Baskonia - Barcelona

El termómetro del pase

Marcelinho Huertas maniobra en busca de un compañero liberado entre Petteri Koponen, Thomas Heurtel y Ante Tomic./Rafa Gutiérrez
Marcelinho Huertas maniobra en busca de un compañero liberado entre Petteri Koponen, Thomas Heurtel y Ante Tomic. / Rafa Gutiérrez

El Baskonia ha mejorado su registro de asistencias en los 'play off' con más protagonistas en el reparto de juego, mientras el Barcelona pende de la soledad de Heurtel

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

El Baskonia de Pedro Matínez ya no engaña a nadie a estas alturas de campaña. El técnico catalán llegó a la disciplina azulgrana obsesionado por el juego el equipo y, con el andar de los meses, la obra está más que perfilada. El Kirolbet destila altruismo en su propuesta. El balón es un bien compartido y el pase es la respuesta práctica a este espíritu coral. La apuesta ha madurado a lo largo de una temporada exigente y azarosa y ahora brilla en unos 'play off' en los que el Baskonia no ha encontrado hasta el momento un escollo realmente serio, ese partido que no se resuelve hasta los instantes finales. La aceleración siempre ha estado del lado de los vitorianos, tanto en los dos duelos de cuartos ante el Unicaja como en el primer asalto de semifinales frente al Barcelona. En los tres encuentros, los azulgranas se han manejado como un equipo pleno de frescura, con una plenitud física que deformaba por completo la imagen de sus rivales hasta convertirlos en planteles sin oxígeno.

La frescura de piernas va de la mano con una mente despierta. El Baskonia que da prioridad a la primera persona del plural ha agrandado su perfil solidario durante los 'play off' de la Liga ACB. La mejora en el promedio de asistencias ilustra este paso adelante. Durante la fase regular, el conjunto vitoriano firmaba 19,3 pases de canasta por encuentro. En los tres partidos disputados hasta el momento en las eliminatorias por el título liguero, se da un salto de 22,7 asistencias por encuentro.

El tópico de que el lodo tiende a inundar cada encuentro de 'play off' parece que no toca hasta el momento al Baskonia. En realidad, esa fluidez de juego que ha mostrado a lo largo de la campaña regular apenas ha encontrado un freno de verdadera entidad en lo que va se eliminatorias. Su avance en el ratio de asistencias se puede analizar en términos cuantitativos, pero una lupa más cercana permite vislumbrar cómo se reparte la carga entre los diferentes puestos. En las filas vitorianas, nadie elude la obligación de generar un pase que depare la canasta de otro compañero. La lógica impone que Marcelinho Huertas, Luca Vildoza y Jayson Granger tengan la iniciativa. Entre los tres, amasan 11 asistencias por encuentro en 'play off', con un peso más acentuado del brasileño, seguido del argentino, pero sin obviar la mejora del uruguayo, especialmente en duelo inaugural de la serie contra el Barcelona. En su mejor versión, el ataque baskonista tiende ser una suerte de movimiento continuo, en busca del pase extra incluso en las zonas de la cancha donde el tráfico parece imposible. En este punto, resalta la capacidad de los interiores de Pedro Martínez para buscar la asociación entre pívots, ese servicio en un palmo de terreno bajo los tableros tan complejo como letal para el oponente cuando se ejecuta bien. Johannes Voigtmann, Vincent Poirier, Tornike Shengelia e Ilimane Diop acumulan entre todos una media de seis asistencias por choque en estos 'play off'.

Recursos de auxilio

El Baskonia actual se asocia a una maquinaria que puede variar sus recursos y alternar velocidades sin importar demasiado el orden de protagonistas. Su vena multidisciplinar contrasta con el aspecto monocorde que transmite su rival en semifinales. Sin el contrapeso de Pau Ribas a los mandos ni el corazón de Pierre Oriola en la pintura , el Barcelona tiende a lo unidireccional. Su fluidez pende casi en exclusiva de Thomas Heurtel. La soledad del galo al timón, aún más agudizada por la lesión muscular de Ribas, le impone una carga extra de responsabilidades que no pudo procesar de forma adecuada en el choque de anteayer.

El Barcelona promediaba 22,7 asistencias en la fase regular, un dato que se ha visto reducido a 13,5 en los 'play off'. Del total de pases a canasta blaugrana, 4,8 corresponden a Heurtel y 1,7 a Ribas, activo en los tres duelos de cuartos ante el MoraBanc Andorra. Sin el badalonense, Svetislav Pesic debe ahora echar mano de recursos de auxilio para dar descanso a Heurtel. Durante el primer choque de semifinales, Adam Hanga y Petteri Koponen trataron de ejercer de directores de juego. El recurso no es que fuera desastroso, pero sí que tendió a descompensar el quinteto de turno en cancha de los blaugranas. Contener la sangría en un puesto suponía exponer otra demarcación al fuego constante de un Baskonia que no necesitaba de experimentos, capaz de golpear de forma constante con sus piezas en perfecto orden.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos