sentirse satisfechos

Diop y Granger celebran la victoria contra el Maccabi Tel Aviv./Igor Aizpuru
Diop y Granger celebran la victoria contra el Maccabi Tel Aviv. / Igor Aizpuru
Pepe Laso
PEPE LASO

Hacía tiempo que el Baskonia no mantenía una racha tan continuada de resultados favorables como la que ha llegado durante el pasado mes de marzo. Segundo clasificado en solitario en la Liga ACB, solo precedido por el intratable Real Madrid, lo que le permite mirar a los ‘play off’ finales que arrancarán en mayo desde la mejor posición. Siempre con ventaja de campo, hasta una hipotética final, si consigue mantener su actual plaza en los nueve partidos restantes de la competición regular. En cuanto a la Euroliga, teniendo ya la ronda del Top 8 garantizada tras la última victoria frente al Maccabi, no queda mas que sentirse satisfechos. Los vitorianos, además, son el único equipo que lleva una serie todavía abierta de seis victorias consecutivas en Europa. Si sienten como yo, que es más importante el camino que la meta, ésta, aun siendo importante, no podrá hacer olvidar una temporada en la que el equipo ha ofrecido ya días formidables. Quedamos ahora pendientes de un futuro que se presenta esperanzador.

Si se revisa al resto de los equipos y su trayectoria durante los últimos días, se observan ciertas curiosidades. Como tal se puede considerar la derrota del Barcelona en su campo ante el Estudiantes. Los madrileños les endosan cien puntos, con Landesberg, un americano de cotización media, anotando 48 puntos con 52 de valoración. Propio de tiempos lejanos en los que jugadores como Arlauckas o Luis Scola eran implacables. Lo eran porque las plantillas resultaban siempre más cortas. Hoy el Joventut, equipo situado en una de las posiciones de descenso, ha utilizado ya a 17 jugadores. La media de todos los equipos se va a 15 ó 16. Por otro lado, la exigencia física actual es tal que ningún jugador, salvo contadas excepciones, juega mas de 25 minutos por encuentro. Pues bien, Landesberg disputó 36 y se quedo tan pancho. Fracaso del Barcelona.

Me entretengo en repasar y comparar nuestra liga con la de otros países y encuentro alguna curiosidad más en el camino. La ACB es la competición europea que más porcentaje de extranjeros alinea: un 69% de los jugadores lo son, frente a un 56% que tiene en este momento la Lega italiana. Todavía es más grave que nuestros jugadores nacionales no pasan en cancha del 17% del tiempo total que se juega. Y lo que es peor aún, solo un 7% de ellos son menores de 21 años.

En definitiva, una gran liga de profesionales llegados de todos los baloncestos del mundo. Conclusión: a los nuestros les falta la destreza necesaria que se aprende en edades muy jóvenes. La gran contradicción es saber que con semejante pobreza general somos el segundo equipo del mundo en la clasificacion de la FIBA. Quizás seamos más dados a la generación espontánea que al concienzudo aprendizaje que se estila por otros países. Por eso aparecen los Nadal, Fernandez en el patinaje o el nuevo fenómeno del golf, el vizcaíno con raíces en Larrabea Rahm. Lo grave es que, de momento, no se asoman por ninguna parte los herederos de Gasol y compañía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos