Baskonia

La posible continuidad de Larkin permite al Baskonia soñar con un ‘combo’ de lujo

Larkin fue el líder del Baskonia en la temporada 16-17. /Rafa Gutiérrez
Larkin fue el líder del Baskonia en la temporada 16-17. / Rafa Gutiérrez

El base norteamericano y el club parecen decididos a seguir unidos, una opción que no cierra las puertas a la contratación de Jayson Granger

IÑIGO MIÑÓN

Lo que parecía un bonito sueño es ahora una opción real. El Baskonia puede juntar a Shane Larkin y Jayson Granger en la posición de base, con el joven Luca Vildoza como escudero de una pareja de lujo en la dirección. Igualada la oferta del Barcelona por el norteamericano en el derecho de tanteo, el jugador está decidido a firmar el nuevo contrato con el club vitoriano, que cuenta con él para la próxima temporada. Una apuesta fuerte que no descarta la llegada del uruguayo. La idea de la directiva azulgrana es reunir a dos de los ‘unos’ más cotizados de Europa y aglutinar sus virtudes con minutos compartidos en la cancha, al estilo de lo que hacía el charrúa con Thomas Heurtel la temporada pasada en el Anadolu Efes.

La pieza clave del puzzle es Larkin. Tentado y seducido por el Barcelona después de rechazar una primera oferta baskonista, el de Cincinnati vuelve a la órbita vitoriana cuando Josean Querejeta iguala los emolumentos que le puso sobre la mesa la entidad blaugrana, más satisfactorios aún en Vitoria por los beneficios de la fiscalidad vasca. En principio, parecía un movimiento de negociación, con el fin de sacar tajada de la operación por la vía de un acuerdo con las oficinas del Palau. La opción del traspaso sería todavía viable tras la hipotética firma, pero el jugador ve con buenos ojos continuar en la capital alavesa y la entidad del Buesa Arena está decidida a realizar un esfuerzo por la que sería la piedra angular de un nuevo proyecto ilusionante.

Un esfuerzo económico alto -se habla de 5,5 millones de euros en dos años-, pero fiado a un valor seguro. Al que fue el líder indiscutible del Baskonia 2016-17 y uno de los mejore bases de la Euroliga. El noveno máximo anotador de la competición (13,06). Y el quinto mejor asistente (5,67). Un jugador de los que gana partidos que, a priori, debe consolidarse como estrella en su segundo año en Europa.

Hanga, un caso distinto

La gran apuesta del Baskonia. Que, en cualquier caso, no cierra las puertas a otro de los objetivos prioritarios del club en el mercado estival, Jayson Granger, que ha finalizado contrato con el Efes. Sus derechos en la ACB pertenecen al Unicaja, pero la directiva vitoriana plantea un ofrecimiento de peso que disuada a los malagueños de ejercer su opción de tanteo. La irrupción de Marcelinho Huertas en la agenda andaluza se antoja fundamental en los ritmos de contratación, pero el Baskonia está decidido a sumar a la excelencia de Larkin la fortaleza física de un base que la pasada temporada también firmó buenos números en la Euroliga (9,7 puntos y 3,9 asistencias), en el anhelo de formar un ‘combo’ de alto nivel que dé versatilidad a Pablo Prigioni en las posiciones de ‘base-escolta’.

Puntales en un juego exterior que, a la espera de la resolución del ‘caso Hanga’, cuenta además con Luca Vildoza, Beaubois, Janis Timma y Sedekerskis. El caso del alero húngaro es diferente al de Larkin. Una vez igualada la oferta del Barcelona nunca se puede descartar su continuidad en el Baskonia, pero la prioridad del club es el base norteamericano y está permanentemente abierta la posibilidad de negociar una compensación económica.

Además, Mateusz Ponitka, cuyo nombre se vinculó al Baskonia, jugará en el Tenerife, a falta de la confirmación oficial. El alero polaco tendrá como compañero en la escuadra canaria a Nenad Markovic, con quien ya coincidió en el Pinar Karsiyaka.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos