Peligro, equipo herido anda suelto

Diop en el partido contra el Valencia. /El correo
Diop en el partido contra el Valencia. / El correo

El Iberostar busca restaurar en el Buesa Arena su imagen de aspiante a 'play off' tras perder una renta de 21 puntos el último partido ante el Gipuzkoa

SERGIO EGUÍA

Un equipo herido visita hoy el Buesa Arena. El Iberostar Tenerife, un conjunto con una plantilla de gama alta y entrenador con duende, visita al Kirolbet Baskonia, horas antes de que los azulgranas pongan rumbo a Estambul. El Fenerbahce espera en el horizonte, sí, pero la mente y el cuerpo de los de Pedro Martínez deberán completar una importante tarea antes de buscar los pasaportes. La derrota en Valencia no deja margen de error si desean mantener la segunda plaza en la clasificación.

Los canarios han perdido los dos últimos encuentros, lo que les hizo caer hasta la décima posición, a un triunfo de las plazas que dan acceso al 'play off'. El pasado fin de semana contra el Unicaja -donde se lesionó Ponitka, que hoy debería reaparecer- y, el miércoles, contra Gipuzkoa Basket. Este encuentro, en La Laguna, lo ganaban por 21 tantos al descanso, pero se les escapó tras encajar 57 puntos en la reanudación. «Fue como si les hubiera entrado el miedo a perder. Fue extraño», reconoció Porfi Fisac, entrenador del GCB.

Algo parecido declaró ayer Fotis Katsikaris, que incidió en que «la rabia y el enfado» de sus jugadores debe ser un aliciente para dar la sorpresa en Zurbano. «Mi deseo es que los jugadores se enfaden con todo el mundo, conmigo el primero. En muchas ocasiones la rabia de los jugadores es beneficiosa. El equipo está dolido por la última derrota, pero eso nos tiene que dar más fuerza». En cualquier caso, se pone la venda antes de la herida. «El Baskonia es un equipo de 'play station'; uno de los que más en forma está. Su juego es perfecto y equilibrado aúna fuerza y talento y corre muy bien las líneas».

Demasiadas bajas

Los tinerfeños llegan con ánimo de revancha, pero muy tocados. No solo en lo mental, sino en lo físico. Si finalmente Ponitka puede salir a cancha -solo lo han activado por la lesión de Allen-, será interesante el duelo que protagonice con Janis Timma. Este verano fueron dos nombres para un único destino y eso siempre anima a demostrar que nadie se equivocó al elegir. El polaco acumula números de estrella este curso con el uniforme amarillo. Promedia 19,3 de valoración. El tercero mejor tras Shengelia y Norel. Su anotación de 14,1 es con porcentajes modestos, pero la facilidad para rebotear (6 de media) le catapulta.

También será entretenido ver cómo se desenvuelven los revulsivos de ambos equipos. Garino, que tiene que perder el respeto a tirar de tres aunque los porcentajes no sean buenos, y Vasileiadis. Un Fénix capaz de renacer jornada tras jornada e incluso dentro del mismo partido. Está muy tocado el griego y será duda hasta el último momento. El que se cae seguro es Granger, que necesita reposar más su tobillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos