Baskonia

Patricio Garino listo para debutar en el derbi con el Gipuzkoa Basket

El alero tomará la plaza de su compatriota Carlos Delfino en el ‘roster’ del derbi ante el Gipuzkoa Basket. /Igor Aizpuru
El alero tomará la plaza de su compatriota Carlos Delfino en el ‘roster’ del derbi ante el Gipuzkoa Basket. / Igor Aizpuru

El argentino reconoce su ansiedad «por estar en la cancha» tras superar una convalecencia «más larga de lo esperado»

OLATZ ALONSO

El Baskonia regresará mañana a su feudo del Buesa Arena en busca de una victoria que se le ha resistido en las últimas cuatro jornadas, pese a experimentar una ligera mejoría en la cancha del Maccabi, insuficiente para lograr la primera muesca en la competición europea. Además del calor del pabellón de Zurbano, Pablo Prigioni recuperará al argentino Patricio Garino para el derbi ante el Gipuzkoa Basket. Una nueva pieza para el perímetro azulgrana y, lo más acuciante, la defensa.

El club anunció el miércoles que el regreso del ‘Pato’ Garino estaba próximo y que el alero se entrenaba con el conjunto de LEB Plata mientras sus compañeros competían en Israel. Tras el partido ante el Maccabi, Prigioni dejó entrever que podría retornar al equipo mañana. Al final así será y su reincorporación supone la baja de Carlos Delfino, «refuerzo temporal» mientras su compatriota se recuperaba de su rotura muscular.

El de Buenos Aires se ha perdido el primer mes de competición al reagudizarse una lesión sufrida a principios de agosto durante la concentración de la selección argentina antes del Trofeo de las Américas. Una convalecencia «más larga de lo esperado, pero necesaria», consideró el jugador, «para estar saludable la mayor cantidad de tiempo posible» y afrontar una «temporada larga» a la que el argentino se reengancha «muy ansioso». «Tengo muchas ganas de estar en la cancha con los compañeros. Se hizo muy difícil, personalmente odio estar fuera de los entrenamientos y partidos, más con un grupo de gente tan lindo. No poder ayudarles me pegó fuerte, ahora tengo muchas ansias», declaró.

La mejoría definitiva de Garino llega en un momento de extrema necesidad para el conjunto azulgrana. Cuatro derrotas consecutivas, dos en Euroliga y otras tantas en la Liga Endesa, pesan en una escuadra que aún no ha encontrado un juego estable, pero que en Tel Aviv dio muestras de vitalidad. «Espero traer esa bocana de aire fresco que el equipo pueda usar», comentó.

El alero se define como un hombre «defensivo» y «con garra». «Cliché de jugador argentino» por su espíritu batallador. «Los huevos argentinos». Cualidades que el grupo que comanda Prigioni necesita recuperar cuanto antes para alcanzar un nivel óptimo de competitividad. El exterior achaca la mala racha a una combinación de diferentes factores que «no usamos como excusa». «Lesiones, calendario, viajes, la cantidad de días que hemos entrenado como equipo ha sido muy pequeña. El grupo necesita ese rodaje», consideró. «Tenemos un nivel de talento increíble dentro de la cancha y se nota que quedan tuerquitas por ajustar. Una vez que estemos completos no creo que nadie nos pueda parar», aseguró optimista.

Su recuperación sirve para reforzar una posición de alero en la que hasta el momento el técnico azulgrana solo contaba con Jannis Timma como ‘tres’ puro. El letón, destinado en un principio a ser titular y a contar con Garino como relevo, está teniendo problemas para asentarse en los esquemas de juego azulgranas. Con un destacado papel en el Eurobasket con su selección, Timma ha estado desaparecido en los últimos compromisos que ha afrontado el conjunto vitoriano.

Recuperación de efectivos

La enfermería del Baskonia, que comenzó abarrotada la temporada, se va vaciando a medida que avanzan las jornadas. La competición doméstica comenzó con cuatro efectivos en el dique seco. Shengelia, McRae, Beaubois y Garino se perdieron el estreno liguero ante el FC Barcelona. El georgiano y el francés se reincorporaron para el siguiente duelo contra el Estudiantes, pero la rodilla no dio tregua al escolta galo, que no pudo viajar a Creta y en Fuenlabrada quedó relegado al banquillo. Pero ante el Maccabi no sólo volvió al parqué, sino que junto a Vildoza protagonizó el intento de remontada que, finalmente, se quedó sin premio.

Ahora el único jugador que falta por incorporar al equipo es Jordan McRae. El estadounidense se ha perdido todos los duelos de la temporada por una subluxación del hombro izquierdo cuya recuperación se estima que llegue a mediados de noviembre.

Fotos

Vídeos