Cuestión de falta de agarre

Valencia Basket – Kirolbet Baskonia en directo: Liga ACB 2017-18, online /
Valencia Basket – Kirolbet Baskonia en directo: Liga ACB 2017-18, online

El Baskonia ve frenada su racha en la ACB preso de su intermitencia y de un Valencia Basket belicoso que le sometió a una montaña rusa continua

Carlos Pérez de Arrilucea
CARLOS PÉREZ DE ARRILUCEA

Fin a la racha de victorias del Baskonia en la Liga ACB. El brillante hilo queda en diez triunfos, igualado al mejor intervalo victorioso de la temporada que firmó el Real Madrid. Superarlo era mera anécdota, una excusa para sumar otro mérito, tampoco desdeñable. El conjunto azulgrana cayó en la cancha del Valencia Basket para probar de nuevo el mal sabor de la derrota en el frente liguero. El segundo puesto en la clasificación ACB todavía está en manos vitorianas, aunque las distancias se acortan. El Barcelona se sitúa a la par y el cuadro taronja recorta un escalón. Nada irreparable ni definitivo de aquí al cierre de la fase regular, para el que restan siete jornadas.

Situaciones clasificatorias aparte, quedó ayer claro que el Baskonia no es, ni mucho menos, invulnerable. Mientras se acerca la refriega continental frente al Fenerbahce, hay indicios en los últimos partidos que recuerdan al Baskonia la importancia de la constancia en el juego y lo difícil que puede llegar a ser mantenerla cuando en el bando contrario hay un rival de calidad y pegada. El Valencia Basket lo es no solo por plantilla sino también porque mantiene un espíritu de trinchera ante su público que le llega a aferrarse a los encuentros con uñas y dientes.

81 Valencia Basket

77 Kirolbet Baskonia

Terreno minado

La Fonteta volvió a ser un terreno minado en el que nunca sobra el oxígeno y siempre hay un anfitrión capaz de saltar de la tumba. El Baskonia se encontró con lo esperado, un duelo convertido en una montaña rusa, farragoso y disputado a la altura del lodo. El cuadro azulgrana también mostró fe y capacidad de lucha. Sin embargo, cedió por una cuestión de falta de agarre. Se vio golpeado no solo por un oponente perseverante sino también perjudicado por su propia intermitencia. Demasiados cambios de personalidad en un solo partido y también la falta de una voz unitaria. Sin Jayson Granger, el timón fue una balanza extrema entre el talento en proceso de madurez de Luca Vildoza y los momentos grises de Marcelinho Huertas. También se echó en falta a un Tornike Shengelia más centrado o a un Johannes Voigtmann con más incidencia en el juego. Faltó armonía y equilibrio en un Baskonia demasiado borroso pese a su capacidad para no hundirse. Y eso que ya en las postrimerías del tercer cuarto su estrella comenzó a declinar de manera casi imparable. Fue alcanzar una renta de 45-56 después de una soberbia canasta de Janis Timma tras correr la cancha de aro a aro y venirse abajo la estructura azulgrana que, hasta entonces, había mostrado ser eficiente como para no salirse en exceso de la ruta hacia la victoria. Emergió Erick Green con su instinto anotador recuperado y Van Rossom comenzó a hacer daño a un timón azulgrana en el que Luca Vildoza llevaba demasiados minutos de desgaste acumulados. El Valencia Basket facturó un parcial de 17-2 que retrató el flagrante apagón vitoriano (68-62, minuto 33). El suelo se movía bajo los pies de la escuadra vitoriana, dubitativa y sin encontrar la manera de ajustar su defensa al vendaval de su oponente. El cuadro levantino logró ampliar las distancias hasta situarse con un peligroso 73-64 a falta de cuatro minutos para el cierre.

Los asideros comenzaron a faltarle al Baskonia de manera grave. Con Vildoza y Huertas compartiendo cancha, pero con Beaubois eliminado por faltas, buscó una rendija a través de la cual volver al encuentro. Pareció encontrarla después de que Janis Timma embocara un triple que elevaba el 73-70 al marcador con poco más de dos minutos y medio por disputar. Reapareció entonces Bojan Dubljevic, auténtica pesadilla de toda la batería interior azulgrana durante todo el encuentro, un triple letal de Alberto Abalde y el Baskonia se quedaba sin apenas red, perdiendo opciones en una ruleta de opciones ofensivas individuales o desde la línea de tiros libres. Ni siquiera el interminable minuto final, repleto de interrupciones y algún despiste local que pudo ser grave, fue terreno para que el Baskonia reencontrara un norte perdido desde hacía demasiados minutos..

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos