Baskonia

«No estamos jugando bien», asume Pablo Prigioni

Pablo Prigioni da instrucciones a sus jugadores./EFE
Pablo Prigioni da instrucciones a sus jugadores. / EFE

Consciente de que «hay mucho que mejorar», el entrenador argentino subraya que al equipo vitoriano le está costando encontrar el ritmo de juego

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

«No hay excusas». Ni la renovación del plantel ni las bajas. «Estábamos diez jugadores para competir, pero no estamos jugando un buen baloncesto», subrayó Pablo Prigioni al final del encuentro, consciente de que el Baskonia no ha ofrecido una buena imagen en los dos últimos encuentros, ni en Gran Canaria ni en Creta. «El juego del equipo ha sido malo, no sería justo hablar de jugadores individuales», precisó el argentino.

«Empezamos desconcentrados, fue un mal primer cuarto y no supimos aprovechar que ellos hicieran también un mal inicio. Ellos apretaron en el segundo cuarto y nosotros tuvimos un bache, nos costó encontrar nuestro ritmo. En la segunda parte estuvimos más intensos, pero nos está costando encontrar el ritmo que tuvimos en los primeros dos partidos de la Liga ACB. Nos hemos arrimado en el marcador, pero no ha sido suficiente, no hemos tenido paciencia para anotar en los momentos claves», reflexionó el entrenador azulgrana, consciente de que hay «mucho que mejorar».

Percance físico

La derrota, además, llegó acompañada de otra mala noticia, la lesión de Jayson Granger. «Tengo el abductor tocado, he sentido un pinchazo en la zona del recto anterior -muslo-, pero he seguido jugando, por bruto, y al final me dolía más. Esperemos que no sea mucho», explicó en los micrófonos de Radio Vitoria el base uruguayo, «triste por la derrota y por lo que me ha pasado». Este viernes será sometido a pruebas médicas que determinarán el alcance de la dolencia. Otro posible golpe para un plantel que ya tiene de baja por lesión a McRae, Garino y Beaubouis, aunque el club espera que el galo pueda jugar este fin de semana en Fuenlabrada.

Era la cara más triste de una expedición cabizbaja por la derrota. Por el fondo y por la forma, ya que el Baskonia nunca llegó a competir por la victoria en la cancha del Olympiacos. «Tenemos que cambiar algo y trabajar mucho, nos está costando afianzar nuestro juego. Debemos darle una vuelta de rosca y levantar un poco el ánimo, estamos como caídos», reconoció Carlos Delfino.

El conjunto vitoriano ha disputado cuatro partidos oficiales y solo ha ganado uno, en casa contra el Estudiantes, contando por derrotas sus tres desplazamientos -Barcelona, Gran Canaria y Olympiacos-. La próxima cita para los de Pablo Prigioni es el domingo en la pista del sorprendente Fuenlabrada, que cuenta por victorias las tres jornadas ligueras. El conjunto madrileño es uno de los cinco invictos de la Liga Endesa, junto a Real Madrid, Barcelona, Herbalife Gran Canaria y Valencia Basket. Otro examen de crecimiento para el Baskonia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos