los sueños, sueños son.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos