Los albañiles de los domingos

Costello ejerce de capataz de Sedekerskis, Kurucs y Raieste para sentenciar un triunfo con los menos habituales

IVÁN BENITO

Apenas se cumplía el minuto tres de partido de la cuarta jornada de la ACB y ya se escucharon los primeros pitos de los 5.733 espectadores que se dieron cita ayer en el Príncipe Felipe. Arranque pletórico del Baskonia (0-10), que seguía en un estado de gracia imperecedero desde la prórroga ante el Partizan, pero lo llamativo era lo empequeñec

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores