Prevalece la fuerza física

Llegados a estas alturas, el baloncesto de Euroliga se convierte en un juego en el que prevalece la fuerza física. Los minutos transcurren sin descanso y gana el equipo que llega con más energía

Prevalece la fuerza física
Efe
PEPE LASO

Inmersos en la carrera hacia la anhelada Final Four de Belgrado, el Baskonia y el Real Madrid han disputado ya dos de los cinco partidos a los que está marcada la eliminatoria. Lo primero que se me ocurre decir es que sería mas justo que la ventaja de campo no fuera tan determinante y que algunos equipos no tuvieran el beneficio añadido de jugar los dos primeros partidos en cancha propia.

El Baskonia no lo ha hecho nada mal. Ha peleado, sobre todo en el segundo encuentro del 'play off', hasta contar con posibilidades en los minutos finales.

Llegados a estas alturas, el baloncesto de Euroliga se convierte en un juego en el que prevalece la fuerza física. Los minutos transcurren sin descanso y gana el equipo que llega con más energía. Hasta el momento, los azulgrana están pagando cara la falta de Jayson Granger. No por que pudiera ser el salvador, sino por tener un jugador más en la rotación.

Quiero creer que los nuestros no se van a ir a casa con un rosco. Que ganarán hoy el primer partido en el Buesa Arena y luego, a soñar. Vencer en tres encuentros seguidos al Fenerbahce es una meta harto difícil.

Por su parte, el Real Madrid se vio vapuleado en el primer asalto en Atenas. El Panathinaikos salió a morder. En los primeros cinco minutos puso 20 puntos de diferencia. En frío. A partir de ahí, el madrileño fue un equipo muerto ante una máquina de dar mandobles. No supo encajar y perdió por 30 puntos.

El correctivo fue tal que parecía que la eliminatoria quedaba marcada sin remisión. Pero los blancos tienen mucho coraje, mucha calidad y las urgencias de un equipo formado para ser siempre favorito. En el segundo acto, la media docena de afroamericanos fuertes y crecidos que componen la escuadra ateniense, capitaneados por nuestro conocido Mike James, planteó otro partido igual. Aunque no se encontraron al mismo Madrid. Se sorprendieron Nick Calathes y compañía y entregaron un choque que pone el uno uno y que convierte a los españoles en favoritos.

Conclusiones visto lo visto. Definitivamente el criterio arbitral es el 'sigan- sigan'. Los entrenadores se atrincheran en un baloncesto de poca exposición a los errores y castigan sin piedad los defensivos. Y consideran tal el hecho de que un contrario tire libre a siete metros del aro. Así que obligan a un pívot, por grande que sea, a tener que defender a un exterior y correr detrás de él. Para entender este planteamiento, sigan con su mirada la trayectoria y la virulencia con la que se emplean Vincent Poirier y Tornike Shengelia.

Por último, hay que destacar en esta fase que son superiores los equipos que saben jugar bien sus bazas en el dos contra dos. Los turcos están esta tarde en Vitoria. Disfruten con el talento del escolta griego Kostas Sloukas cuando lo ejecuta con el bravo checo Jan Vesely.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos