Baskonia

Shengelia sufre un esguince de grado 2 en su tobillo izquierdo

Shengelia abandonó la cancha apoyado sobre los hombros de Alen Omic y Janis Timma sin poder apoyar el pie izquierdo / Igor Aizpuru

Los servicios médicos baskonistas indican que el jugador iniciará un tratamiento de rehabilitación, aunque no aportan datos acerca del plazo exacto de recuperación

CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Shengelia dio este domingo al baskonismo el susto de la jornada o de la semana. Tendido sobre el parqué del Buesa reclamaba la atención de los médicos con las manos sobre la cabeza. El amistoso de presentación ante la afición, con el Hapoel Jerusalén como invitado, giraba hacia la inquietud debido al percance del georgiano a dos minutos del cierre del segundo cuarto. Shengelia abandonó la cancha apoyado sobre los hombros de Alen Omic y Janis Timma sin poder apoyar el pie izquierdo.

Aunque en un primer vistazo, la caída invitaba a pensar en un problema grave de rodilla, poco después, tras las exploraciones iniciales, el primer diagnóstico fue el de esguince de tobillo izquierdo, confirmado este lunes tras las correspondientes exploraciones clínica. Las pruebas médicas pertinentes han determinado que el jugador sufre un esguince de grado dos en los ligamentos externos de su tobillo izquierdo. Por lo que iniciará un tratamiento de rehabilitación.

El comunicado del club con el parte médico del jugador no aporta datos acerca del periodo de convalecencia y explica que «su evolución diaria determinará el plazo exacto de recuperación» y que informará «puntualmente de su situación y de la evolución de su lesión».

Shengelia se une así a Jordan McRae, el primero en caer, y a Patricio Garino, mientras el retorno de Rodrigue Beaubois es una incógnita. El baskonismo reza por que la ausencia del georgiano no se prolongue en exceso mientras asume que toca abonarse al sufrimiento en un arranque de campaña que alzará el telón el próximo viernes en el Palau. La maldición médica que había afectado al perímetro se traslada al juego interior, donde resta todavía un ‘cuatro’ por contratar. El esguince de Shengelia bien puede acelerar decisiones y cambiar planes en las oficinas del Buesa Arena ya que, ahora, el Baskonia es un equipo menguante a pocos días de sumergirse en un calendario implacable.

Fotos

Vídeos