Pablo Laso: «Éste era el año en el que nadie creía en nosotros, pero se equivocaron»

Pablo Laso mira el marcador durante el partido/El Correo
Pablo Laso mira el marcador durante el partido / El Correo

«El Baskonia ha estado increíble toda la temporada y mucha gente me dice que ésta ha sido la mejor final en muchísimo tiempo», subrayó el preparador madridista

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Pablo Laso suma y sigue. Ayer igualó a Xavi Pascual como entrenador con más entorchados ligueros (4). Ya solo le quedan por delante Pedro Ferrándiz (12), Lolo Sainz (10) y Aíto García Reneses (9). Coleccionista de títulos. En septiembre de 2011 llegó a un club erosionado y en siete años, superando la incomprensible crítica del entorno blanco, ha convertido al Real Madrid en el gran dominador del baloncesto español y le ha devuelto a la cúspide de la pirámide europea. En 29 competiciones oficiales ha disputado 21 finales y ha ganado 15: 4 Ligas, 5 Copas del Rey, 2 Copas de Europa, 3 Supercopas y 1 Intercontinental. El mejor timonel para manejar la pléyade de estrellas que forman la plantilla 'merengue' y levantar con ellas un bloque granítico difícil de superar.

«El año en el que nadie creía en nosotros», destacó el técnico vitoriano tras levantar el título. Recordó incluso aquellas palabras de Pedro Martínez que vaticinaban al Fenerbahce como campeón de Europa. «Se equivocó», precisó Laso, que, eso sí, alabó la labor del entrenador catalán en Vitoria. «Todo el respeto para su trabajo, el Baskonia ha estado increíble toda la temporada y mucha gente me dice que ésta ha sido la mejor final en muchísimo tiempo», subrayó el preparador madridista, «muy orgulloso de los chicos en una temporada increíble en la que nos ha pasado de todo».

«El baloncesto es mi vida»

«Feliz de que ahora la gente me valore como entrenador», precisó el vitoriano. No puede ser de otra manera, le avalan los números. Y su pasión. «El baloncesto es mi vida y estoy disfrutando mucho». Su «suerte», según él, es «estar en un equipo como el Real Madrid». Él, sencillamente, es «uno más en un grupo de gente que trabaja todos los días». Por eso, tras su decimoquinto título en el banquillo blanco, se acordó de todos ellos, desde el utillero hasta el jefe de prensa, pasando por cada uno de sus jugadores. «El MVP ha sido Rudy, pero ha podido ser cualquiera».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos