Una chispa escasa de locura final

Sigue en directo el Panathinaikos - Baskonia de Euroliga./
Sigue en directo el Panathinaikos - Baskonia de Euroliga.

Un Baskonia inconstante inquieta a última hora y sin éxito con su segunda unidad a un Panathinaikos dominante en la batalla muscular

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Ciertos desenlaces suponen una quimera cuando se trata de un escenario tan hermético como el OAKA de Atenas. Que un visitante que se desangraba con una renta en contra de 18 puntos a falta de un minuto para el cierre del tercer cuarto pudiera salir victorioso entra en el catálogo de las epopeyas inverosímiles. El caso es que anduvo cerca el Baskonia de firmar la hazaña, por sus propios méritos y también por un buen puñado de despropósitos por parte del anfitrión. Cuando los partidos se juegan en el cieno de la pelea muscular y del golpe tras golpe, basta un chispazo de genialidad de unos y el descontrol de otros para que el choque tome un giro imprevisto. Así sucedió en la platea del coliseo ateniense. Una escuadra vitoriana repleta de secundarios entró en los dos minutos finales con un déficit en contra de 80-71 para después encarrilar un parcial de 0-8 que le colocó a las puertas de la gesta.

Un triple de Vildoza seguido de otro acierto desde más allá de 6,75 a cargo de Janning y un posterior ‘alley oop’ consumado por Diop abrieron el cielo a un Baskonia hasta entonces aplastado por el poderío muscular del Panathinaikos. Restaban 30 segundos y el marcador mostraba un 80-76 que devolvía la incertidumbre a un encuentro que parecía resuelto. Quiso ‘matar’ el partido Calathes con un triple que erró. Janning dobló la apuesta desde la misma distancia pero el aro ateniense se cerró. El rebote ofensivo se escapó de las manos de Diop, desbordado por un bosque de brazos rivales. La cabeza inestable de Pappas aún concedió una última posesión al Baskonia, pero no había prodigio posible para recortar cuatro puntos en cinco segundos.

80 Panathinaikos

Calathes (7), Denmon (-), Antetokounmpo (6), Gist (15) y Singleton (10) -cinco inicial-, Rivers (7), Pappas (12), Vougioukas (4), Lekavicius (4) y Gabriel (15).

76 Baskonia

Granger (-), Beaubois (15), Garino (5), Shengelia (15) y Voigtmann (11) -cinco inicial-, Poirier (2), Janning (12), Malmanis (-), Diop (2), Huertas (-), Timma (6) y Vildoza (8).

parciales.
21-22, 25-18, 21-13 y 13-23.
árbitros.
Robert Lottermoser (Alemania), Sreten Radovic (Croacia) y Amit Balak (Israel). Sin eliminados.
incidencias.
Partido correspondiente a la vigésima segunda jornada de la Euroliga disputado en el Olympic Sports Center (OAKA) de Atenas ante 8.500 espectadores.

El saque de banda de Garino no encontró destinatario amigo. El Panathinaikos encontraba sosiego con un triunfo a la ola de indignación generada tras la sanción de la Euroliga a su dueño, el volcánico Dimitris Giannakopoulos. Los vitorianos encajaban una derrota que entraba dentro de losplanes y que le hace ceder un cuerpo en la persecución clasificatoria en pos de un puesto en los ‘play off’. La carrera continúa y el equipo de Pedro Martínez tendrá otras oportunidades para encontrar una plataforma desde la que dar el salto hacia la zona noble. Eso sí, su margen de error sigue siendo escaso.

El Baskonia hincaba la rodilla en el OAKA con toda lógica y a pesar de su insuficiente chispazo de locura final. La presencia en cancha de la cara B azulgrana, con Garino, Vildoza, Malmanis y Diop, cerca estuvo de dar un susto a la escuadra helena. Un espejismo de esperanza que duró un suspiro. Fue una reacción tardía e incompleta a cargo de jugadores con un peso de responsabilidad menor, que quizás pisaban la cancha de juego ante la intermitencia mostrada por los primeros espadas.

El conjunto vitoriano terminó por rendirse en la recta final después de flaquear en la irrespirable atmósfera que impuso el Panathinaikos. Los griegos marcaron las reglas de la defensa de alto nivel de contacto, la dictadura del músculo y el imperio de lo atlético. El Baskonia se presentó dispuesto a la pelea en un primer cuarto notable dominado por un Johannes Voigtmann imperial bajo los aros, referente de un equipo dinámico a la hora de compartir el balón. El Baskonia fue dominante hasta bien avanzado el capítulo inicial (15-22, minuto 9) hasta que el Panathinaikos encontró al fin un francotirador que inyectara acierto a su querencia triplista.

Reacción griega

Gabriel fue el reactivador desde el arco, el mismo que colocó a su equipo por delante en el marcador tras anotar su cuarto triple (31-30, minuto 14). Para entonces, el cuadro vitoriano comenzaba a sentir el golpear constante de la defensa helena. Resistió hasta el decanso (46-40) para después desmoronarse en un tercer cuarto de ahogamiento absoluto. Mientras Vildoza aprendía lecciones a golpe de error, Calathes se convertía en el mejor socio para un James Gist capaz de vivir en las alturas del piso superior.

Un parcial de 13-4 nublaba la visión azulgrana (59-44, minuto 25). El Baskonia apenas podía controlar la hemorragia, con cada posesión de ataque convertido en un campo minado. Un triple de Chris Singleton marcaba la máxima ventaja ateniense (67-49, minuto 29). La rabia de Beaubois ayudó a levantar el ánimo azulgrana. El francés inició una lenta recuperación que retomaría la segunda unidad en el último cuarto hasta poner al Panathinaikos a los pies de una trampa que logró sortear a tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos