Prigioni dice que las dos técnicas fueron premeditadas

Prigioni comiéndose al árbitro, ayer en Fuenlabrada. /Roberto Padilla
Prigioni comiéndose al árbitro, ayer en Fuenlabrada. / Roberto Padilla

«Intente buscar la manera de que el equipo despertara», asume el entrenador baskonista

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

«Faltando 2:09 del 3º cuarto, el entrenador del equipo B, BASKONIA, Mr. Prigioni, P. fue descalificado por acumulación de dos faltas técnicas tipo "C". Tras serle sancionada la segunda, continuó protestando a los árbitros dentro de la pista, encarándose con ellos a la vez que les gritaba de manera reiterada: 'OS HABEIS CAGADO', mientras abandonaba la pista. Se adjunta licencia». Hasta aquí lo que refleja el acta arbitral. Eso es lo que oficialmente ocurrió.

Este lunes, Pablo Prigioni ha dado su versión en rueda de prensa. Se acabó el especular sobre lo sucedido y que todo el mundo pudo vero por televisión.

«No buscaba una técnica, sino dos». Pablo Prigioni ha dejado claras sus intenciones respecto a su eliminación en los minutos finales del tercer cuarto del choque ante el Fuenlabrada. El técnico baskonista ha confirmado lo premeditado de su acción, una estrategia para hacer reaccionar a sus jugadores. «Llegué a un punto en el que estaba bastante frustrado con lo que estábamos haciendo en la pista y me pareció que tenía que hacer algo», señala el argentino. Con un 58-43 en contra, Prigioni recriminó de forma virulenta al colegiado Óscar Perea que no pitara una supuesta falta de O’Leary sobre Poirier debajo del aro fuenlabreno. La primera técnica cayó de manera fulminante, pero el preparador de Río Tercero insistió en su diatriba hasta forzar la segunda técnica, que le mandaba a los vestuarios. «No me gusta ver que el equipo no juega y remolque y no lucha. Por momentos, no lo hicimos en el partido contra el Fuenlabrada. Quizás eso fue demasiado para mi paciencia y de ahí mi reacción. Intente buscar la manera de que el equipo despertara», justificó.

La expulsión dio paso a los minutos más sólidos del conjunto azulgrana en la cancha fuenlabreña, una mejora insuficiente para cambiar el sino del encuentro. Prigioni reconoce que el Baskonia es ahora un equipo tocado en lo anímico. «Estamos jodidos todos. Los jugadores también lo están. No es una cuestión de que no tienen actitud . Los jugadores están tocados por un inicio duro. Las expectativas eran mucho mejores. Los estamos sufriendo y espero que ese sufrimiento y esa bronca la utilicemos para ir hacia arriba y convertirnos en un equipo serio y sólido».

El Baskonia parte mañana hacia Israel para afrontar el jueves una dura reválida en la cancha del Maccabi. De cara a este encuentro, hay muchas opciones de que Rodrigue Beaubois permanezca de baja, de nuevo aquejado de unos problemas de rodilla que no terminan de resolverse. «No somos optimistas con ‘Rodri’ a corto plazo. Él lo intenta pero no se termina de dar con la tecla. Lo está pasando mal porque quiere y no puede», reveló Prigioni. Ante los hebreos, Garino y McRae permanecerán de baja.

Fotos

Vídeos