Baskonia

Shengelia confía en un acuerdo que anule la huelga y permita disputar la Copa

Tornike Shengelia intenta cerrar el paso a Alberto Díaz durante el choque frente al Unicaja./Jesús Andrade
Tornike Shengelia intenta cerrar el paso a Alberto Díaz durante el choque frente al Unicaja. / Jesús Andrade

El capitán del Baskonia asegura que «los jugadores estamos dispuestos a permanecer juntos y hacer lo que sea necesario»

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

La huelga indefinida convocada por la Asociación de Baloncestistas Profesionales (ABP) a partir del próximo miércoles promete convertir las jornadas previas a la disputa de la Copa del Rey en campo de batalla laboral. El torneo que acoge Las Palmas de Gran Canaria arranca el jueves con la primera tanda de partidos de cuartos de final y, de momento, no hay visos de acuerdo alguno entre el sindicato de jugadores y la cúpula de la Asociación de Clubes (ACB). Mientras, los jugadores de las ocho plantillas que convergen en la cita insular toman posiciones con manifestaciones más o menos explícitas de apoyo al paro. Eso sí, hay un sentimiento unánime entre los profesionales; es necesario que las partes en conflicto retomen el diálogo para alcanzar un punto de sintonía que permita la disputa de la Copa del Rey con normalidad.

En estos términos se expresó Tornike Shengelia después de la victoria que logró anteayer el Baskonia ante el Unicaja en el Buesa Arena. Tras otra gran actuación individual, el capitán azulgrana reconoció que la convocatoria de huelga ha sido un tema de conversación en el vestuario y aseguró que «tengo mucha confianza en que las cosas se van a solucionar». Eso sí, el jugador georgiano dejó entrever un alineamiento en favor de las tesis de la ABP que bien podría aglutinar el sentimiento de la plantilla baskonista hacia el conflicto. «Los jugadores estamos dispuestos a permanecer juntos y hacer lo que sea necesario», remarcó.

Son palabras que salen de la boca de un Tornike Shengelia carismático como pocos dentro de la cancha y también dispuesto a defender los derechos de un colectivo dentro del cual se da en los últimos días un intercambio continuo de información y opiniones. Así lo confirmaba Marcelinho Huertas una vez concluido el choque ante la escuadra malagueña. «Hemos estado en contacto con muchos jugadores de otras plantillas. Lo que queremos es llegar a un acuerdo. Todos estamos juntos en ello. A ver si se resuelve para que podamos jugar la Copa», destacó el base brasileño.

Las negociaciones para la renovación del convenio colectivo entre el sindicato de jugadores y la ACB se rompieron el pasado lunes, sin posibilidad de que la mediación del Consejo Superior de Deportes lo impidiera. Desde entonces, la patronal ha insistido en la postura intransigente de la agrupación que preside Alfonso Reyes. La Asociación de Clubes alega que, tras haber accedido a todas las reivindicaciones de los jugadores respecto a las mejoras en puntos como el derecho de tanteo, el aumento del salario mínimo y la ampliación del fondo de garantía salarial, el sindicato se ha enrocado en un solo punto. Se trata del denominado fondo social, el dinero que abonan los clubes para financiar la organización de la ABP y que la Asociación quería reducir para después proponer una fórmula mixta que incluyera un porcentaje mínimo (1 %) de los derechos de televisión.

Es la gran razón para la ruptura, reconocida por la propia ABP, que ve el fondo social y su mantenimiento como una forma de «garantizar la supervivencia del sindicato que defiende los derechos de los jugadores». Hay una clara dimensión económica en semejante divorcio, aunque no es menos cierto que el sindicato también aprovecha el malestar en el seno del colectivo de jugadores respecto a su falta de voz en los diversos conflictos que incendian el baloncesto, desde la organización de calendarios hasta el problema de las ‘ventanas’ FIBA. Sin embargo, el conflicto inmediato apunta a la Copa del Rey como epicentro de la enésima pendencia.

«Distancias salvables»

El grado de adhesión a la huelga entre las ocho plantillas que disputarán la Copa supone un cálculo imposible en estos momentos, aunque hay protagonistas que dejan pistas, más o menos interesadas. Tras la victoria del Barcelona ante el Bilbao Basket, el blaugrana Pau Ribas recordó en el programa radiofónico ‘Basketaldia’ que «el derecho a huelga es individual, pero yo creo que la mayoría de equipos de la Copa están a favor». «Espero que se llegue a un acuerdo porque las distancias son salvables. Simplemente, demandamos lo que creemos que es justo», reivindicó el escolta culé.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos