Achille Polonara es el esperado 'cuatro' del Baskonia

Achille Polonara es el esperado 'cuatro' del Baskonia

El interior italiano, de 27 años, deberá superar el reconocimiento médico antes de incorporarse, por dos años, a la disciplina azulgrana

Sergio Eguía
SERGIO EGUÍA

Es alto, es joven y es italiano. Achille Polonara es el 'cuatro' elegido por el Baskonia para dar minutos de descanso de calidad a Toko Shengelia. Se trata de un deportista de 205 centímetros, acostumbrado a jugar también de alero que ha desarrollado toda su carrera en Italia. Las dos últimas campañas en el Dinamo Sassari, con el que terminó subcampeón de la Lega. Ahora da el salto a la Euroliga, en la que no ha participado aún. Tiene experiencia Eurocup.

Otra diana de la factoría Salazar, diestra en pescar en las ligas continentales y apostar por talentos en crecimiento. En este caso, el interior de Ancona llega avalado por su presencia en todas las categorías inferiores de la selección azzurra así como por un atleticismo y un salto vertical notable. Jugador blanco matador para la pintura de un Baskonia que si logra aglutinar las nuevas piezas contará con más opciones que nunca. Por cierto, Polonara es zurdo. Ganó el concurso de mates italiano en 2014. Fue elegido dos veces como mejor jugador transalpino menor de 22 años.

El interior llega esta misma tarde a Vitoria, mañana pasa reconocimiento médico y si no hay nada raro firmará por dos temporadas con el club alavés. Con su incorporación, la plantilla azulgrana quedaría completa. Un roster de 14 piezas: Vildoza, Granger, Henry // Stauskas, Janning, González // Garino, Shields // Shengelia, Polonara, Penava // Fall, Eric, Diop. Cuatro cupos, dos extracomunitarios.

Así juega Achille Polonara

El nuevo fichaje del Baskonia es un buen complemento para Shengelia. Hace bien las cosas que menos le gustan al capitán y peor aquellas en las que el georgiano destaca. Ambos corren alegres la cancha, sacan partido al pick&roll y disfrutan volcándola.

Sin embargo, Polonara no es un especialista en el juego de espaldas desde el poste, pero se abre para volver locos a los interiores contrarios. Acierta por encima del 30% desde el perímetro y tiene un muy buen primer paso para superar por velocidad a los tipos altos que arrastre fuera de la bombilla. Su gran envergadura y potencia de salto son un plus a la hora de machacar aros.

Por el contrario, no es el mejor de los defensores del mundo. Sufre, eso dicen, contra pívots musculosos. Claro que Peras puede mandar a esos al departamento de Fall y Eric. Seguro que les encuentran algo bonito con los que enviarlos a su casa.