Baskonia

La rutina de la reconstrucción

Vincent Poirier es uno de los cuatro fichajes baskonistas.
Vincent Poirier es uno de los cuatro fichajes baskonistas. / Jesús Andrade

El Baskonia volverá a reinventarse con siete fichajes, los mismos que el pasado curso, en la tarea habitual de cada verano

IÑIGO MIÑÓN

Obligado a reinventarse. La rutina de cada verano. Esta vez incluso más. Siete bajas respecto al equipo que finalizó la temporada: Rafa Luz, Laprovittola, Shane Larkin, Jaka Blazic, Chase Budinger, Kim Tillie y la presumible salida de Adam Hanga al Barcelona, que se suman a la marcha anterior de Andrea Bargnani. Un equipo nuevo, con la peculiaridad de perder a los tres bases. De momento, el Baskonia ha incorporado a cuatro jugadores: Luca Vildoza, Marcelinho Huertas, Janis Timma y Vincent Poirier. Y faltan tres fichajes: un base, un ala-pívot y la pieza exterior que reemplace al capitán que negocia su adiós inminente.

Hasta siete refuerzos necesarios para completar una reestructuración similar a la del año pasado, cuando llegaron Larkin, Luz, Laprovittola, Beaubois, Budinger, Bargnani y Voigtmann. Es casi costumbre en un equipo que ha utilizado ochenta jugadores en la Liga ACB en las últimas siete temporadas, desde que fue campeón en 2010. Fichajes, proyectos y retoques. Con un promedio de cinco incorporaciones estivales para arrancar el campeonato. Medio conjunto. Con el lógico hándicap de la discontinuidad. Hace dos cursos fue la vez que menos se tocó la plantilla de las últimas seis, cuatro incorporaciones –Bourousis, Planinic, Blazic y Corbacho–, y el Baskonia firmó una excelente trayectoria, alcanzando la Final Four.

Hasta 24 jugadores

Hace tres, por ejemplo, el conjunto vitoriano se caracterizó por su irregularidad en una temporada con 24 jugadores. La de los experimentos fallidos de Vujacic y Lamar Odom, del "casting" de norteamericanos –Ryan Gomes, Orlando Jhonson, Dj White, Doron Perkins– o la destitución de Marco Crespi. Una nefasta campaña que amenazó con hacer añicos el ecosistema baskonista de la reinvención constante. Pero el club vitoriano lo volvió a hacer, apoyado fundamentalmente en uno de los grandes aciertos de los últimos años, el fichaje de Ioannis Bourousis, faro azulgrana durante toda la temporada 2015-16.

El verano pasado se fue el pívot griego. También Mike James y Darius Adams, los dos "hornos" que calentaban el juego. Pero llegaron Shane Larkin, el intermitente Beaubois y el sorprendente Voigtmann, que trazó una línea descendente que se cruzó con la evolución de Chase Budinger. El alero norteamericano creció hasta convertirse en una pieza importante para Sito Alonso antes de su lesión y el club, al contrario que hizo con otros como Laprovittola o Rafa Luz, no anunció su despedida pese a que terminaba contrato. Una circunstancia ambigua que invita a la especulación, pero el entorno del alero asegura que el Baskonia no ha tenido ningún contacto con él desde que finalizó la temporada.

Apuesta por el hambre

También llegó Andrea Bargnani, el gran fiasco de los últimos años. El antagonista de Bourousis. De número 1 del "draft" a eterno lesionado en el Buesa Arena, hasta que rescindió su contrato en abril tras disputar menos de la mitad de los partidos oficiales (31 de 63). Este verano regresa de la NBA Marcelinho Huertas, aunque el base brasileño solo ha permanecido dos temporadas en Estados Unidos y tiene experiencia de sobra en la Liga Endesa. Es el contraste a los otros tres refuerzos que ha hecho el club vitoriano hasta la fecha, Vildoza (22 años), Timma (25) y Poirier (cumple 24 en octubre), que afrontan su estreno en la Euroliga. Apuesta por la ambición y las ganas de seguir creciendo.

Faltarían otros tres para llegar a la idea inicial de una plantilla de doce baloncestistas, con tres bases, cuatro jugadores exteriores y cinco interiores. "Podría ser alguno más, pero hay que esperar cómo evoluciona todo, estamos en pleno mercado y evaluación del equipo, ver cómo se define todo, jugadores con proyección que podamos introducir...", explicó el director deportivo baskonista, Félix Fernández, que también apuntó la posible "ayuda" del filial de Liga LEB Plata.

Nodriza en Plata

Es la novedad de la enésima reconstrucción del Baskonia, que tendrá por primera vez un filial en LEB Plata. Como anunciaba el propio club de Zurbano a través de un comunicado, "de esta manera, las jóvenes promesas que integran la cantera azulgrana podrán acumular experiencia en una liga profesional y adquirir los conocimientos necesarios para convertirse en futuros jugadores de elite".

Los datos

2017-18.
Van cuatro fichajes: Luca Vildoza, Marcelinho Huertas, Janis Timma y Vincent Poirier. Faltarían tres.
2016-17.
Siete adquisiciones: Larkin, Luz, Laprovittola, Beaubois, Budinger, Bargnani y Voigtmann (Akognon y Cooney fueron temporeros y la llegada de Prigioni fue anecdótica).
2015-16.
Cuatro nuevos para el inicio de la Liga: Blazic, Bourousis, Planinic y Corbacho (Kangur llegó como relevo temporal).
2014-15.
Seis fichajes: Colton Iverson, Bertans, Doron Perkins, Kim Tillie y Shengelia y Ryan Gomes (contrato hasta diciembre).
2013-14.
Cinco: Lamont Hamilton, Mainoldi, Hanga, Walter Hodge y Kelati (Clark y Kaukenas, relevos temporales).
2012-13.
Cinco adquisiciones: Causeur, Nocioni, Rochestie, Tibor Pleiss y Cabezas (Hernández Sonseca era relevo temporal).
2011-12.
Cinco fichajes: Heurtel, Lampe, Reggie Williams, Prigioni, Milko Bjelica y Dorsey (Seraphin, en ‘lock out»’ en la NBA).
2010-11.
Tres nuevos: Nemanja Bjelica, Haislip y David Logan (Pietrus era relevo temporal).

Fotos

Vídeos