Baloncesto

Dos mundos paralelos

Patricio Garino entra a canasta ante el pívot del Tecnyconta Juan José Triguero./Javier Cebollada
Patricio Garino entra a canasta ante el pívot del Tecnyconta Juan José Triguero. / Javier Cebollada

El Baskonia impone su superioridad sin fisuras en la cancha de un Tecnyconta Zaragoza con el peso de demasiadas penalidades

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia ha vivido una de estas tardes plácidas de domingo en la Liga ACB en la que basta una buena predisposición para alejar inquietudes y evitar coscorrones. Con el esfuerzo ante el Khimki aún fresco, ha comparecido en la cancha del Tecnyconta Zaragoza, inactivo durante dos semanas largas debido al parón de las ‘ventanas’ FIBA y que había perdido en el camino a uno de sus bases, el veterano Bo McCalebb. Para colmo, de la convocatoria maña también se caía Nikola Dragovic por problemas físicos lo que parecía aclarar el panorama a un viajero baskonista, con sus achaques y el desgaste continental a cuestas, pero entero y en perfecto estado de revista.

Al final, la lógica fue terca y el Baskonia despachó al Tecnyconta Zaragoza con una superioridad muy marcada. Ni sombra de aquel equipo que tomó el Buesa Arena al asalto a primeros de noviembre para amargar el debut de Pedro Martínez en el banquillo vitoriano. En realidad, el choque se ha roto a favor de los vitorianos desde el primer cuarto, ha habido un amago de sutura por parte de los aragoneses en el segundo, pero los azulgranas se han encargado con celeridad de no dar pie a heroicidades del más débil.

Los hombres de Pedro Martínez han sumado su quinta victoria consecutiva en el frente liguero en uno de esos choques que tienden a olvidarse en lo que dura un parpadeo, pero que permite mantenerse en la zona alta de la clasificación ACB. Marcelinho Huertas ha sido el dueño al timón, lo que sigue siendo una buena noticia para apuntalar su confianza. Mientras, la rutina de casi siempre; Tornike Shengelia en plan dominador, Rodrigue Beaubois con la genialidad de su lado y el nivel necesario de conjura colectiva para no pasar apuros. Dominio total de un gigante que vive sus angustias y tensiones en la Euroliga sobre un anfitrión que debe sumar ciertos mínimos para no verse inquietado por el fantasma del descenso en el frente doméstico. Dos mundos paralelos. La travesía doméstica prosigue sin contratiempos para el Baskonia, que deja para las jornadas continentales las emociones fuertes.

74 Tecnyconta Zaragoza

Bellas (10), Neal (20), Barreiro (-), Álex Suárez (7), Varnado (-) -cinco inicial- Triguero (9), Alocén (5), Mazalin (-), Jaime Fernández (-), Michalak (8), De Jong (8) y Blums (7).

98 Baskonia

Granger (3), Janning (11), Timma (10), Shengelia (14), Poirier (13) -cinco inicial- Vildoza (-), Voigtmann (8), Marcelinho Huertas (9), Beaubois (16), Diop (7), Garino (5) y Malmanis (2).

parciales.
11-22, 19-27, 20-20 y 24-29.
árbitros.
Cortés, Aliaga y Más. Excluyeron por personales a De Jong (min.40).
incidencias.
Partido correspondiente a la jornada 21 de Liga disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante 6.982 espectadores. El Tecnyconta Zaragoza homenajeó al Club Voleibol Teruel, cuyos jugadores y directiva estuvieron presentes, por su reciente título de la Copa del Rey. Debutó en la Liga ACB el canterano del Tecnyconta Zaragoza Jaime Fernández.

La superioridad azulgrana ha quedado patente desde los minutos iniciales. El conjunto vitoriano ha cargado de inicio el juego sobre Tornike Shengelia, buscando la descompensación maña y para beneficiar a Vicent Poirier tras cada ayuda defensiva rival. El primer triple baskonista logrado por Janis Timma ha marcado la primera diferencia clara (4-13, minuto 6). El Tecnyconta Zaragoza se ha visto afectado por el largo período sin competir, pero tenía que añadir a su lista de penurias la cojera en el puesto de base o la ausencia de última hora de Dragovic la lesión de Jarvis Varnado, que tomaba el camino del vestuario dolorido para dejar a los locales sin su techo interior principal.

La escuadra de Pep Cargol se empequeñecía por momentos. El Baskonia ha mantenido un tono aceptable atrás con una rotación continua de jugadores para dar aire a la máquina. La circulación de balón fluía lo suficiente en ataque como para encontrar posiciones desahogadas de tiro. La defensa aragonesa no parecía dar para mucho más. Rodrigue Beaubois y Johannes Voigtmann aprovechaban sus opciones desde más allá de la línea de 6,75 y el Baskonia cerraba el primer cuarto con un 11-22 a favor y la sensación de no haberse desgastado en exceso.

La diferencia de fuerzas se mantuvo inalterable hasta el descanso. Beaubois ha seguido comandando la anotación azulgrana en los primeros minutos del segundo capítulo. El Tecnyconta trataba de espabilar con un par de triples de Janis Blums y Álex Suárez. La tercera falta de Vincent Poirier apenas tenía efecto en las filas azulgranas. Mientras, en el bando rival Tomás Bellas alcanzaba idéntico número de personales y condenaba a Cargol a cargar las tintas aún más de lo deseado sobre el joven Carlos Alocén.

El Baskonia seguía ampliando ventajas con paso firme sin verse inquietado en su juego. El empuje de Tornike Shengelia, Marcelinho Huertas, Ilimane Diop y Matt Janning ayudaba a alcanzar el descanso con un holgado 30-49.

Vuelta al orden

El Baskonia había jugado demasiado cómodo ante un anfitrión bloqueado por sus propias penalidades y por la sensación de impotencia de no poder encontrar manera de rebatir la superioridad vitoriana. El Tecnyconta Zaragoza ha tratado de dejar a un lado la carga acumulada de negatividad para rehacerse en el inicio del tercer cuarto. Tomás Bellas y Gary Neal han comandado la rebelión zaragozana, que ha sacado partido de los cambios defensivos del Baskonia, apoyado en una zona 1-3-1 que ha concedido un puñado de opciones triples que los locales aprovecharon. Un parcial de 17-5 (47-54, minuto 27) activó las alarmas en las filas azulgranas.

El tiempo muerto de Pedro Martínez ha permitido al Baskonia volver por la senda de la corrección. Tornike Shengelia ha sido el primer encargado de reinstaurar el orden del más fuerte hasta recuperar la ventaja de 19 puntos al cierre de la tercera entrega (50-69). Cualquier atisbo de incertidumbre quedaba borrado, con un último cuarto de regalo que sirvió al Baskonia para repartir minutos y aumentar incluso las distancias ante un oponente ya rendido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos