Apuntalar las opciones de play off

Apuntalar las opciones de play off

Con tres equipos empatados a once victorias en la séptima plaza, el Baskonia busca en el Palau un triunfo ante el Barcelona Lassa

Iñigo Miñón
IÑIGO MIÑÓN

Con tres equipos empatados a once victorias en la séptima plaza, el Baskonia busca en el Palau un triunfo ante el Barcelona Lassa que apuntale sus opciones de play off en esta Euroliga, teniendo en cuenta que, de las siete jornadas que faltarían después, cinco son en el Buesa Arena.

Le permitiría, además, colocarse a una del recientemente campeón de Copa –el 'average' momentáneo es de siete puntos favorables a los catalanes–. Pero la empresa no se antoja fácil. Por el estado de cada equipo y por los números que presenta cada uno a lo largo de la temporada. El equipo culé ha ganado el torneo del K.O. y va por delante del vitoriano en las otras dos competiciones. Y le ha superado en los dos enfrentamientos directos disputados esta temporada, ambos en el Buesa Arena: 70-77 en Euroliga y 73-82 en la ACB.

El jugador blaugrana más valorado en la competición continental es Ante Tomic (12,1), que promedia 9,2 puntos y 4,5 rebotes. Un test exigente para Vincent Poirier, Ilimane Diop y Voigtmann, desdibujado en la Copa después de haber liderado el equipo tras la lesión de Tornike Shengelia. Por fuera, el más destacado es Thomas Heurtel (11,8), que está sumando 11,1 puntos y 4,6 asistencias por encuentro. Bien secundado por Kevin Pangos en la dirección, será una dura prueba para los bases baskonistas, que salieron tocados del torneo del «k.o.» tras sufrir la estratosférica exhibición del verdinegro Laprovittola.

Al revés, Perasovic sigue peleando contra las circunstancias. Sin Shengelia ni Granger, a los que no se espera hasta finales de abril, ni la esperada incorporación exterior –el mercado de la Euroliga se cierra en apenas seis días, el 27 de febrero–. Tampoco viajó a Barcelona Garino. El alero argentino ya está entrenando con el equipo, pero apenas ha sumado dos sesiones y el técnico croata ha preferido no forzar. Se queda de nuevo, por tanto, con una rotación efectiva de ocho jugadores, más la ayuda que puedan aportar Sedekerskis y Penava.