Milaknis ya entrenó ayer a las órdenes de Peñarroya. / baskonia

Baskonia

Milaknis reabre la vía del temporero de renombre en el Baskonia

El escolta lituano de 36 años, con doce campañas en el Zalgiris y 265 duelos de Euroliga a su espalda, se incorpora como apoyo durante la pretemporada

Iván Benito
IVÁN BENITO

Peñarroya tiene desde ayer a tres efectivos más a su disposición. Al regreso del Eurobasket de Kotsar y Raieste se suma la llegada del ansiado temporero, con el que se esperaba contar la semana pasada y que responde al nombre de Arturas Milaknis (Kaunas, 1986). El veterano escolta lituano ya entrena con la plantilla del Baskonia, de la que formará parte como mínimo hasta el final de la pretemporada. Será de buena ayuda para el técnico catalán, que tardará unos días aún en contar con Giedraitis y Marinkovic, ambos eliminados ya del Eurobasket, y Dani Díez, que estará otra semana más de recuperación tras ser operado de apendicitis una semana después de iniciar los entrenamientos.

El escolta lituano (1,95 metros de altura) se encontraba sin equipo tras acabar su contrato con el Zalgiris. Sonó fuerte al principio del verano para incorporarse al Gran Canaria después de seis temporadas consecutivas en su ciudad natal, doce en total en el conjunto de Kaunas del que es canterano y ha formado parte en tres etapas diferentes, con pasos intermedios por el Prienai y el Unics Kazán.

Se trata de uno de los tiradores más fiables de la última década en la Euroliga, con un porcentaje de acierto en triples del 42,5% en los 265 partidos en la máxima competición continental –41,6% en su última temporada, promediando 7,3 puntos en 20 minutos de media–. Un perfil exterior y con una dilatada experiencia que ayudará a los nuevos integrantes del conjunto vitoriano a adaptarse al baloncesto europeo y la máxima exigencia. Un refuerzo de excepción con el que se retoma la vía de los temporeros de renombre, un camino que invita a pensar en la posibilidad de que el lituano alargue su estancia en Vitoria una vez iniciada la temporada.

Similitudes con el caso Delfino

El caso más reciente y similar al de Milaknis fue el de Carlos Delfino en 2017. Llegó como apoyo para los entrenamientos de Prigioni, lastrado por una fractura del escafoides tras un mate a Kevin Durant en los play offs de la NBA de 2013 con el que empezó un calvario de lesiones. Sin embargo, los problemas físicos de Garino y la baja forma inicial de Beaubois provocaron que el argentino disputara seis partidos oficiales. La misma temporada en la que Matt Janning llegó para suplir la baja de McRae y se ganó un contrato hasta final de temporada y su posterior renovación con pasaporte georgiano incluido.

Otro caso todavía más reciente es el de Álex Barrera, que encadenó diversos contratos parciales el curso pasado hasta terminar el ejercicio sin apenas minutos de juego pero con infinidad de horas de refuerzo en los entrenamientos. Caso parecido al de Ariel Eslava en 2006. Incluso Marcelo Nicola llegó a estar como apoyo para el trabajo diario de Perasovic en 2006, ya en el final de la carrera del argentino, que no logró una segunda etapa como azulgrana. Lo mismo que muchos otros reclutados cada verano ante las ausencias de los internacionales y las desafortunadas circunstancias que suelen envolver las pretemporadas del Baskonia: Moncasi, Hernández-Sonseca, Almeida, Musli, Micov, Stevan Milosevic, Labovic, Ronald Freimanis, Justin Cobbs, Milos Milisavljevic, Gerald Lee, Alpha Kaba...

Por el momento, el club se limitó a anunciar que Milaknis formará parte de la expedición que mañana pone rumbo a Lleida para enfrentarse al UCAM Murcia y el Manresa. Refuerza así una batería exterior que se desea completar con un generador de juego para el que se rastrea el mercado de descartes de la NBA. Sin embargo, Félix Fernández pidió «un poquito de paciencia» con su incorporación, por lo que no sería descartable que la continuidad del lituano estuviera ligada a la contratación del anhelado refuerzo final.