Baloncesto

Pesic: «Nos ha faltado agresividad en ataque y no hemos encontrado nuestro juego»

Svetislav Pesic, entrenador del Barcelona, durante el encuentro del lunes. /R. Gutiérrez
Svetislav Pesic, entrenador del Barcelona, durante el encuentro del lunes. / R. Gutiérrez

El técnico blaugrana indicó que «con una defensa como la del Baskonia es muy difícil controlar el ritmo del juego»

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Svetislav Pesic trató de pasar página cuanto antes tras la contundente derrota que sufrió ante el Baskonia en el primer partido de la semifinal. El técnico serbio lamentó que sus hombres nunca pudieran sobreponerse a la enérgica y determinante defensa vitoriana, el primer cimiento hacia un triunfo incontestable para encarrilar la clasificación para la final. El veterano entrenador, que reactivó al Barcelona a su llegada con la temporada lanzada, no trató de poner excusas y felicitó al cuadro local, aunque lo fiará casi todo a invertir el factor cancha en el duelo de mañana.

«Con esta defensa es muy difícil controlar el ritmo del juego», admitió Pesic, que apenas resaltó virtudes o aciertos por parte del conjunto blaugrana, al menos para comenzar a construir la esperanza en lograr la remontada. «Nos ha faltado agresividad en ataque y eso se ha reflejado en los malos porcentajes», explicó el entrenador de Novi Sad, quien advirtió de que la mejor noticia para su vestuario era la posibilidad de redimirse apenas 48 horas más tarde en el mismo escenario y ante el mismo adversario.

«No hemos llegado a encontrar nuestro juego. El Baskonia es un equipo fuerte, y más en su casa. Además, ha sido capaz de imprimir ese esfuerzo extra que se necesita en estos partidos», declaró el serbio, que no halló respuesta alguna al vendaval baskonista que se desató a partir del segundo cuarto. Ni un solo referente brilló en el conjunto catalán, hasta el punto de que Ante Tomic, una de las grandes bazas para dominar la serie, ni siquiera alcanzó los 16 minutos en juego.

Desierto blaugrana

Es más, el único hombre que rebasó la barrera de los diez puntos en el vestuario del Barcelona fue Petteri Koponen, con doce. El resto de integrantes de la plantilla blaugrana apenas pudo salvar su imagen gracias a su buena voluntad o tenacidad, insuficientes en un cruce tan abierto y con un hándicap tan abrumador como contar con solo un base puro (Heurtel) en un duelo de máxima altura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos