Un «tsunami» de 25 millones de euros para Álava

La Euroliga estima que cada aficionado que asiste a las Final Four efectua un gasto medio de 1.663 euros. /Rafa Gutiérrez
La Euroliga estima que cada aficionado que asiste a las Final Four efectua un gasto medio de 1.663 euros. / Rafa Gutiérrez

No va más. Vitoria asume con orgullo el mayor evento europeo de baloncesto para abrir una puerta que ayude a exhibir su potencial en el continente

IOSU CUETO

Vitoria reclama el balón para lanzar el triple soñado, el que se tira para ganar en el último segundo. Organizar la Final Four de 2019 supondrá mucho más que reunir a los cuatro mejores equipos de la Euroliga. Con su designación como sede de la mayor cita europea de basket, la capital alavesa da un paso al frente después de haberse sentido durante años como la eterna 'suplente' en el partido de los grandes eventos vascos. Nadie niega que es difícil ganarse un nombre en las citas internacionales con vecinos como Bilbao -que acaba de acoger las finales del rugby y prepara otros actos multitudinarios como los 'Oscar' de la cocina o los premios MTV-, o San Sebastián -una máquina turística que cada año se llena de estrellas de cine con el Zinemaldia-, pero Vitoria también merecía demostrar que no es menos que nadie. Que sí, que en lugar de un colosal palacio de congresos mantiene vivo un viejo teatro que va a cumplir 100 años; y que suspira por un nuevo campo de Mendizorroza. Pero también es cierto que lleva grabada a fuego la palabra 'baloncesto'. Así que fuera complejos. Aquí estamos y lo que es mejor: aquí vamos a estar.

Medir el impacto de un evento como la Final Four, quizá el mayor que pueda acoger Vitoria en estos momentos, es «muy difícil» a un año vista. No obstante, hay precedentes que demuestran que acoger este modelo deportivo es un negocio redondo para las ciudades que lo albergan. Se da por hecho que el impacto económico rondará entre los 20 y los 25 millones de euros.

En su contexto

1.663
euros de gasto por persona han efectuado los aficionados que han asistido a diversas Final Four, según los datos de la propia Euroliga.
Estancia
El 60% del público suele ser extranjero y pernocta durante 3,7 noches de media, según un informe del Gobierno de Madrid de cara a la Final Four que organizó en 2015.
4,4
millones de euros de impacto económico tuvo el logotipo de Laboral Kutxa en la Final Four de 2016 en Berlín, según un sondeo realizado por la firma Hawas Sports & Entertainment. Es decir, ese es el dinero que la entidad hubiera tenido que gastar para tener esa presencia mediática en un fin de semana. Queda claro que pocos escaparates son tan jugosos para lucir las marcas como el mundo del deporte y en este caso la repercusión fue mayúscula.
Boca a boca
Las instituciones quieren que el evento sirva para 'vender' Álava.

Así sucedió cuando Madrid organizó la cita continental de 2015. Si bien el Gobierno autonómico -que invirtió 1,2 millones para que la capital española fuera la sede- estimó que el impacto rondaría los «50 millones», los datos de la Euroliga rebajaron esta cantidad. En concreto, matizó que la huella económica media generada por las trece citas que se habían organizado hasta entonces había sido de unos «23 millones». Esa cifra fue el resultado de multiplicar la media de espectadores de cada edición (13.890) por el gasto medio (1.663 euros) de cada uno.

Transporte y agencias

Pero dejando atrás las grandes cantidades, agentes consultados certifican que una cita de este tipo se convierte en «lo más parecido a un tsunami», algo que pone a prueba los servicios de transporte -Foronda, Tuvisa, el sector del taxi o la estación de autobuses-, la hostelería y el comercio. Y cómo no, a 'ganchos' turísticos como la Catedral de Santa María, el Anillo Verde o el Valle Salado.

«La Final Four debe servir para dar un puñetazo sobre la mesa y demostrar a quienes vengan que somos unos privilegiados por vivir aquí. Luego el 'boca a boca' funciona solo», celebra la directora de Turismo del Gobierno vasco, Maider Etxebarria. La vitoriana recalca que «queremos que cualquier evento que tenga lugar en la capital distribuya flujos por todo el territorio para que toda Álava se vea beneficiada».

Su experiencia en el sector le sirve para adelantarse a algunos movimientos. «Las agencias de viajes tendrán que hacer paquetes turísticos. Ahí entrarán varios factores: autobuses, hoteles, restaurantes... y no nos olvidemos de los touroperadores y las agencias de receptivo, que son las que reciben al viajero en el destino».

«Espaldarazo»

La concejala de Empleo y Desarrollo Económico Sostenible, Nerea Melgosa, asegura que «Vitoria está preparada y con ganas de demostrar que somos una ciudad de primer nivel, una capital con ganas de sorprender». La edil jeltzale recuerda que «el propio sector turístico de la ciudad ha marcado como eje estratégico posicionar a Vitoria como destino deportivo a la hora de elaborar el Plan Director de este sector y acoger la Final Four nos da el espaldarazo definitivo». La edil da por hecho que «no desaprovecharemos la ocasión, como tampoco hemos dejado pasar otras oportunidades, trabajando codo con codo para que todos los sectores de la ciudad se vean beneficiados».

El Grupo Baskonia-Alavés, empeñado en crecer tanto deportiva como estructuralmente -ya tiene el Bakh, el Buesa Arena y una tienda ampliada en General Loma pero tiene proyectos para crear la universidad Euneiz y la ciudad deportiva del Alavés- estará expectante ante la evolución de los acontecimientos.

Las reacciones

Maider Etxebarria
«Debe servir para dar un puñetazo sobre la mesa y demostrar el privilegio de vivir en Álava»
Nerea Melgosa
«Vitoria está preparada y con ganas de demostrar que somos una ciudad con ganas de sorprender»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos